Preparados para la conquista
Efesios 6:10-20
Por tanto, tomad toda la armadura de Dios,
para que podáis resistir en el día malo, y
habiéndolo hecho todo, estar firmes. 14 estad,
pues, firmes, ceñida vuestra cintura con la
verdad, revestidos con la coraza de la justicia,
15 y calzados los pies con el apresto del
evangelio de la paz; 16 en todo, tomando el
escudo de la fe con el que podréis apagar todos
los dardos encendidos del maligno. 17 tomad
también el yelmo de la salvación, y la espada
del espíritu que es la palabra de Dios.
Para conquistar necesitas
luchar con la armadura
correcta.
VERDAD
Salmos 51:6 Tú amas la verdad en lo
íntimo…
Un buen soldado debe hablar con la
verdad, ser ceñido, ser gobernado por la
Verdad, y la verdad es Cristo. El hijo hace lo
que ve hacer a su Padre y nosotros somos
hijos de la Verdad. Hablemos verdad. Hay
que hablar siempre con la verdad, porque
la mentira es del diablo y todo aquel que la
practica es hijo del diablo. El soldado que
hable mentira no tendrá autoridad. Dios
ama la verdad en lo íntimo.
JUSTICIA
Salmos 45:7 Has amado la
justicia…por tanto, te ungió Dios, el
Dios tuyo, con óleo de alegría más
que a tus compañeros.
La coraza es un chaleco de metal que
protege los órganos internos más
delicados. El que no practica la justicia,
está expuesto a que satanás ataque su
corazón .Un buen soldado de Dios
va a hacer justicia porque ha visto la
justicia que ha recibido de su Capitán,
El Justo. Y cuando se ama la justicia,
Dios unge con un óleo de alegría.
EVANGELIO DE LA PAZ
Salmos 4:8 En paz me acostaré y
asimismo dormiré, porque sólo
tú, Jehová, me haces vivir confiado.
Como buenos soldados de Dios, vamos a calzar
los pies, que representan nuestro caminar en la
vida, con el Evangelio de la Paz. El evangelio que
nosotros anunciamos es el del Dios de Paz que
va a poner a Satanás bajo nuestros pies. El
evangelio es “Buenas Nuevas” y nosotros
debemos estar siempre listos para anunciar las
Buenas Nuevas de Paz. Cuando un soldado
camine por la vida en paz, podrá dormir y no
tendrá temor de recibir malas nuevas porque en
Jehová, estará su confianza, quien hasta con sus
enemigos lo hará estar en paz.
ESCUDO DE LA FE
Lucas 8:48 Él dijo: -Tu fe te ha salvado;
RV95 Salmos 54:7 porque él me ha
librado de toda angustia… RV95
Salmos 91:3 Él te librará del lazo del
cazador, de la peste destructora.
Este escudo ayuda a apagar los dardos
y las flechas que el diablo quiera tirar a
nuestro corazón para hacernos dudar
de la obra del Señor en nuestra vida.
La fe nos va a mantener firmes en todo
tiempo. Recordemos de todo lo que el
Señor nos ha librado y nos continúa
librando. Utilicemos el escudo de la Fe,
como buenos soldados de Cristo.
YELMO DE SALVACIÓN
Salmos 23:5…unges mi cabeza con
aceite; RV95 Salmos 3:8 La salvación
es de Jehová.
Este yelmo o casco nos ayuda a proteger y a
defender la cabeza, un órgano vital, de todo
ataque del enemigo. Ya somos salvos de ir al
infierno y ya obtuvimos la vida eterna por el
sacrificio de Cristo, pero hay una esperanza de la
Salvación del Señor (de las pruebas, de los
ataques, etc.) y esa esperanza de la salvación
defenderá el alma de todos los soplos del
enemigo. Un soldado no lucharía bien sin una
esperanza de la victoria. ¿A qué le puede temer?
Dios unge nuestra cabeza con aceite, nos
habilita para realizar la obra que tenemos que
hacer, como soldados valerosos de Cristo.
ESPADA DEL ESPÍRITU
Salmos 119:9 ¿Con qué limpiará el
joven su camino? ¡Con guardar tu
palabra!
El buen soldado debe ser diestro con
la espada y la espada es la palabra de
Dios. Vemos en la Biblia a nuestro
Capitán Cristo, que peleó contra
Satanás con la espada, porque él es
diestro con la palabra de Dios y le
respondía al diablo:-escrito está
La palabra tiene poder.
La biblia nos dice que todo
lo que atemos en la tierra
será atado en los cielos, y
todo lo que desatemos en la
tierra será desatado en los
cielos.
Hay muchas personas que están vestidas
con la armadura de Dios que gritan,
patalean, se entrenan, pero nunca salen al
campo de batalla. Están con sus vestiduras
sin estrenar, secos sin traspiración y sin
ninguna rapadura. Estos no son guerreros,
sino “modelos” que desfilan en pasarelas
cristianas mostrando la armadura de Dios
pero no sirven para la batalla porque no se
animan a pelear. Son cobardes.
Si en tu vida no SOS valiente para
enfrentar y pelar no pretendas llegar
muy alto.
Josué 1. Dios nos enseña que debemos
ser MUY valientes para batallar y que
no tengamos miedo, que Él estará con
nosotros como estuvo con Moisés.
Descargar

Preparados para la conquista