¿QUÉ ES EL PRADO?
El Prado en sus Orígenes
Navidad de 1856
En la Parroquia de San
Andrés de la Guillotier
Antonio Chevrier
medita en el misterio de la
Encarnación y “ve” a
Jesucristo, el enviado del
Padre, venir en pobreza
para acercarse a los
hombres.
La “conversión” de Antonio
Chevrier
Esta “gracia de conocimiento” ilumina la
inteligencia y mueve el corazón de pastor
de Antonio Chevrier y se decide seguir a
Jesucristo, más de cerca, en su pobreza
movida por la caridad pastoral.
El proceso de la Fundación del
Prado: un pastor en búsqueda
Antonio Chevrier busca nuevos
caminos... en 1857 consulta al
Cura de Ars y se siente apoyado
en sus propósitos.
Sale de la parroquia para ser
capellán de la Ciudad del Niño
Jesús. Pronto descubre que su
búsqueda debe continuar…
La antigua sala de baile:
el Prado
En el barrio de la
Guillotier, Chevrier
encuentra un salón
de baile, de mala
fama, en donde había
un letrero que decía:
se vende o se renta.
Las Motivaciones de la Fundación
del Prado
El 10 de diciembre de 1860, el
antiguo salón de baile se
transforma en un centro de
evangelización y promoción
humana de los excluidos.
El Prado se funda para
evangelizar a los pobres, aunque
en su intención más profunda,
Chevrier abriga el deseo de que
haya sacerdotes y catequistas que
se asemejen a los pobres y que
sean verdaderos discípulos de
Jesucristo.
“Y si realmente quieren ver niños convertidos en
salvajes, ¿usted cree necesario ir hasta el fin del
mundo para encontrarlos?
Encontrará muchos en la ciudad de Lyon, no hace
falta irse...”
Sentimientos de compasión que
predicen el futuro
apostolado del
padre Chevrier.
El barrio de “La Guille”
El Prado hoy en día: Una
tradición espiritual
A su muerte, ocurrida el 2 de
octubre de 1879, Antonio Chevrier
es sepultado el 6 de octubre en la
Capilla del Prado. La gracia va
fructificando poco a poco entre
sacerdotes, religiosas, diáconos y
laicos.
El 7 de Octubre de 1986,
Juan Pablo II beatifica a
Antonio Chevrier y alude a
las cuatro intuiciones clave de
una familia espiritual eclesial
denominada el Prado.
Cuatro Intuiciones de una
espiritualidad apostólica
• Conocer a Jesucristo es
todo. El resto es nada.
• Tener el Espíritu de Dios es
todo.
• Una cosa es necesaria:
anunciar a Jesucristo a los
pobres.
• El camino: “hagan como
yo”: El Pesebre, la Cruz y
la Eucaristía.
Conocer a Jesucristo es todo
“Todo lo considero
pérdida comparado
con el bien supremo
de conocer a Cristo
Jesús mi Señor”
(Fil 3,8)
Tener el Espíritu de Dios es todo
“Dios mío, dáme tu Espíritu,
es la oración que debemos
hacer continuamente y
siempre, a cada instante, ¡el
Espíritu de Dios lo es todo!
Una cosa es necesaria: anunciar
el Evangelio a los pobres
“El Espíritu del Señor
está sobre mí, porque él me
ha ungido para que dé la
Buena Noticia a los
pobres” (Lc 4, 18)
El camino: “hagan como yo”: el
Pesebre, la Cruz y la Eucaristía
El Sacerdote es un
hombre despojado.
El Sacerdote es un
hombre crucificado.
El Sacerdote es un
hombre comido
Los Cuatro pilares de la
espiritualidad del Prado
El Estudio
de
Evangelio
La Vida Fraterna
La Relectura
de la Vida
Dejarse
guiar por
Antonio
Chevrier
El Estudio de Evangelio
CONOCER, AMAR Y SEGUIR
A JESUCRISTO
“HACER PASAR A JESUCRISTO” a
la propia vida, para que seamos
representaciones de él mismo.
La relectura de la vida desde
Jesucristo presente
LA MIRADA CREYENTE Y
CONTEMPLATIVA sobre la vida,
permite reconocer a Jesucristo que
sale a nuestro encuentro
Práctica personal y grupal del
“Cuaderno de Vida”
y de
“La Revisión de Vida”
La Vida Fraterna
LA VIDA FRATERNA,
es un compromiso de
ayudarnos a hacernos
discípulos y apóstoles de
Jesús
Dejarse guiar por Antonio
Chevrier
Juan Pablo II, con ocasión de la beatificación de Antonio
Chevrier en 1986, estableció una semejanza entre:
San Francisco de Asís
el Santo Cura de Ars
el Padre
Chevrier.
De este último dijo que “es un guía incomparable”... “ya que es uno
de estos “pequeños” que no puede ser comparado con los “sabios” y
“prudentes”... “tiene una grandeza totalmente evangélica”.
El Prado como un Carisma
Sacerdotes diocesanos que se sienten
atraídos progresivamente a seguir a
Jesúcristo de acuerdo a estas cuatro
orientaciones:
•El “Conocimiento” de Jesucristo
•El Ministerio del Espíritu
•La Evangelizción de los Pobres
•El Camino de la Caridad pastoral:
Pesebre, Cruz y Eucaristía
Formación
Tiene como eje el Conocimiento de Jesucristo
Etapas: primeros contactos, llamada constante y plena
a la recepción de la “gracia”, discernimiento, primera
formación, compromiso, formación permanente e
intensiva
Estatuto
La Asociación de los Sacerdotes
del Prado está reconocida por la
autoridad de la Iglesia, y se
constituye en un Instituto
Secular de Derecho Pontificio.
Los sacerdotes miembros –sólo
diocesanos- no modifican en
nada su condición de
diocesaneidad
El Prado como un Servicio a los
Sacerdotes
La forma de “estudiar” el
Evangelio, la revisión de vida
entre sacerdotes, los
ejercicios espirituales, entre
otros, pueden ser un
atractivo y servicio que el
Prado puede ofrecer a los
sacerdotes.
El Prado una Familia Espiritual
Sacerdotes
Religiosas
Diáconos Permanentes
Laicos
53 países hoy en día
En Europa
En América Latina y
América del Norte
En Asia y Medio Oriente
Descargar

Presentación de PowerPoint