Enfermedades
mentales
no muy
conocidas
La mente
• La mente es definida por los psicólogos
como el concepto o propiedad que surge
del cerebro y es responsable de la
conducta humana.
• Además de esto, la mente es la causante
de todos los estados intermedios entre
el estímulo (entrada) y la respuesta
(salida).
Según Jean Piaget, filósofo y psicólogo suizo, había tres
componentes de la mente:
• La mente concreta realiza los
procesos básicos del pensamiento:
Observación, comparación, relación,
clasificación, que son la base del
análisis-síntesis.
• La mente práctica realiza procesos
directivos y ejecutivos de
pensamiento, relaciona las causas
con los efectos y los medios con los
fines. En definitiva, es la base de la
inteligencia.
• La mente abstracta realiza procesos
de reflexión consciente, accede a
sus propias representaciones y las
modifica.
¿Qué son las enfermedades mentales?
• Los trastornos mentales son enfermedades que se
caracterizan por las alteraciones de los procesos del
pensamiento, de las emociones y el comportamiento
de las personas.
• Que una persona tenga un periodo de comportamiento
anormal no significa que padezca un trastorno mental;
para clasificarlas como tal, deben ser duraderas o
recurrentes y deben causar alteraciones del
funcionamiento en uno o más aspectos de la vida.
• Cada trastorno mental presenta síntomas y signos
específicos.
Eric Kandel, premio Nobel 2000, instauró una base que
ayudó a establecer el pensamiento psiquiátrico actual, la
cual se puede resumir en los tres siguientes principios:
• Principio 1. Los genes son
determinantes sobre los patrones
de interconexión entre las
neuronas cerebrales y el
funcionamiento del mismo.
• Principio 2. La alteración de los
genes no explica por sí sola todas
las variaciones de una
determinada enfermedad mental.
• Principio 3. El aprendizaje influye
y varía en los patrones de las
conexiones neuronales, este
aprendizaje, complementado con
una psicoterapia, tiene un mayor
grado de efectividad.
Trastornos
mentales
El Alzheimer
• A medida que las neuronas
mueren y diferentes zonas
del cerebro se atrofian, se
provoca el deterioro de la
memoria, orientación,
juicio, lenguaje,
personalidad y conducta.
Como media los pacientes
viven unos 8-10 años tras el
diagnóstico, aunque en
ocasiones los pacientes
pueden sobrevivir hasta 20
años después del
diagnóstico.
El Alzheimer tienes tres fases:
•
Etapa inicial: El enfermo sólo necesita ayuda para
realizar tareas complejas. Algunos pacientes son
conscientes de las dificultades que tienen, lo que
les genera frustración y ansiedad. El paciente
debe mantenerse activo, se deben fomentar
las aficiones habituales, la actividad física,
excursiones...La lectura y escritura de acuerdo
con sus capacidades, realizar pasatiempos que
estimulen la atención y dar cierta responsabilidades
también sirve mucho.
•
Etapa intermedia: El paciente depende de un cuidador
para realizar las tareas cotidianas. Es incapaz de realizar
actividades motoras secuenciales, como vestirse, comer...
El lenguaje suele alterarse, sobre todo la capacidad de
comprender lo que les decimos. Utilizar palabras sencillas
y frases cortas y los gestos pueden ayudar.
•
Etapa terminal: El enfermo es completamente dependiente para las tareas
básicas . No pueden comunicarse ni responder a los estímulos externos. Se
aumentan los riesgos de infecciones, deshidratación y desnutrición, lo que les
lleva a la muerte. Es muy importante en esta fase las muestras de afecto,
las caricias, las sonrisas, el estímulo para que se mueva. Hay que favorecer
las visitas de amigos y familia.
Amensia global transitoria
•
Es un síndrome que se produce en
adultos de mediana edad y
ancianos que desarrollan
súbitamente un trastorno de
memoria, con frecuencia
considerado como confusión, con
una duración de 15 minutos a 48
horas. Durante este tiempo se
alteran el registro y el recuerdo de
los episodios actuales y, aunque la
persona aparentemente está sana,
suele estar angustiada y no es
consciente de sus errores.
Posteriormente, el sujeto no puede
recordar ningún acontecimiento
producido durante este período de
confusión. La personalidad, el
lenguaje y la visión permanecen
intactos. La recuperación de esta
enfermedad es completa y las
recurrencias son poco frecuentes.
Paranoia
• En general, esta enfermedad se refiere a altos niveles de
sospecha y desconfianza, usualmente vistos en las
creencias o desilusiones de que ella o él son víctimas del
odio, celos y resentimientos de otras personas.
• La persona que sufre de la paranoia esquizofrénica tiene
presentimientos de que ella o él van a ser perseguidos por
otros, como el vecino, el gobierno, o un extraterrestre.
Narcisismo
• La persona con este tipo de
personalidad tienen una
incontrolable necesidad de
sentirse importante, exitosa y
admirada por todo el mundo.
• Ellos actúan como si fueran
únicos y merecedores de
favores especiales. Por lo
general, a los narcisistas no les
importan los sentimientos y/o
resentimientos de las otras
personas, y están celosos de los
éxitos de los demás.
Síndrome de
Cotard
• Este síndrome está relacionado
con la hipocondría. El afectado
por el síndrome de Cotard cree
haber fallecido, sufrir
putrefacción de los órganos, o
simplemente no existir.
• En algunos casos el paciente el paciente mantiene
una idea de inmortalidad, como si se hubiera
convertido en un "alma en pena". Las personas con
este síndrome presentan algunas alucinaciones
olfativas que confirman su delirio, detectan olores
nauseabundos procedentes de su cuerpo.
Ludopatía
•
La ludopatía es el juego compulsivo, que
lleva a una persona a no poder resistir el
impulso de jugar más y más. Marcan una
fuerte influencia la fácil disponibilidad a
salas de juego, la escasa reglamentación
al respecto y el rápido acceso al dinero.
Se comienzan jugando sólo unas monedas,
pero poco a poco la persona es invadida
por el deseo de jugar, destinando todos
sus ingresos. La mayoría de personas que
sufren esta enfermedad, juegan para
escapar de los problemas o de
sentimientos de tristeza; apuestan
mayores cantidades de dinero para
intentar recuperar las pérdidas previas;
mienten sobre la cantidad de tiempo o
dinero gastado en el juego, y en
ocasiones, pueden llegar a cometer
delitos para conseguir dinero para jugar.
En casos extremos, no les importa perder
el trabajo, una relación u oportunidades
en sus estudios o en su carrera debido al
juego.
Síndrome
de
Diógenes
•
•
•
•
Recibe este nombre, en referencia a
Diógenes de Sínope, un filósofo
famoso por promover un modo de vida
retirada y renunciar a todo tipo de
comodidades.
Aislamiento social, reclusión en el propio hogar y
abandono de la higiene son las principales pautas
de conducta. Las personas con este trastorno,
suelen reunir grandes cantidades de dinero en su
casa sin tener conciencia de lo que poseen. Por el
contrario, piensan que su situación es de pobreza
extrema, lo que les induce a ahorrar y guardar
artículos sin ninguna utilidad.
En primer lugar, el tratamiento para estas
personas va dirigido a tratar las posibles
complicaciones derivadas del mal estado
nutricional e higiénico. Para ello se necesita apoyo
social, a través de una institución geriátrica o
asistencia domiciliaria.
Suele darse en ancianos con tendencia al
aislamiento, aunque también intervienen otros
factores, como las dificultades económicas o la
muerte de un familiar, y sobre todo, la soledad.
El problema es que los propios afectados suelen
rechazar la ayuda social, y no pueden ser
ingresados en una residencia sin su
consentimiento, con lo que termina volviendo a su
tipo de vida anterior. Ésto hace que a veces llegue
incluso a debatirse si se trata realmente de una
enfermedad o sólo un estilo de vida.
Síndrome de Capgras
•
El Síndrome de Capgras es un trastorno poco común en el cual la persona
que lo sufre cree que la gente de su entorno, su familia o amigos han sido
reemplazados por impostores de apariencia idéntica pero qué no son los
auténticos. Se cree el Síndrome de Capgras pueda estar relacionada con
la pérdida del reconocimiento emocional de los rostros familiares. Su
causa podría ser una desconexión entre el sistema de reconocimiento
visual y la memoria afectiva.
•
•
Generalmente, quienes padecen
este síndrome, tienen la
dificultad particular de
generar impostores y
confundir personas, no
objetos. Pero también se han
dado casos de personas que
confunden objetos.
Este extraño síndrome, tanto
en la confusión de personas,
como de objetos, es de difícil
tratamiento. Se han aplicado
medicamentos antidepresivos y
terapias cognitivas y de
conducta, con cierto éxito,
pero nada asegura una cura.
Diagnóstico y tratamiento
de los trastornos
mentales
•
•
•
Existen multitud de manuales que hablan sobre todas y cada una de las
características conocidas de las enfermedades mentales. Sin embargo, es muy
distinto hablar de las personas con enfermedad mental. Cada persona con
enfermedad mental es totalmente diferente a otra, a pesar de que compartan la
misma patología. Por eso nunca podremos decir que una persona enferma mental
es representativa de la enfermedad, ni que todas las personas que comparten una
enfermedad son de una manera u otra.
Para detectar una enfermedad mental, se utilizan métodos clínicos similares a los
utilizados para la enfermedades físicas, a diferencia de estas, se recopilan datos
personales y familiares del paciente, también se realiza un estudio clínico para
determinar su estado mental. Después de ello, se le asigna un determinado
tratamiento. Existen numerosos tratamientos farmacológicos y psicológicos que,
complementado con estrategias de autoayuda y apoyo social, permiten que los
enfermos se curen, o experimenten una mejoría.
Algunos pacientes no quieren recibir un tratamiento, debido al miedo o vergüenza
a desvelar su enfermedad: es lo que se llama estigma de la enfermedad. Esto
supone una seria barrera para el tratamiento y su recuperación. De manera que la
persona con enfermedad mental no tiene que luchar únicamente contra su
enfermedad. Así que no podemos hablar únicamente de los síntomas y efectos de
la enfermedad; el tratamiento tienen que incluir el estigma como parte del él.
•
Aunque la enfermedad mental está y ha estado ahí desde siempre
todavía no nos hemos acostumbrado a vivir con ella, a aceptarla como a
cualquier otra enfermedad. Sin embargo la ciencia y la medicina juntas
han avanzado mucho en este campo. Por eso es importante que la
sociedad aprenda a comprender la enfermedad mental, porque debe
aprender a convivir con ella, a aceptarla.
•
El primer tratamiento contra la enfermedad es reconocerla como una
realidad intolerable, inadmisible, e identificar los síntomas como
patológicos(propios de la enfermedad), algo que la sociedad todavía no
ha aprendido en el caso de la enfermedad mental. Resulta obvio que el
corazón bombea la sangre, que el estómago digiere los alimentos, y que
el cerebro produce pensamientos y nos comunica con la realidad. Todo el
mundo sabe identificar cuando algo va mal en su cuerpo, a veces surge el
dolor, aparecen las molestias. ¿Pero estamos acostumbrados a
identificar cuando algo va mal en nuestros cerebros? ¿Estamos
preparados para reconocer la propia enfermedad mental o la de los
demás y pedir ayuda sin temores ni prejuicios?. La respuesta es no. La
sociedad rechaza al enfermo mental, pero no se pregunta por el origen
de su trastorno.
Mitos y realidades sobre
las enfermedades
mentales
• Las enfermedades mentales no pueden afectarme.
-Pueden afectar a cualquiera.
• No hay esperanza para la gente con trastornos mentales.
-Actualmente hay numerosos tratamientos, estrategias y apoyos para las personas
con trastorno mental.
• No puedo hacer nada por alguien con una enfermedad mental.
-Puedes hacer mucho, comenzando por la forma en que actúas y hablas.
• La gente con enfermedades mentales nunca se recupera.
-La mayoría mejoran, y muchos se recuperan por completo.
• La terapia y la autoayuda son una pérdida de tiempo. Es mejor tomar alguna
pastilla.
-El tratamiento varía dependiendo de la persona, y además de los fármacos, incluye
terapia psicológica, apoyo social y grupos de autoayuda.
• Enfermedad mental equivale a retraso mental.
-Son dos trastornos diferentes. El retraso mental limita en el funcionamiento
intelectual, mientras que la gente con enfermedad mental presenta gran variedad
del funcionamiento intelectual.
• Las enfermedades mentales aparecen por la debilidad del carácter.
-Las enfermedades mentales se producen por la interacción de factores biológicos,
psicológicos y sociales. Se ha demostrado que algunas tienen base genética.
• La gente con enfermedades mentales no puede mantener un empleo.
-Mucha gente con este tipo de problemas son empleados productivos o dueños de
negocios y contribuyen positivamente a la comunidad.
Trabajo realizado por
Jose Manuel López y
Yaiza Gómez.
1º Bach C.
Descargar

Enfermedades - IES Cerro del Viento