CALASANZ
Reflexión para
EDUCADORES
Si yo hablase un lenguaje
atractivo para los ñiños,
si mis palabras los animasen,
pero no los amase,
sería falso conmigo y
con ellos.
Si tuviese el don de la simpatía...
si encontrase mil maneras
de hacerlos felices...
pero no los amase...
… de nada me serviría.
Si les daba
todas mis
cosas, pero
sin
amarlos...
me
encontraría
más vacío
que nunca.
Si pusiera a su servicio
todas las cualidades
que pudiese tener,
pero no los amase,
les estaría engañando.
…cuando no
busco mi
prestigio ni
mi provecho...
Comienzo a
amar a los
chavales cuando
no los considero
inferiores...
…cuando no
los quiero
hacer iguales
a mí...
…cuando no soy
obstáculo para que
puedan vivir como niños
o como jóvenes...
Los comienzo a
amar en la
medida que sé
descubrir y
valorar sus
cualidades...
en la medida que, sin
esconderles las dificultades
de la vida, les hago descubrir
todo lo que hay de bueno...
en la medida que descubro en
ellos el verdadero rostro de Dios,
entonces, comienzo a amarlos.
Queridos maestros,
es vuestro ministerio, en verdad, muy digno,
muy noble, muy meritorio, muy beneficioso,
muy útil, muy necesario,
muy enraizado en nuestra naturaleza,
muy conforme a razón,
muy de agradecer, muy agradable
y muy glorioso.
San José de Calasanz
“La última comunión de San José de Calasanz”,
obra de Francisco de Goya, alumno de los escolapios de Zaragoza
.
Eduard Pini
Escola Pia Sabadell
Descargar

Adviento