Marcelino me dice:
.
Marcelino me dice:
“Pongamos siempre nuestra firme confianza en
María. Ella nos ha concedido muchísimo para
que pueda rehusarnos lo que le pedimos ahora.”
(Carta 196; al H. Francisco, el 20 de junio de 1838)
Marcelino me dice:
“Dígales a todos los Hermanos lo mucho
que pienso en ellos y cuán vivamente deseo
su felicidad. No me olvido de ninguno.”
(Carta 196; al H. Francisco, el 20 de junio de 1838)
Marcelino me dice:
“Que los Hermanos enfermos sigan bien
cuidados. Que dirijan a menudo sus miradas
hacia aquélla que es consuelo de los afligidos .”
(Carta 196; al H. Francisco, el 20 de junio de 1838)
Marcelino me dice:
“Su situación no es de envidiar. ¿Qué puede hacer
usted para cambiarla? Usted no ha buscado ese puesto.
Trate sencillamente de cumplir bien. ”
(Carta 197; al H. Francisco, el 23 de junio de 1838)
Marcelino me dice:
“Hagamos lo que podamos, y luego, dejemos
actuar a la Providencia. Dios sabe mejor que
nosotros lo que nos conviene.”
(Carta 197; al H. Francisco, el 23 de junio de 1838)
Marcelino me dice:
“Los llevo a todos con mucho
cariño en mi corazón.”
Descargar

No Slide Title