LITURGIA
DE LAS
HORAS
LITURGIA DE LAS HORAS
Es una liturgia que se celebra en
determinadas horas del día,
formada por salmos, cánticos y
lecturas bíblicas, con plegarias
de alabanza y de súplica.
Las principales horas son la
mañana y la tarde.
LITURGIA DE LAS HORAS
Oración de todo el pueblo
cristiano
Oración oficial
Oración pública
Oración comunitaria
LITURGIA DE LAS HORAS
Es una acción litúrgica que
guía y alimenta incluso a
nuestra oración individual en
un sentido específicamente
cristiano.
LITURGIA DE LAS HORAS
Oración destinada a santificar las
horas del día y de la noche, es
decir, todo el tiempo (SC 84).
Al principio, esta Liturgia era muy
popular y todo el pueblo
participaba.
Los primeros cristianos debieron
comenzar su oración el mismo día de
la Ascensión del Señor, después de
recibir su última bendición ´´después
de adorarle, se volvieron a Jerusalén
con gran gozo, y perseveraban en el
Templo, alabando y dando gracias a
Dios´´ (Lc 24,52-53).
Esta fue la primera comunidad
cristiana orante, con la Virgen María y
los Apóstoles y primeras familias
seguidoras del Salvador.
En
Pentecostés,
orarán
comunitariamente en el Templo: ´´a la
hora Tercia, cerca de la hora Sexta, y a
la Nona´´ (He 2,46; 3, 1, 5, 42; 22, 17)
Después se introdujo la última hora
del día y la del amanecer.
Observemos por ejemplo, cómo vio
y
describió
Eteria
en
su
peregrinación a los lugares santos,
la forma en que se hacía la oración
de la mañana en la Iglesia
Anástasis, en la Jerusalén del siglo
IV:
´´Cada día, antes de que canten los
gallos, se abren todas las puertas de la
Anástasis a los monjes y a los laicos,
hombres y mujeres, que deseen hacer la
primera vigilia. Desde ese momento
hasta que clarea el día se dicen himnos,
se responde a los salmos y antífonas y, en
cada himno, se reza una oración. Y
cuando el día comienza a clarear , inician
los himnos matinales´´. (S IV, Egeria)
Así se oraba en Jerusalén y así
se fue orando en Roma y en
Antioquía y se formaban
Comunidades cristianas.
Con la progresiva conservación en
las celebraciones del latín, el
pueblo se fue alejando de la
Liturgia de las Horas.
Para sustituir la Liturgia de las
Horas, surgieron durante la Edad
Media prácticas de devoción en la
lengua de cada pueblo.
El ´´Angelus, tres veces al día.
El Rosario, está conformado por
150 avemarías que de alguna
manera recuerdan los 150 salmos
que se cantan en la Liturgia de las
Horas.
Los Salmos son profecía de
Cristo, de modo que están
siempre vigentes en todos los
contextos de la vida (Lc 24,44).
Además de su sentido literal,
debemos tener en cuenta su
sentido cristológico y espiritual
(actual).
LITURGIA DE LAS HORAS
Es alimento sólido para nuestra
espiritualidad; es acción pascual
transformadora. No obstante, son pocas
las
Comunidades,
Parroquias,
Movimientos
y
Familias
que
acostumbran celebrar la Liturgia de las
Horas.
Salmodia: (Salmos y cánticos bíblicos).
Los Salmos y Cánticos de la Biblia
constituyen una fuente privilegiada para
nuestra oración comunitaria y personal.
Se han compuesto mediante la fe de
judíos y cristianos.
En la Liturgia de las Horas, los Salmos y
Cánticos están repartidos a lo largo de
cuatro semanas.
Son Cánticos de alabanza, por lo tanto,
merecen ser cantados.
La Liturgia de las Horas nos sitúa en la
tradición bíblica, apostólica y patrística,
por lo cual la oración es teológicalitúrgica. Es alimento sólido para nuestra
espiritualidad.
A partir del siglo IV se difundió mucho la
costumbre de los cinco tiempos,
recordada ya por Tertuliano, y por otros:
laudes, tercia, sexta, nona, vísperas.
Sin
embargo,
algunos
ambientes
añadieron otros dos: prima, señalada para
Belén y otros lugares por Casiano, y
Completas, de las que habla el mismo
Casiano y antes todavía, san Basilio.
Según la Tradición Apostólica, ´´por la
mañana, al levantarse y después de
lavarse las manos, ofrecían a Dios el
trabajo; a la hora Tercia, ya se estuviera
en casa o afuera, a la hora Sexta
recordando la crucifixión del Señor´´
a) Apertura del Oficio e Invitatorio: El
Oficio comienza con versos bíblicos
introductorios que invocan la
ayuda de Dios para poder alabarlo
como es debido.
b) En el primer Oficio del día, se sigue
un Salmo Invitatorio (94, 99, 24) con su
antífona, que es diferente cada día
de la semana, cada tiempo o fiesta.
Oficio de Lecturas: Tiene un carácter
nocturno (se celebra por la noche o por la
madrugada), pero si es necesario, puede
hacerse a la hora más conveniente. Es un
momento de encuentro con el Señor en el
cual se meditan más ampliamente las
lecturas bíblicas, patrísticas, vida de Santos
y espirituales. Las lecturas se acompañan
con Salmos, Himnos y Oraciones que
favorecen el diálogo con el Señor.
Himno: El Himno es una creación poética
de alabanza a Dios que se canta y está
relacionada con el momento del día
(mañana, tarde), con el tiempo litúrgico y
con la fiesta.
Laúdes: Se celebra al nacer la luz del
nuevo día. Por él consagramos a Dios
el día que comienza y celebramos la
Resurrección del Señor.
Otros Oficios: Además de los Oficios
principales, hay otros Oficios como los
de las Horas menores (Oración de las 9
nueve, de las doce y de las quince horas) y
como la oración de la noche (Completas,
antes del descanso nocturno).
A la hora Nona, por la muerte del Señor; al
acostarse, para ofrecer a Dios el descanso;
a medianoche, para santificar toda la
creación durmiente, asociarse a las
alabanzas de los del cielo y estar atentos y
vigilantes para la ´´parusía´´, al amanecer,
para celebrar la Resurrección diaria de
todos los vivientes y del cosmos todo, en
Cristo, lavándose las manos, como
purificando la conciencia e intención
laboral.
Oficio de la tarde: Se celebra al
anochecer. Al llegar la noche,
agradecemos el día que pasó. Con
la oración ofrecemos el sacrificio
vespertino, recordando la Cena y la
Muerte de Jesús, momento en el
que se entregó al Padre por la
salvación de todo el mundo.
LITURGIA DE LAS HORAS
Las lecturas: Para el Oficio de la
mañana y de la tarde, se proponen
lecturas bíblicas breves; para el
Oficio de Lecturas se proponen
también lecturas patrísticas y
espirituales.
LITURGIA DE LAS HORAS
Algunas Comunidades que no
celebran diariamente la Eucaristía,
han incluido las lecturas del
Leccionario de la Misa en los Oficios
de la mañana y de la tarde; también
se pueden añadir textos de los Santos
Padres y Madres, un pasaje de la vida
de un Santo o una lectura espiritual.
LITURGIA DE LAS HORAS
Responsorio:
Se
trata
de
meditaciones breves, cantadas de
manera alternada por los cantores
y la Comunidad como respuesta a
la lectura. Favorecen la meditación
y la contemplación.
LITURGIA DE LAS HORAS
Cántico Evangélico: Entre los cánticos
bíblicos, destacan los tres cantos
conservados por S. Lucas: el de María
(Lc 1,46-55), el de Zacarías (Lc 1,68-79) y
el de Simeón (Lc 2,29-32), que se cantan,
respectivamente, por la tarde, mañana y
noche. Son de alabanza, se cantan de
pie y los Domingos y días festivos
pueden acompañarse con incienso.
LITURGIA DE LAS HORAS
Plegarias, Padre Nuestro y Oración final.
Después de meditar la palabra de Dios
en los Salmos, Cánticos bíblicos y
Lecturas, y después de proclamar la
salvación en el cántico evangélico, nos
unimos a Cristo en su alabanza e
incesante intercesión ante el Padre.
LITURGIA DE LAS HORAS
En el Oficio de la mañana, las plegarias
suelen ser principalmente de alabanza y
consagración del día. En el de tarde, son
sobre todo de intercesión por las
intenciones de la Iglesia y del mundo,
con una última plegaria por los
fallecidos.
LITURGIA DE LAS HORAS
Bendición y despedida: La
bendición divina nos acompaña
en el ´´oficio´´ divino de nuestro
trabajo diario y de nuestra misión
en la sociedad.
Vigilias: Constituyen un oficio de lecturas
ampliadas, parecido a la Vigilia pascual,
que se lleva a cabo sobre todo para
empezar el Domingo (Sábado por la noche)
y las grandes fiestas, o también en
momentos
especiales,
como
las
Peregrinaciones. Es una Vigilia dedicada al
Señor, en espera de su venida (Mt 25,6; Mc
13,35-36). A las lecturas bíblicas, se añade el
Evangelio de la Resurrección o de la fiesta.
Himno
Salmos
Antífonas
Lecturas
Responsorio
Cántico evangélico:
Plegarias
Padre Nuestro
Oración final
El siguiente texto de Gregorio de
Nisa, describe la educación
cristiana de su hermana
Macrina y muestra que el
Salterio era la principal fuente
de su oración.
El Salterio: fuente de su oración
(Conocía el salterio en su totalidad y
recitaba cada una de las divisiones de la
Salmodia en los momentos apropiados:
al levantarse de su lecho, al comenzar el
trabajo, al terminarlo, al momento de
empezar y levantarse de la mesa, al
acostarse y al levantarse de nuevo para
orar. A todas partes llevaba consigo la
salmodia, como compañera fiel que
nunca la abandona´´ (S.Gregorio de Nissa, vida
de S. Macrina)
Descargar

Liturgia de las Horas