FINANZAS PÚBLICAS
NOCIONES BÁSICAS
JOSÉ MARÍA PELAYO BUSTOS
KERGUELÉN
ESTADO Y GOBIERNO:
ALGUIEN QUE PONE ORDEN
Ciertas
actividades necesarias para la
sociedad
no
son emprendidas
por
la
iniciativa privada pues no ofrecen una
recompensa activa. El gobierno existe, entre
otras cosas, para cubrir esas necesidades.
Como las personas no están dispuestas o no
pueden pagar en el mercado por los servicios
y los bienes que ofrece el gobierno, es
necesario
cobrar impuesto para que
el
gobierno funcione.
Pero además, la manera como el
gobierno cobra impuestos y ejecuta el
gasto público puede servir para estimular
o frenar la producción
Los cambios son la Política Fiscal.
Generalmente los impuestos no alcanzan
para los servicios que debe brindar el
gobierno y por eso es necesario contraer
la Deuda Pública.
EL ESTADO: EL COSTO DE LA
ORGANIZACIÓN SOCIAL
Según
Adam
Smith,
las
sociedades
de pastores
dieron
lugar
a
Estados
cuya
función
principal
era
proteger la
propiedad
Funciones del Estado gendarme
y árbitro
Quiérase o no, el principal
protagonista de la actividad
económica es el gobierno – el
conjunto de personas
encargadas de administrar y
hacer funcionar el estado -,
aquellas instituciones
acordadas entre todos los
miembros de la sociedad para
regular su propia conducta
De hecho, el estado parece tener su origen en la
economía. “El gobierno civil se instituye en la
realidad para la defensa del rico contra el pobre”,
escribió Adam Smith, al ver en la sociedades de
pastores el inicio de formas de gobierno para
proteger un fenómeno: la propiedad.
La defensa, inicialmente de ”amenazas” dentro
del mismo país, como lo advertía Smith, es la
función que da origen al Estado. Además, hay
necesidades que aunque son vitales para la
sociedad, suplirlas no siempre genera
ganancias atractivas para los empresarios
privados.
Por esa razón, es necesario que el Estado se
encargue, también, de actividades como la
educación, servicios de salud, construcción de
puentes, carreteras, acueductos y demás obras
públicas, e impartir justicia.
Específicamente en materia económica, el Estado
debe, o debería, garantizar las condiciones para que
las empresas compitan en igualdad de condiciones,
para que no haya monopolios o empresas que puedan
manipular los precios.
Tiene, también, que establecer las reglas del juego
para el funcionamiento de la sociedad; mantener la
estabilidad de la economía a través de las políticas
fiscal y monetaria; velar por la asignación eficiente
de los recursos, y velar porque la riqueza que se
produce se reparte equitativamente. Todo esto es lo
que dicen del gobierno y del Estado.
Ingresos del
Estado:
¿De qué vive el
estado?
El Estado existe para cumplir con los
encargos que se vieron en la sección
anterior. Pero hacer esas tareas cuesta
plata. El gobierno debe pagar los
salarios de la gente que trabaja para
él, las instalaciones y los equipos que
usa, y hasta intereses, pues parte de sus
ingresos provienen
Ingresos:
Caudal que
entra en
poder de uno
y que le es
de cargo en
las cuentas.
Ingresos
corrientes:
Fondo que obtiene el
gobierno por el
recaudo de impuestos
o el cobro por la
venta de bienes y
servicios
de préstamos. Sólo después de
haber pagado sus gastos y sus
deudas, con intereses y todo, el
gobierno puede incurrir en los
gastos específicos para los que
fue creado.
Ingresos de
capital:
Fondos que obtiene
el gobierno por
préstamos o venta
de inversiones
como acciones
Con el fin de cubrir todos esos
gastos es que se inventaron los
impuestos, que por duros que sean,
parece que nunca son suficientes. Por
eso sólo son una de varias fuentes
de ingreso del Estado. Éste tiene
dos grandes ingresos, los ingresos
corrientes y los ingresos de
capital. Y dentro de lo primero
están los impuestos.
Ingresos
tributarios:
fondos que
obtiene el
gobierno por el
recaudo de
impuestos
Ingresos no
tributarios:
fondos que
obtiene el
gobierno al
cobrar por la
venta de bienes y
servicios
El Estado recibe contribuciones de
los ciudadanos y de las empresas, los
impuestos son creados con el fin de
sostenerlos y permitirles cumplir sus
funciones; también recibe dinero por
vender algunos bienes y ofrecer
algunos servicios. Estos pagos son los
ingresos corrientes, conformado por
los impuestos o ingresos tributarios
y los ingresos no tributarios.
Estos últimos son los cobros de tasas
que hace el gobierno por algunos de
sus servicios, como expedir licencias de
conducción; ventas de bienes como
una estampilla o una hidroeléctrica;
ventas de servicios como el uso del
teléfono, de un
hospital
o la
mensualidad en una escuela, y regalías o
participaciones de las ganancias en
explotaciones mineras, especialmente
del petróleo.
Cuando los ingresos corrientes no alcanzan,
hay que obtener fondos por otros medios.
Hay que pedir plata prestada o vender
inversiones como acciones. El dinero que se
obtiene por estos medios se llama ingresos
de capital. Los ingresos que se consiguen
gracias a préstamos generan gastos
adicionales en el futuro, pues hay que pagar
los intereses que los acreedores cobran
por el servicio de facilitar el dinero.
120
100
Corrientes
50%
80
60
40
20
0
De
capital
45%
*Otros
4.43 %
1er trim.
2do trim.
Impuestos:
Impuestos:
cuotas que los
ciudadanos,
como dueños
del estado e
inquilinos de su
territorio, deben
pagar para
sostenimiento
Hasta los de mejor
familia son incómodos
La primera manera en que un
grupo organizado de personas
obtiene los recursos necesarios
para cumplir sus objetivos
comunes es con aportes de
cada uno de los miembros, por
eso, la comunidad que habita
un edificio se fija cuotas de
administración. En un país, las
cuotas de administración son
los impuestos, que
constituyen los llamados
ingresos tributarios que recibe
el estado.
La manera mas común es
establecer cuotas a cada persona
o cada empresa, de acuerdo con los
ingresos que recibe por sus
actividades o por las rentas que
producen sus riquezas.
Cada cual paga esa cuota
directamente al Estado. Estos son
los impuestos directos. El
impuesto de renta, por ejemplo,
es una parte del ingreso de una
persona, mientras que el impuesto
predial es una parte de las rentas
que puede obtener el
contribuyente de terrenos o
edificaciones propias.
Impuestos
directos:
aquellos
que los
contribuye
ntes pagan
directamen
te al
gobierno
Hay otras maneras que no dependen de engorrosos
procedimientos, en los que las personas declaran qué
riqueza tienen; modos que, además, les permiten a los
deshonestos maneras sofisticadas de aparentar menos
riquezas de la que poseen. Son sistemas más prácticos
pero que tiene el inconveniente de poner a pagar
impuestos incluso a los que no tienen riqueza. Son los
impuestos indirectos, aquellos que se cobran a los
consumidores como parte del precio de un bien o un
servicio, como por ejemplo el IVA. La idea original del
IVA (impuestos al valor agregado) Era que cada vez que
un industrial agregaba una transformación a los bienes, se
cobra el impuesto sobre el costo de la transformación, de
allí el nombre del impuesto.
Por ejemplo, el productor de muebles paga el impuesto
al venderlos, pero no sobre el costo total de los muebles,
sino sobre le costo de transformar la madera y otras
materias primas en muebles. Quienes vendieron la madera
y demás materiales ya habían pagado el IVA
correspondiente. Sin embargo, en la práctica, el IVA ha
terminado por ser simplemente un recargo de un
porcentaje al precio ordenado por la ley.
En la medida en que las personas y las
empresas ocultan sus riquezas y sus ingresos, es
decir evaden impuestos, el gobierno tiene que
buscar otras formas de cobrar, que compensen
los ingresos no recibidos y sean más difíciles de
evadir. Así surgen impuestos indirectos, como el
IVA, en el que para pagar no hay que hacer
declaraciones de riqueza e ingresos difíciles de
revisar para establecer su veracidad, sino que
simplemente al comprar algo se paga el impuesto
como parte del precio.
También es fácil de cobrar, por ejemplo, un
porcentaje de cada transacción bancaria. Cada vez
que alguien retire una suma de su cuenta bancaria,
el banco retiene una parte que le entregará
posteriormente al gobierno. Estos impuestos
bancarios han sido adoptados en varios países,
como Colombia, donde se cobran 4 de cada mil
pesos que se muevan en una transacción de
banco.
Todas estas maneras más seguras o más eficaces de
hacer que la gente paguen impuestos tiene un riesgo, y
es que existe la posibilidad de que el impuesto sea
inequitativo, es decir, que los pobres terminan pagando
en impuestos una proporción mayor de su ingreso que
los ricos, o sea que se paguen impuestos
regresivos.
Por ejemplo, cuando las personas ricas o pobres
compran un pasaje para ir de un lugar a otro, pague el
mismo impuesto, que representa una porción mucho
menor del ingreso del rico que del pobre. Si una
empresa pequeña o un trabajador independiente tiene
un vehículo como instrumento de trabajo, al pagar la
gasolina paga por cada litro o galón la misma cantidad
de dinero que paga una empresa multinacional para mover
su flota de camiones.
Impuestos
progresivos:
Son aquellos
que
representan
una mayor
parte del
ingreso de lo
más rico.
Lo contrario de los impuestos regresivos son los
impuestos progresivos,
que representan una mayor parte del ingreso de los
más ricos. En algunos países
Se intenta, por ejemplo que el impuesto de renta, el
que se paga según los ingresos de las personas,
tengan tarifas mayores para quienes reciben ingresos
mayores. Es el caso del impuesto de renta en
Colombia, que se cobra mediante la retención en
la fuente, mecanismos en el que el empresario
retiene una parte del sueldo de los trabajadores
para entregárselas al gobierno. En este cobro, se
retiene un porcentaje mayor a los sueldos mayores, y
a los sueldos menores de cierta cantidad no se les
cobra. La finalidad de los impuestos progresivos es
redistribuir la riqueza, al pagar los servicios que
presta el Estado. Se supone que se orienta a los más
pobres, con fondo entregados por los más ricos.
Retención en
la fuente:
Mecanismo para
pagar un impuestos
en el que el
encargado de hacer
un pago por un
servicio o un bien
retiene parte de
ese pago y la
entrega
posteriormente al
gobierno
No todos los impuestos los cobra la nación. También
los cobran las regiones en que se divide políticamente
un país y las localidades. Así, hay impuestos locales,
departamentales y nacionales, dependen de la
jurisdicción que los cobre. En Colombia, el IVA y el
impuesto de renta son nacionales, los departamentos
cobran un impuesto predial, por la propiedad de un
terreno o un edificio, es local.
POLÍTICA FISCAL:
El Gobierno Marca el compás
Herramientas:
Orquesta de dos instrumentos
A través de la cantidad de
impuestos que cobran, de la
forma de cobrarlos y de la manera
de gastar sus recursos,. Las
decisiones que se tomen en este
aspecto constituyen la Política
Fiscal.
Hay, entonces, dos herramientas, el Gasto
Público y los Impuestos.
Si el gobierno gasta más, entrega dinero a
personas y empresas; por lo tanto, las
empresas venden más . Así, si el
gobierno gasta más, es de esperarse que
las empresas aumentan su producción y
por ende hay más empleo.
En cambio, si el gobierno gasta menos,
las empresas producirán menos y caerá el
empleo
De otro lado, si el gobierno cobra
menos impuestos, las personas y las
empresas tendrán más plata
disponible para gastar o invertir.
Las personas consumirán más, lo
que empujará a las empresas a
producir y dar más trabajo, y las
empresas podrán invertir en negocios
nuevos, más allá de su actual
capacidad de producción.
Sin embargo, cabe una reflexión: si
bajan los impuestos, las empresas
y las personas tendrán más
dinero para gastar, pero el
gobierno tendrá menos dinero y
gastará menos. A no ser que
reemplace los impuestos con
más deudas, lo que significará que
en el futuro una mayor parte de
los ingresos del gobierno será
para pagar créditos y una menor
parte para gastar
Gastos Públicos:
compras de bienes y
servicios por parte del
estado y las
transferencias de dinero
que éste hace para
contribuir al bienestar
de miembros de la
sociedad
Hay, pues, dos herramientas de la
Política Fiscal, Impuestos y Gasto
Público, que el gobierno puede subir
o bajar, combinándolos de infinitas
maneras. Si la economía está creciendo
excesivamente y se teme por un
incremento exagerado de los precios,
el Gobierno puede subir los
impuestos o bajar su gasto, o hacer
las dos cosas al tiempo, para frenar el
crecimiento económico.
Si por el contrario, la producción
está disminuyendo junto con el
empleo, es decir, hay una recesión, el
Gobierno puede bajar los impuestos
y aumentar su gasto para impulsar
de nuevo su crecimiento económico.
Bajar los impuestos:
Gastar, la especialidad del gobierno
Bajar los impuestos no significa que crezca
la economía, ni subir los impuestos
significa que la economía se frene. Puede
suceder justamente lo contrario. Por
ejemplo, si los impuestos bajan y el
gobierno deja de gastar la misma
cantidad de dinero que dejó de recibir
por impuestos, posiblemente el gasto
adicional que pueden hacer las empresas y
las personas no alcance a compensar lo
que dejó de gastar el gobierno.
Ingreso
disponible:
dinero con el que
cuentan las
personas y las
empresas para
gastar, después de
que deban usar
una parte de su
ingreso para pagar
impuestos.
Al bajar los impuesto, efectivamente la
gente tendrá más dinero disponible para
gastar. Pero la gente tiende a gastar una
parte menor que sus ingresos, en la medida
que éste aumenta, y ahorra una parte mayor.
Esta tendencia se llama propensión
marginal a consumir. Por lo tanto, al tener
un ingreso disponible mayor, las personas
ahorran una parte. Así el gasto adicional de
las personas y las empresas no alcanza a
ser igual a lo que deja de gastar el gobierno
por recibir impuestos.
En consecuencia, cuando el gobierno
baja los impuestos pero baja el gasto
público en la misma suma de dinero, es
de esperarse que disminuya el
Producto Interno Bruto, es decir, la
totalidad de bienes y servicios que
producen las empresas del país y por lo
tanto, que aumente el desempleo.
Para que una disminución de los impuestos
permita estimular la producción debería
entonces, estar acompañada de por lo
menos de un gasto público igual. Y para que
esto sea posible, el gobierno debería tener
ingresos mayores a su gasto, es decir un
superávit fiscal.
Ese fue el caso de la rebaja de impuestos en
Estados Unidos en el año 2000, cuando el
presidente George Bush hijo logró que el
Congreso disminuyera los impuestos. Como
el gobierno estaba recibiendo más de lo
que gastaba, podía bajar los impuestos y
seguir gastando lo mismo.
Superávit
Fiscal: dinero
que sobra de los
ingresos del
Estado una vez se
pagan los gastos
presupuestados
Subir los
impuestos:
Cobrar más para
Ingreso total:
Monto total de
dinero que
recibe una
persona en
un periodo
dado, antes de
pagar
impuestos.
Producir más
Una propuesta de subir
los impuestos es rechazada
instintivamente, por que puede hacer caer la producción y el
empleo, o sea que puede causar recesión. Por eso se dice que
subir los impuestos puede ser “recesivo”. Sin embargo, el
gobierno puede gastar dinero que recibe por el alza de
impuestos, generar más, consumo e inversión y hacer que las
empresas produzcan más y generen más empleo. ¿Cuál de
estos dos efectos opuestos sería mayor?
Al subir los impuestos, el ingreso total de las personas
y las empresas sigue siendo igual, pero disminuye el
ingreso disponible, la cantidad de dinero de la que
disponen verdaderamente para gastar. Pero el ingreso
disponible no se gasta todo, pues siempre se ahorra una
parte del ingreso.
Así, el dinero adicional que recoge el gobierno
es más de lo que las personas y las empresas
dejan de gastar, pues lo que aumenta es un
porcentaje del ingreso total, mientras que lo
que disminuye el gasto de la gente es el mismo
porcentaje, pero del ingreso disponible.
Descargar

Finanzas_Pxblicas