DECÁLOGO DEL BUEN
ADMINISTRADOR
1. Dedicar todos los días un tiempo
destinado a organizar la economía que debe
ser a la misma para establecer la costumbre,
por ejemplo después de cenar.
.
2. Anotar todos los movimientos, entradas, salidas y
traspasos y transferencias. Así como un registro de
todos los gastos del día
3. El conocimiento exacto del efectivo disponible:
billetes
y
monedas.
4. Conocer el saldo real disponible, cuentas, es
necesario trabajar con dos bancos al menos. Por
la tarjeta del cajero de débito es fácil conocerlo
5. El conocimiento exacto saldo disponible en las
de crédito: VISA, El Corte Inglés, tarjetas de
hipermercados,
etc.
6. El número mágico: Balance total:
activo + pasivo.
7. Nivel de endeudamiento: hipoteca, préstamos. Todos los
días
pagar
una
deuda.
8. Presupuesto de las cosas que puede hacerse teniendo en
cuenta lo anterior. Calcular el dinero que se tiene hasta que se
vaya a cobrar de nuevo el próximo mes y dividirlo por el
numero de días que faltan para saber cuanto podremos
gastar. Ejemplo tengo 100.0 €. para 20 días hasta el próximo
ingreso de nomina, podré gastar un máximo de 5.0 €. diarias
9. Ahorro, destinar un porcentaje de los ingresos a una cuenta
de ahorro y haciendo una domiciliación periódica mensual
10. Siempre leer algún buen libro sobre economía, no
olvidando que el dinero es tan sólo un vil metal, es un medio
para conseguir nuestros objetivos, nunca un fin en si mismo.
“NO SE PUEDE SERVIR A DIOS Y AL DINERO”
Postdata:
Hay un principio que dice que no se debe
gastar más de lo que se tiene y es verdad pero
esta ley tiene un contrapunto propio de las almas
grandes y emprendedoras: Se gaste lo que se
deba, aunque se deba lo que se gaste.
Y otro más: tiene más quien necesita menos.
Pon todas las riquezas juntas en un
montículo, súbete a ellas y estarás un poco más
cerca del Cielo. Y cuanto más subas, más grande
será la caída.
Descargar

DECÁLOGO DEL BUEN ADMINISTRADOR