“¿Existen valores morales objetivos capaces de unir a
los hombres y procurarles paz y felicidad? ¿Cuáles son?
¿Cómo reconocerlos? ¿Cómo ponerlos en práctica en la
vida de las personas y de la comunidad?”
•(CTI,
En búsqueda de una ética universal… Ley natural, n.1)
• Equilibrio ecológico
• Protección medio ambiente
• Amenazas del terrorismo
• Crimen organizado
• Nuevas formas de violencia y opresión
• Avances biotecnológicos que amenazan la identidad
del ser humano (manipulación genética, clonación…)
Juan F. Tomás sdb – Buenos Aires, 2012
Valores éticos comunes
• Pluralismo social, político y religioso
Lenguaje ético común a todos los hombres
• Experiencia de conversión
como base para el verdadero diálogo
•
•
Aprovado por unanimidad el 1-jun-2008
bajo la presidenciaI del Card. William J. Levada.
“La comunidad de los cristianos, que comparte
«las alegrías y esperanzas, las tristezas y
angustias de los hombres de hoy» y «por eso se
siente real e íntimamente solidaria con el
género humano y con su historia» (GS 1), no
puede sustraerse de ninguna manera a esta
responsabilidad común.
Iluminados por el Evangelio, comprometidos en
un diálogo paciente y respetuoso con todos los
hombres de buena voluntad, los cristianos
participan en la búsqueda común de los valores
humanos que hay que promover.” (n. 3)
“La búsqueda de un lenguaje ético común es
inseparable de una experiencia de conversión …
como base para el verdadero diálogo” (n. 4)
“Los acontecimientos sucedidos durante
los últimos años han permitido ver con
claridad que el mundo en que vivimos no
conservará posibilidades de sobrevivir
mientras sigan existiendo espacios para
éticas diversas, opuestas o antagónicas.
Un mundo único necesita un talante
ético fundamental; esta sociedad
mundial única no necesita, ciertamente,
una religión o una ideología unitarias,
pero sí alguna clase de normas, valores,
ideales y fines obligatorios y obligantes.
La supervivencia es imposible sin una
ética planetaria. La paz mundial será
imposible sin una paz religiosa, sin un
diálogo de religiones.”
• No hay democracia sin consenso básico
• Clave del futuro: responsabilidad planetaria
• Ética de la responsabilidad en lugar
de ética del éxito o de intenciones
• El hombre como objetivo y criterio
• Ética como asunto público
• Sin talante ético mundial no hay
orden mundial
EXIGENCIAS POSMODERNAS:
1.
2.
3.
4.
5.
No sólo libertad, sino también justicia.
No sólo igualdad, sino también pluralismo.
No sólo fraternidad, sino también hermandad.
No sólo coexistencia, sino también paz.
No sólo productividad, sino también solidaridad
con el medio ambiente.
6. No sólo tolerancia, sino también ecumenismo.
Madrid, 1993
“En las sociedades plurales se ha
llegado a una conciencia moral
compartida de valores como la
libertad, la tendencia a la igualdad y la
solidaridad, que se concretan en la
defensa de unos derechos humanos, no
sólo políticos y civiles (derechos de la
primera generación), sino también
económicos, sociales y culturales
(derechos de la segunda generación) y,
prosiguiendo la tarea, en derechos
ecológicos y en el derecho a la paz,
que componen la llamada tercera
generación.
Si la libertad es el valor-guía de la
primera generación, la igualdad lo es
de la segunda y la solidaridad de la
tercera” (Ed. Tecnos, 1997, p. 204-205)
Sumisión resignada y totalmente pasiva
a las leyes físicas de la naturaleza vs.
dominio y orientación de la naturaleza
para el bien del hombre.
• Presentación de dato objetivo impuesto
desde fuera de la conciencia personal vs.
Razón y subjetividad / heteronomía y
dignidad de la persona humana.
• Justificar
posturas
antropológicas
condicionadas
al
propio
contexto
histórico-cultural.
•
(n. 10)
Según Teólogos Morales contemporáneos:
- Peligro de extrapolación positiva: corrimiento hacia
una
consideración juridicista de ley natural
- Cierta esencialización de la moral que
ha hecho entender la responsabilidad moral en
relación
con una naturaleza abstracta, única e inmutable.
- Pareciera ignorar la diversidad y dignidad de la
persona.
1.
Parecería primar la Ontología vs. las Cc.
Antropológicas.
2.
Tendría más en cuenta la abstracción que
la realidad.
3.
Consideraría la naturaleza e ignoraría la
cultura.
4.
Apoyaría un cierto inmovilismo contra el
dinamismo del hombre y de la historia.
1.
2.
3.
Un mensaje ético universal:
1.
Convergencias con las religiones y las
filosofías (nn. 12-17)
2.
Fuentes grecorromanas (nn. 18-21)
3.
Sagrada Escritura (nn. 22-25)
4.
Tradición (nn. 26-28)
5.
Evolución posterior e interpretaciones
modernas (nn. 28-35)
Percepción de valores morales comunes:
1.
Mediante la experiencia moral
2.
la persona capta bienes morales
fundamentales
3.
y formula preceptos de ley natural
Fundamentos de la Ley Natural:
1.
De la experiencia a la teoría: fundamentos
filosóficos, metafísicos y religiosos
2.
Rol de la naturaleza en el actuar personal
3.
Naturaleza y norma moral
4.
Ley natural y ley positiva (vida política)
5.
Jesucristo como la plenitud de la ley

Ley natural: origen griego y no bíblico.

Las tradiciones bíblicas se remiten a una vocación original de
Dios, a su voz y su llamada, más que a una naturaleza
esencial y normativa.
Sofistas: distinguen entre
- Leyes positivas (= thesis - fruto de una convención):
- no eternas ni válidas de modo general
- no obligan a todos
- Leyes naturales:
- obligan a todos, siempre y en cualquier lugar
Platón y Aristóteles
Derecho natural y leyes positivas:
• No se oponen
• Leyes de la Ciudad: generalmente buenas; aplicación actual
de un derecho natural conforme a la naturaleza de las cosas
PLATÓN
DERECHO NATURAL
- Derecho ideal
- Norma para legisladores
ARTISTÓTELES
y ciudadanos
- Regla que fundamenta derecho positivo
• Norma suprema de la
moralidad que corresponde a la
realización de la forma esencial
de la naturaleza.
• Es moral lo que es natural.
• El derecho natural es
inmutable y el positivo cambia
según pueblos y épocas.

San Pablo: Rom 2, 14-15
-
Necesidad de manifestar la necesidad
universal de la Salvación en Cristo
-
Descripción de la situación religiosa y moral
común a todos los hombres
-
Afirmación de la posibilidad del conocimiento
natural de Dios (Rom 1, 19-20)
-
Sin embargo, el conocimiento de la ley no
basta por sí solo para llevar una vida justa
Para Santo Tomás, la ley natural encuentra su fundamento en
la naturaleza y su percepción a través de la razón
humana. Tiene por objeto los principios universales (ej.:
haz el bien, evita el mal). Comprende principios
secundarios (ej.: valores éticos como el decálogo).
Orienta hacia preceptos más particulares que requieren
aclaración positiva o consenso social que forman parte de
la conciencia de los pueblos (ej.: venganza o esclavitud).

El Concilio Vaticano II evita el uso de la categoría “ley
natural” aunque apela directamente a ella, reconociéndola y
valorándola: conciencia moral (GS 16) / relación naturaleza libertad (cf. VS 46), promoviendo no degradar la naturaleza
humana a la simple categoría de material biológico
disponible.

Cuando falta la autorrevelación del Dios libre y personal, el
ser humano busca su orientación en el orden cósmico para
poder ordenar moralmente su vida y la de la sociedad.

Su apelación sigue siendo válida siempre que se entienda en
la dinámica y en la continuación de creación y redención, de
modo que pueda servir al diálogo con los otros cristianos y
los no creyentes.

No sólo la iglesia defiende la Ley Natural. También:
movimientos ecologistas, bioética ante las nuevas
tecnologías biogenéticas, filosofía de los derechos humanos.
Necesidad de leyes positivas:
- por razón del pecado o de la imperfección humana
- por razón del sentido pedagógico de la ley
- por el valor y la dignidad de la misma comunidad
como instrumento necesario y útil,
pero sólo un instrumento.
“Nuestro mundo ha vivido en repetidas ocasiones la
experiencia de una tiranía cuya legalidad no se preocupaba
por articular y respetar los derechos del hombre, sino que
se pretendía con autoridad para “crear” y “fundamentar”
tales derechos.
La ética vendría determinada por la ley.
Tal positivismo se encuentra en regímenes totalitarios de
las más diversas orientaciones. Pero tampoco está
demasiado lejos de las pretensiones de los sistemas
democráticos. Siempre subsiste la tentación de creer que
la dignidad del hombre y sus derechos se fundamentan en
el ordenamiento positivo diseñado por el legislador.”
La legalidad más irreprochable:
¿encubridora y sostén de inmoralidad estructural?
- Prescribe conducta
externa
- Exige actitud interna
- Objeto: el ordenamiento
de la conducta
imprescindible para
salvaguardar el bien de la
sociedad
- Objeto: regular la
conducta humana en
general
- Meta: un mínimo ético
- Meta: exigencias más
elevadas
- Procedimientos organizados
para gestar normas jurídicas - Las normas morales no
pueden ser fruto de un
procedimiento organizado
LEY
“Ordenación de la razón, dirigida al bien común,
y promulgada por el que tiene a su cargo la comunidad”
(Santo Tomás I-II, q. 90 art. 4)
RACIONALIDAD DE LA LEY
BIEN COMÚN
(entendido como DERECHO y DEBER)
Las acciones humanas no son
malas por haber sido prohibidas
por una determinada ley, divina o
humana, sino que pueden ser
prohibidas por ser malas.
Son buenas o malas en la medida
en que se orientan al ser del
hombre, que es al mismo tiempo
su fin objetivo y su fin operativo.
El bien humano al que debe
orientarse la ley es ante todo
comunitario.
En la característica del bien
común se recuerda su
universalidad: en provecho de
todos los ciudadanos, sin
preferencias por personas
especialmente privilegiadas o por
grupos sociales determinados.
Necesaria abolición o corrección de la ley para ajustarla a
los patrones de la dignidad y los derechos de los seres
humanos, sin discriminación ni regalías.
LEY NATURAL formulada por SANTO TOMAS:
una de las mayores elaboraciones teológicas de la Escolástica
con fuerte influencia en épocas posteriores
Según H. Weber
Tres niveles en la concepción de lex naturalis
= tres grupos de sentencias que darán lugar a tradiciones diversas:
pp. 133-136
1) Ley moral natural como ley de la razón, tanto en virtud de su origen y portador como
también en virtud de su contenido (cf. ST I-II, q. 91, 2; q. 94, 2)
2) Ley natural como un conjunto de tendencias e inclinaciones naturales que
precede a la razón (cf. ST I-II, q. 37, 7; q. 94, 2)
3) Ley natural que, al analizar casos concretos, presenta exigencias morales concretas
según un ordo naturalis según el nivel de los preceptos (cf. ST II-II, q. 31; q. 64, 5;
q. 87; q. 130; q. 133, 1; q. 154, 11 y 12).
Santo Tomás no logró una construcción unitaria del concepto de ley natural; tal ausencia
de claridad puede considerarse un punto débil en la doctrina tomista o también un
reconocimiento a la plena conciencia que Tomás de Aquino tenía respecto a los límites
de esta concepción. De esta manera queda abierta una serie de temas pendientes
que aún no están cerrados y siguen siendo discutidos.
Si se tienen en cuenta las tradiciones posteriores a Santo Tomás, especialmente la
concepción neoescolástica que ha marcado fuertemente la orientación de la Teología
Moral hasta nuestros días, nos encontramos ante un verdadero dilema.
Cf. ST - I-IIae – Q. 94
Descargar

Ley moral natural