Ciclo A
Cuarto domingo Adviento –A-
22 de diciembre de 2013
Música: “Dei Genitrix” sXIII
Is 7:10-14
El Señor volvió a hablar a Ajaz y le dijo:
Pide al Señor tu Dios una señal, en lo hondo
del abismo o en lo alto del cielo.
Respondió Ajaz:
-No la pido, pues no quiero poner a prueba al
Señor.
Isaías dijo:
-Escucha, heredero de David, ¿os parece poco
cansar a los hombres, que queréis también
cansar a mi Dios? Pues el Señor mismo os
dará una señal: Mirad, la joven está encinta
y da a luz un hijo, a quien pone el nombre de
Enmanuel.
La doncella tendrá un hijo
Salmo
23
Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
el mundo y todos sus habitantes,
pues él la asentó sobre los mares,
él la fundó sobre los ríos.
Va a entrar el Señor.
Él es el Rey de la Gloria.
¿Quién subirá al monte del Señor?
¿Quién podrá estar en su recinto santo?
Quien tenga las manos inocentes y limpio corazón.
Va a entrar el Señor.
Él es el Rey de la Gloria
Alcanzará la bendición del Señor,
y Dios, su salvador, lo proclamará inocente.
Esta es la generación de quienes buscan al Señor,
de quienes vienen a tu presencia, Dios de Jacob.
Va a entrar el Señor.
Él es el Rey de la Gloria.
Rm 1:1-7 Soy Pablo, siervo de Cristo Jesús, elegido
como apóstol y destinado a proclamar el evangelio que
Dios había prometido por medio de sus profetas en las
Escrituras santas. Este evangelio se refiere a su Hijo,
nacido, en cuanto hombre, de la estirpe de David, y
constituido por su resurrección de entre los muertos
Hijo poderoso de Dios según el Espíritu santificador:
Jesucristo, Señor nuestro, por quien he recibido la
gracia de ser apóstol, a fin de que para su gloria,
respondan a la fe todas las naciones, entre las cuales
también estáis vosotros que habéis sido elegidos por
Jesucristo.
A todos los que estáis en Roma y habéis sido elegidos
amorosamente por Dios para constituir su pueblo,
gracia y paz de parte de Dios nuestro Padre y de
Jesucristo el Señor.
Aleluya
Mt 1: 23
Mirad, la virgen
concebirá y dará
a luz un hijo y le
pondrá por nombre
Emmanuel
“Dios con nosotros”
Mateo 1: 18-24
El nacimiento de Jesús, el Mesías, fue así: su madre María
estaba prometida a José y, antes de vivir juntos, resultó que había
concebido por la acción del Espíritu Santo. 19 José, su esposo, que
era justo y no quería denunciarla, decidió separarse de ella en
secreto. 20Después de tomar esta decisión, el ángel del Señor se le
apareció en sueños y le dijo:
-José, hijo de David, no tengas reparo en recibir a María como
esposa
tuya, pues el hijo que espera viene del Espíritu Santo. 21Dará a
luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su
pueblo de los pecados.
22Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había anunciado
el Señor por el profeta:
23 La Virgen concebirá
y dará a luz un hijo,
a quien pondrán por nombre Emmanuel
(que significa: Dios con nosotros)
24 Cuando José despertó del sueño, hizo lo que le había dicho el
ángel del Señor y se llevó a su mujer a su casa.
18
Nazaret. En primer plano, Basílica de la Anunciación.
Descargar

Salmo 23. Adviento 4 A