EL UNIVERSO SEGÚN LOS
GRIEGOS
·Lidia Alonso González
·María Lanza García
ORIGEN: Teogonía
En primer lugar, fue el Caos. Después, Gea, la de amplio pecho,
sede siempre segura de todos los inmortales que habitan la nevada
cumbre del Olimpo. Por último, Eros, el más hermoso entre los dioses
inmortales, que afloja los miembros y cautiva de todos los dioses y
todos los hombres el corazón y la sensata voluntad en sus pechos.
Gea alumbró primero al estrellado Urano con sus mismas
proporciones, para que la contuviera por todas partes y poder así
sede siempre segura para los felices dioses. También dio a luz a las
grandes Montañas, deliciosa morada de diosas, las ninfas que
habitan en los boscosos montes. Ella igualmente parió al estéril
piélago de agitadas alas, el Ponto, sin mediar el grato comercio.
Luego, acostada con Urano, alumbró a Océano de profundas
corrientes, a Ceo, a Crío, a Hiperión, a Jápeto, a Tea, a Rea, a Temis,
Mnemosine, a Febe de áurea corona y a la amable Tetis. Después
de ello nació el más joven, Cronos, de mente retorcida, el más
terrible de los hijos, y se llenó de un intenso odio hacia su padre.
Hesíodo, Teogonía, 116-141
Lo que Hesíodo pretende
explicar…
“La Teogonía” cuenta de genealogía de los dioses y
del mundo, componentes de la mitología griega,
parte esencial en la vida de los antiguos; abriendo así
el camino de la filosofía al tratar de introducir un
orden en todas las leyendas y mitos relacionadas con
los dioses.
El texto encuentra la explicación a través de mitos, a
los hechos comunes en la vida como lo son el día y la
noche, los fenómenos naturales (los Tifones y
huracanes), las mujeres las cuales son descritas como
una calamidad para los hombres en el texto, entre
otras cosas, lo cual nos confirma la necesidad del
hombre de dar respuesta a sus preguntas básicas, y
los griegos lo hicieron a través de los Mitos, y su
Mitología.
¿Cómo era el mundo?
Al principio, los griegos concebían
el mundo como un gran disco
rodeado de “okeanos” (océano).
El océano no era concebido igual
que en la actualidad, para ellos
era un enorme río que rodeaba la
Tierra.
Sobre la Tierra había una especie de cúpula enorme que
era el cielo, para llegar a él bastaba con sobreponer tres
montañas y así se conseguía una escalera hacia el cielo.
Se creía que viajando a los confines de la tierra, se
encontrarían en un lugar donde cielo y tierra llegan a
tocarse.
Los dioses habitaban en el monte Olimpo o si no en el cielo.
Interpretación racional de la
Naturaleza. Autores
• Tales de Mileto. Primer investigador de la naturaleza como un
todo. Toda la materia existente es fruto de la combinación de
agua, fuego, tierra y aire.
• Pitágoras de Samos. Desarrolla una teoría que postula que
todo el universo está constituido de números.
• Demócrito de Abdera. Sostiene que la materia es
descomponible y que a partir de un número de divisiones ya
no se puede didivir más: átomos.
Interpretación racional de la
Naturaleza. Autores
• Platón, Aristóteles y Ptolomeo.
• Aristarco de Samos. Formula por primera vez la hipótesis de
que la Tierra gira alrededor del Sol.
• Erastótenes. Midió la circunferencia de la Tierra.
• Hiparco de Nicea creó la astronomía matemática.
Universo y lenguaje
Los griegos interpretaron el universo y
crearon el lenguaje para poder
explicarlo, y a partir de la observación
minuciosa de fenómenos cotidianos,
formularon hipótesis y teorías que
permitieron dar respuestas más
racionales y sistemáticas a las
preguntas que los mitos se afanaban
en responder desde la imaginación y
la fantasía.
Tales de Mileto (625-546 a.C)
Tales, que nació en Mileto, fue el
primer filósofo científico griego. Fue
considerado uno de los Siete Sabios
de Grecia. Además destacó como
astrónomo y geómetro e introdujo la
geometría en Grecia.
El principio original de las cosas era el
agua, de la que todo procede y a la
que todo vuelve.
Resumen
Pero tanto unas explicaciones
como otras, las míticas y las
científicas, coexistieron en la
antigua Grecia y han seguido
siendo fuente de inspiración y
obligada consulta para el mundo
contemporáneo.
Descargar

EL UNIVERSO SEGÚN LOS GRIEGOS