Triduo en
honor a San
José de
Calasanz
3er. día
María, es la primera
discípula de Jesús, la
primera que dice “Sí”,
“Hágase”.
Lo más grande de
nuestro trato con
Dios no es conseguir
que Él realice
nuestros planes, sino
que nosotros, con su
ayuda, seamos
capaces de realizar
los suyos… como
María
Como todo discípulo
de Jesús.
El amor y devoción de
Calasanz a María es rasgo
peculiar de su espiritualidad.
Rasgo que no se queda sólo
a nivel personal e individual,
sino que trasmite a toda su
obra y comunidad.
La fuerte y
vivencial fe de
Calasanz van
fuertemente unidos
a su entrega,
generosidad y
anhelo por ayudar
en forma concreta a
los demás.
entrega
anhelo de ayudar
en forma concreta
a los demás.
Los aportes
que el mundo
necesita de
nosotros hoy
¿Te interesa de verdad
participar en la
construcción de un mundo
más justo y fraternal?
Debemos escuchar la
Palabra de Dios…
Y esa Palabra debe
hacernos misioneros…
No podemos guardarnos
solo para nosotros la alegría
de haber descubierto a
Jesús
¿Querés vivir abriendo tus manos a la
ofrenda, haciéndote disponible a los
requerimientos y las necesidades del prójimo?
Por ello, rogamos al Señor, que
esta alegría que nos inunda, se
extienda por toda la gran familia
Escolapia, para sembrar en el
mundo semillas del Reino. La
esperanza y la misericordia de
Cristo resucitado.
Padre Mío
Calasanz, mi
Maestro, Luz y
guía.
Mírame desde la
gloria y bendíceme
en este día.
Alcánzame del
Eterno
inteligencia y
piedad y un entero
rendimiento a su
Santa Voluntad.
A tu amparo y
protección Madre de
Dios acudimos.
No desoigas nuestros
ruegos y de todos los
peligros, Virgen
gloriosa y bendita
defiende siempre a tus
hijos.
Texto: Ma. Teresa Rossignolli – encargada de Pastoral
Imágenes: Mariana Castro, Sch.P.
Colegio “Paula Montal” Bs. As. 2010
Descargar

Diapositiva 1