Carreteros con Colombia
Diana Carolina Santos
Nuestro proyecto surgió como trabajo
de tesis en Ingeniería Industrial. El
objetivo es promover oportunidades
laborales y sociales a los carreteros o
“zorreros” de Bogotá. El proyecto
desarrolla una organización de gestión
integral de residuos reciclables para
montar
unidades
productivas
de
transporte,
aprovechamiento,
y
transformación
de
materiales
reciclables.
De
esta
manera
los
carreteros
realizan
un
trabajo
relacionado con su experiencia. El
proyecto beneficia el medio ambiente y
capacita, concientiza y resocializa a los
carrteros
y
sus
familias.
_____
Presentamos propuestas
frente a la Reforma al
Código
Nacional
de
Tránsito
la
cual
determinó que a partir
de 2004 los vehículos de
tracción animal debían
dejar
de
circular.
Estructuramos
una
propuesta de sustitución
de los vehículos de
____
tracción
animal, con entidades públicas
realizado y apoyó la gestión. Ahora
debemos
fortalecer
el
apoyo
de
entidades estatales y privadas para
darle mayor proyección al proyecto; que
las propuestas presentadas por el
gobierno en el tema del reciclaje
integren a la comunidad afectada.
Queremos realizar un gran trabajo de
concientización en los carreteros para
que busquen un mejoramiento de su
condición por iniciativa propia y no solo
por la presión de los decretos y normas.
Lo más importante de enfrentar
dificultades es que siempre se conoce
más a fondo la problemática y, de este
modo, se planteen alternativas nuevas,
_
integrales, y viables.
Como premio en el
concurso “Más Allá del
Deber” viajamos a la
Universidad de Sao
Paulo en Brasil. La
experiencia
fue
maravillosa. Pudimos
mostrar
nuestro
proyecto y conocimos
otros
similares.
El
____por ejemplo, es
Boracea,
Proyecto
como el Concejo y la Secretaría de
financiado por el gobierno de Brasil y
Tránsito y Transporte de Bogotá. La
beneficia a 5.000 grupos familiares y
propuesta se presentó en dos debates y
sus animales. La ayuda del gobierno
en las mesas de trabajo del comité
aumenta la escala y los niveles del
creado por el Concejo de Bogotá con
proyecto, pero exige creatividad para
otras entidades. Uno de los logros más
realizar proyectos menos paternalistas
importantes en la labor social ha sido la
y más autosostenibles. Así es como
participación activa de la comunidad de
debe pensarse aquí en Colombia por la
carreteros en los proyectos pilotos
falta de recursos y porque, siendo
realizados con la Fundación Sánitas. El
productivos,
se
garantiza
la
proyecto ha despertado interés en
continuidad. De todo esto me quedó
distintas entidades distritales, y el
conocimiento y experiencia vital para
Alcalde
Mayor
exaltó
el
trabajo
fortalecer exitosamente los proyectos.
______
_
Iniciativa en Emprendimientos Sociales
2
Facultad de Administración - Universidad de los Andes
Carreteros a cumplir las normas
A partir del 1 de julio
A partir del próximo 1 de julio, los propietarios y conductores de vehículos de tracción
animal tendrán que cumplir con las exigencias de la reglamentación vigente.
La Secretaría de Tránsito y Transporte, a través de la Subsecretaria Operativa en
asocio con los Centros Locales de Movilidad y la Dirección Técnica de
Pedagogía, realizó por 29 meses acciones persuasivas y educativas intensivas
con el fin de preparar al sector en el acatamiento de normas que buscan prevenir
la accidentalidad y mejorar la movilidad en Bogotá.
Resultado: hasta la fecha, de los 3.508 conductores de vehículos de tracción animal
censados[1], 1.626 tienen licencia de conducción y 1.086 carretas tienen placa y
licencia de tránsito[2].
Y es que conforme a los Decretos 510/03, 086/04, 291/04 y 037/06, a partir del 1 de
julio el conductor debe llevar:
La Licencia de Conducción, la cual es personal e intransferible.
La Licencia de Tránsito (tarjeta de propiedad).
El certificado del animal, que cada año debe refrendar.
Además, el conductor debe ser mayor de 16 años y llevar chaleco reflectivo durante
sus recorridos.
La carreta debe llevar:
Equipo de Carretera (gato, cruceta, llanta de repuesto, tacos, caja de herramientas,
reflectivos, botiquín, linterna, pala y balde).
Tener instaladas dos señales luminosas (triángulos o rectángulos) en la parte
posterior del vehículo.
La carga siempre con carpa, para evitar el escape de sustancias al aire.
La carga autorizada será:
1 eje = 500 Kg.
2 eje = 1.000 Kg.
La STT también ha realizado acercamientos con la empresa privada para buscar
opciones laborales sólo para aquellos que cumplan con la reglamentación
vigente.
Actualmente, continua vigente un convenio con la Universidad Distrital que permite a
los carreteros capacitarse en temas afines para mejorar sus opciones y
condiciones laborales.
Historia
En el año 2002, el Código Nacional de Tránsito determinó que los vehículos de
tracción animal se erradicarían en las principales ciudades, en el plazo máximo de un
año. Basados en el derecho al trabajo, la Corte Constitucional, mediante la sentencia
C 355 de 2003, declaró inexequible el artículo 98 de la Ley 769 de 2002 y habilitó a
los organismos de tránsito para reglamentar las disposiciones que deben acatar los
vehículos de tracción animal que se movilicen, en este caso, por el Distrito Capital.
Pico y placa
Los vehículos de tracción animal también tienen pico y placa de lunes a viernes de
6:00 a 9:00 a.m. y de 4:00 a 7:00 p.m., así:
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
3,4,5,6
7,8,9,0
1,2,3,4
5,6,7,8
9,0,1,2
En la madrugada no esta permitido el tránsito de carreteros en la ciudad de Bogotá.
Podrán circular únicamente entre las 4:30 horas y las 24:00 horas, atendiendo los
horarios de pico y placa.
Además, por seguridad y en cumplimiento del Código de Policía, los vehículos de
tracción animal tienen lugares y horarios prohibidos para transitar, así no tengan pico
y placa. En general, en los horarios pico no podrán transitar en vías arterias y
principales. Tampoco lo podrán hacer en el centro expandido de la ciudad, en la
ciclovía y en calzadas exclusivas de TransMilenio.
Sanciones
Las sanciones contempladas son de cuatro salarios mínimos legales diarios vigentes
ante el incumplimiento de normas de tránsito, inmovilización del vehículo que
ocasione emisiones y retención del animal si se observa maltrato o violación al
Código de Policía.
http:/
tenido.asp?plantilla=1&pag_id=1169&pub_id=580&cat_id=61/www.movilidadbogota.g
ov.co/con
Dos historias para relfexionar.
Por Akela en Noticias
Recientemente dos historias nos han llamado la atención. Las historias tienen que ver con
las zorras, esas carretas tiradas por caballos que todos hemos visto en Bogotá. El primero
de estos artículos apareció en la revista Soho, una publicación que por ser sexista por
definición no debería sorprender a nadie que sea especista también. En el artículo
Manejando Una Zorra es una apología al zorrero, o carretero. El segundo artículo apareció
hoy domingo en la página del diario El Tiempo y relata los enfrentamientos entre ADA y los
zorreros por el decomiso de caballos. Ambas historias tienen obviamente un tinte especista,
hablando sobre el derecho al trabajo y cuestionando las políticas que el gobierno de la
ciudad ha intentado establecer para el control de esta actividad, aunque El Tiempo
menciona la motivación de ADA en el decomiso, que es el bienestar de los animales.
Una tercera historia de pronto nunca llegó al público colombiano. El 14 de Septiembre del
2006 un caballo llamado Juliet, que tiraba una carreta alrededor del Central Park en Nueva
York, murió luego de trabajar hasta estar exhausta. Fue golpeada tratanto de obligarla a
moverse y sin atención veterinaria murió unas horas después. Los que conducen estas
carretas lo hacen condiciones muy distintas a los zorreros en Bogotá. Ninguno posee los
problemas que las publicaciones de El Tiempo y Soho mencionan. Las carretas en Nueva
York están registradas, tienen licencia, los carreteros tienen carnets, no son analfabetas, la
legislación en Nueva York es mucho más estricta que en Bogotá, etc etc. Pero igual Juliet
murió, aunque tirar de una carreta con turistas no es lo mismo que tirar una carreta con
basura.
El problema no es la legislación, no es el grado de educación de los carreteros (hasta cierto
punto por lo menos), el problema no es nada distinto a la explotación de un animal hasta
llevarlo a la muerte. Explotar un animal como medio de trabajo hasta la muerte es
inaceptable, no importa cuantas licencias se tengan. Si, las personas tienen el derecho al
trabajo, pero los animales tienen el derecho a la vida. El trabajo que estos zorreros
supuestamente hacen, el reciclaje, es una necesidad, pero en una ciudad con millones de
personas como Bogotá, este trabajo necesita la cooperación de todos (separando basuras
en sus casas) y una infraestructura industrial, no artesanal. Si el gobierno tomara estas
iniciativas, se crearían empleos para estos zorreros. Invitamos a las personas a comentar
sobre estas historias en las páginas de su respectiva publicación (los enlaces están arriba).
La revista Soho convenientemente no tiene sección de comentarios pero los pueden
contactar aquí.
Esperamos que estas dos, o mejor tres, historias, nos hagan reflexionar sobre cual es el
problema de fondo.
Abusos contra zorreros de Corabastos
por Juan Carlos Hurtado Fonseca Wednesday, Jul. 25, 2007 at 7:08 PM
[email protected]
La administración de la Corporación de Abastos impone un innecesario carné por el que
cobra 16 mil pesos. Los trabajadores afirman que es por negocio y para perseguir a la
organización sindical
Desde años atrás la administración de Corabastos en Bogotá, está exigiendo a los
trabajadores de la Central, zorreros y braceros, la adquisición de un carné que los acredita
como trabajadores. El argumento es la reorganización y el orden al interior.
Líderes sindicales de los zorreros afirman que el carné que la administración obliga a tener
no los beneficia porque no les ofrece ninguna garantía dentro de la Corporación y que la
administración está carnetizando personas que no trabajan en el lugar, entre ellos
delincuentes. “Sólo es llegar con los 16 mil pesos que cuesta el carné y listo, lo dan”, af
irma Merardo Mendoza, presidente de Sibeico.
Hace 46 años estos trabajadores se organizar on en lo que hoy se conoce como el
Sindicato de Braceros y Zorreros para la Industria y el Comercio de Colombia, Sibeico, y
hace 18 en el Sindicato Nacional de Braceros, Zorreros y Acarreadores de las Plazas de
Mercado, Sinbraz or, ambas or ganizaciones afiliadas a la Central Unitaria de
Trabajadores, CUT. Cada sindicato cuenta con alrededor de 600 zor reros afiliados y 800
braceros o personal que transporta bultos al hombro.
Falsos argumentos
Aunque la administración argumenta que el carné es para la r eorganización del personal
que labora en Corabastos, los sindicatos aseguran que es un negocio porque entrega un
carné por 16 mil pesos para miles de personas sin hacer un estudio previo de quiénes son
y qué hacen. Por el contrario, aseguran que ellos siempre han estado ahí y organizados
desde hace muchos años.
Tres años atrás, para demostrar la v oluntad de colaborar con el orden y la organización de
la plaza de mercado, las organizaciones sindicales uniformaron a sus 1200 zorreros
afiliados con dos overoles que tenían impreso el número de la zorra y el logo de la
organización sindical. Cada uniforme tuvo un costo de 35 mil pesos asumidos por cada
uno de ellos. La administración desconoció el esfuerzo y continuó pidiendo el pago por el
carné que ofrece.
Ante la negativa de los zorreros de adquirir el carné, la administración a través de los
celadores decomisa los carné de afiliación a los sindicatos y la zorra, única herramienta de
trabajo. Los trabajadores deben acercarse a la oficina de inspección y control a pagar una
multa de 20 ó 30 mil pesos para que les devuelvan su instrumento de trabajo.
Para devolver los elementos decomisados cobran una multa de 20 mil pesos y obligan a
comprar el carné impuesto por la administr ación. Los vigilantes no le dan validez al
carné sindical y afirman que las organizaciones sindicales se deben acabar en
Corabastos.
Los trabajadores denuncian que muchas veces las zorras son decomisadas con carga y
cuando son r eclamadas ha sido robada parte de ésta. Se pierde la carga en la oficina
de inspección y control. Algunas veces son las z orras decomisadas las que han sido
robadas por parte de la celaduría.
Persecución a organizaciones
Los trabajadores aseguran que al desconocer el carné del sindicato también se quieren
desconocer las organizaciones sindicales que tienen reconocimiento y tradición.
“Creemos que Corabastos debe decir cuántos zorreros deben laborar acá y que se
tenga en cuenta a los que estamos sindicalizados”, anota Álvaro Méndez, dirigente
sindical. Pues manifiestan también que hay personal laborando que no se sabe quiénes
son y que cuentan con el carné dado por la administración para generar una
competencia desleal.
“Pensamos que después del carné querrán cobrarnos la cuota de rodamiento, que es la
que siempre nos han querido cobrar para dejarnos trabajar aquí. Años atrás nos
propusieron 32 mil mensuales”, agrega Álvaro.
Los líderes sindicales afirman que no se puede aceptar la carnetización a quienes
lleguen con los 16 mil pesos, “porque nosotros estamos organizados, con hojas de vida,
pasado judicial y carné. Hay muchos delincuentes que no trabajan como zorreros pero
pagaron los 16 mil, tienen carné y dentro de la Corporación delinquen, entonces vemos
que no hay ningún interés de reorganizar las cosas sino de cobrar por el carné. Es un
negocio de la administración”, afirmó el fiscal de Sibeico, Guillermo Méndez, quien
también agregó, “Mientras no haya un tope de zorreros que trabajen acá no habrá
organización. Se lo hemos planteado a la administración pero no lo acepta. Actualmente
afiliados somos 1200 zorreros y Corabastos puede funcionar con dos mil”.
Los sindicatos siempre han estado abiertos al diálogo pero no han sido atendidos, ante
lo cual planean acciones de protesta y posiblemente un paro.
Entre las diferentes formas de persecución a los sindicatos, se denuncia el cierre de sus
oficinas, pues un día arribaron a trabajar y las puertas de la sede estaban soldadas por
orden de la administración, para presionar la compra del carné. Los trabajadores se
movilizaron para reclamar y con la intervención de la CUT consiguieron la reapertura de sus
oficinas.
Ocho mil por día
Un zorrero inicia su día laboral a las 12 de la noche y en varias oportunidades termina a las
12 del día. Su labor consiste en transportar los productos en zorras de tracción humana
desde los camiones hasta los puestos de venta. En promedio gana oc ho mil pesos por día
con lo que debe responder como cabeza de familia.
La administración les ha hecho propuestas como reemplazar las zorras por un pequeño
carro halado por una motocicleta, con un costo de siete millones de pesos. Oferta imposible
para ellos e inútil para las condiciones de la labor.
www.geocities.com/vozxcol/voz.pdf
En medio de la basura
Unas 2.000 empresas y cooperativas se dedican a recuperar cartones y papeles para
su reciclaje por la industria papelera, que invierte en esto más de $80.000 millones
anuales.
Rodrigo Ramírez ya no recorre como antes las calles de Bogotá de donde recogió el
sustento diario para él y su familia durante más de 10 años. Su vida empezó a cambiar a
mediados de 1997 cuando él, junto con otros 200 recicladores, asistió a una conferencia
que les dio el Dancoop para incentivarlos a crear una cooperativa. Fue difícil ponerlos de
acuerdo, pero al final la idea les quedó sonando a unos cuantos que hicieron el curso de
capacitación y que finalmente crearon una cooperativa de trabajo asociado: Rescatar, con
18 socios. Poco a poco, ellos fueron descubriendo que estaban haciendo parte, sin saberlo,
de un negocio que mueve más de $80.000 millones anuales. Esto paga la industria
papelera nacional por las 355.000 toneladas de papeles y cartones que se recuperan de las
basuras y que van a parar a sus molinos de reciclaje. Otra cifra importante que mueve esta
industria es la venta de cajas de cartón: unos $400.000 millones al año, para cuya
fabricación se utiliza en un 90% material reciclable.
Así que Ramírez y sus socios con sus carros de balineras eran apenas el comienzo de
una cadena de intermediarios. Pero a lo largo de los últimos 10 años lograron escalar y
formar parte de todo este engranaje. Y así como ellos, otras 2.000 empresas entre
privadas, cooperativas y asociadas (grandes, medianas o pequeñas) también
encontraron en la basura un importante generador de ingresos.
En Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, muchas empresas estructuraron esquemas
organizados de recolección, compra, almacenamiento, separación y embalaje de
material reciclable como archivos de oficina, periódicos, revistas, libros, cartones,
cartulinas, retales, negativos, plásticos, acrílicos, chatarra, vidrios y retazos. Por eso, no
es difícil encontrar pequeñas bodegas que les compran el material reciclable a los
recuperadores de la calle y que a su vez se lo venden a intermediarios con mayor
capacidad de bodegaje o a mayoristas que negocian directamente con los industriales.
Ramírez logró convertirse en uno de ellos. Ahora es el gerente de la Cooperativa de
Ecoservicios Rescatar E.S.P., que cuenta en la actualidad con 340 trabajadores
asociados, tres camiones, una tractomula y cinco bodegas donde se recolectan las 400
toneladas mensuales de materia prima que se recuperan de la basura de Bogotá. Sus
principales clientes son Cartón de Colombia, Productos Familia, Papeles Nacionales,
Peldar y la Siderúrgica de Boyacá, entre otros. Recuperar tiene vigentes varios
convenios para hacer separación en la fuente y recolección selectiva en edificios de
oficinas, centros comerciales, hoteles, clínicas, hospitales y el terminal de transporte de
la ciudad. También dirige programas domiciliarios en Ciudad Salitre y comparte con la
firma Corpoaseo Total, en una unión temporal, un contrato para la recolección del 40%
de las basuras de Engativá, y los barrios Teusaquillo, Los Mártires y Ciudad Bolívar.
En días pasados, Recuperar también firmó un convenio por 10 años con Tetra Pak para
recolectar, clasificar y comercializar las láminas que se obtienen con la compactación de
los envases hechos con este producto. La firma Orión será la encargada de producir la
lámina, que por ser tan resistente servirá para hacer muebles y pupitres para las
escuelas y colegios públicos de la ciudad. La Red de Solidaridad de la Presidencia de la
República aportará $88 millones para el desarrollo de este proyecto.
Otras empresas y cooperativas, como Recuperar de Medellín, también crecieron con el
negocio. Para sorpresa de muchos, el 20 de octubre de 2000 el Instituto Colombiano de
Normas Técnicas (Icontec) le otorgó la norma ISO 9002, con la que garantizó la calidad de
la recolección de residuos sólidos, entre otros servicios. La decisión de aplicar a la ISO
surgió de la necesidad de mejorar la competitividad ante el incremento de la competencia y
ante la exigencia de los clientes que fueron desarrollando sus propios sistemas de calidad.
A partir de entonces, Rescatar viene trabajando en el mejoramiento continuo de sus
servicios lo que le ha permitido ganar una mayor fidelización de sus clientes, al mismo
tiempo que ha lanzado nuevas estrategias de mercadeo y más unidades de negocios.
La historia de esta cooperativa se remonta a 1983, cuando la Alcaldía decidió cerrar el
botadero de Moravia y dejó a 320 familias sin sustento.
Para reorganizar su actividad, ese mismo año, se creó la Cooperativa Recuperar, que
implementó un programa de recolección de residuos en la fuente. Ahora tiene 1.400
trabajadores asociados, que el año pasado recuperaron más de 3.000 toneladas de papeles
y cartones para la industria papelera.
La basura se empezó a volver negocio en Colombia en 1947, cuando Cartón de Colombia
puso a funcionar el primer molino para la reutilización de la fibra de papel y cartón en
nuevos productos. En 1953 inició operaciones con un segundo molino para la producción de
papel kraft para sacos de papel. Posteriormente, entre 1954 y 1956, estableció las plantas
de corrugado en Barranquilla, Medellín y Bogotá.
La industria comprendió que el reciclaje era la mejor manera de reducir los costos de
operación, pues el papel reciclado solo requiere el 10% del agua y el 55% de la energía que
se necesitan para obtener papel a partir de pasta virgen. Desde entonces, la actividad del
reciclaje ha venido creciendo y cada vez se ha hecho más competida a raíz de la aparición
de nuevos intermediarios. Las industrias, a su vez, han ampliado su capacidad de
producción al adquirir nuevas tecnologías para la recuperación del papel y equipos más
sofisticados para la fabricación de cartulinas, empaques plegables y cartones. Por eso,
ahora este mercado se lo disputan varias compañías, entre las cuales figuran Productos
Familia, Smurfit Cartón de Colombia, Papeles Nacionales S.A., Empaques Corrugados,
Colpapel, Corrugados de Colombia, Papeles y Cartones S.A., Unibol y Empaques
Corrugados S.A. En este momento, hay 13 molinos funcionando en el país: 5 en Cali, 4 en
Bogotá, 2 en Medellín y otras 2 en Barranquilla.
Pero aún hace falta recuperar más papel y cartón para abastecer a la industria, pues
las 355.000 toneladas que se reciclan anualmente no alcanzan. Por esta razón, las
compañías se ven obligadas a importar residuos de otros países. El año pasado, estas
importaciones ascendieron a 72.249 toneladas. Pero Ramírez y el resto de los
empresarios del sector lo saben. Por eso, para aumentar la recolección y hacer más
digno el trabajo de los recuperadores, están solicitando a los gobiernos municipales
incluir la actividad del reciclaje como parte integral del servicio de aseo que se presta
en las ciudades.
Para lograrlo, se requieren carros adecuados y normas que reglamenten la actividad y
que obliguen a las habitantes a realizar la separación de las basuras en la fuente para
hacer una recolección selectiva. El año pasado, la recuperación de papel para el
reciclaje creció en un 16,5%, con respecto a 1999. Este año se espera que la tendencia
se mantenga y no se descarta la aparición de nuevos jugadores en el difícil pero
lucrativo --económica y ambientalmente-- negocio del reciclaje.
Los recuperadores
(15.000 en Bogotá)
La recuperación de materiales reciclables en Colombia aún se hace de forma incipiente.
El 30% de esta materia prima se recolecta de manera marginal por recuperadores
informales que recorren las calles a pie, en carros de balineras o en zorras.
las bodegas
(2.000 en el país)
en ciudades como Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, hay empresas asociativas,
cooperativas y privadas que han consolidado esquemas organizados de recolección,
compra, almacenamiento, separación y embalaje de material reciclable.
Rodrigo Ramírez pasó de las calles a gerenciar la Cooperativa Rescatar, que cuenta
con 340 trabajadores asociados y 5 bodegas en diferentes barrios de Bogotá. *
La industria
(El reciclaje de papel y cartón mueve $80.000 millones al año).
los fabricantes de papel y cartón son los que más se benefician del reciclaje. Colombia
consume un millón de toneladas anuales, de las cuales recupera para la industria el 36%,
unas 355.000 toneladas, que finalmente representan un mercado de $80.000 millones,
anuales.
Los productos
Las empresas que más se benefician con el material reciclable son las que producen
papeles, cartones, tejas, canastas de huevos y manzanas, papeles higiénicos, servilletas
y cartulinas plegadizas para empaques. Otras industrias que también salen beneficiadas
con los desechos son los fabricantes de botellas de vidrio y de utensilios de aluminio para
la cocina.
Armando Montoya gerencia la cooperativa Recuperar, de Medellín, que el año pasado
obtuvo la norma técnica ISO 9002 por parte del Icontec.John Freddy Beltrán, de
Corpapeles, cambia material reciclable por productos de aseo en las diez bodegas que
tiene la empresa en Bogotá.El papel reciclado solo requiere el 10% del agua y el 55% de
la energía que se necesitan para obtener papel de pasta virgen.
En Colombia se está recuperando el 36% de la producción nacional, lo que obliga a la
industria a importar material para reciclar
http://www.dinero.com/wf_InfoArticulo.aspx?IdArt=4308
Descargar

informacion-carretas