Marcelino me dice:
.
Marcelino me dice:
“Jesucristo prohibía a sus discípulos impedir a
los niños se acercasen a él. Y Usted, hace todo lo
posible por llevarlos a él.”
(Carta 014; al H. Bartolomé, el 21 de enero de 1830)
Marcelino me dice:
“Por el dulce nombre de padre que ustedes me
dan, les llevo a todos muy hondo en mi corazón.”
(Carta 019; al H. Bartolomé, el 3 de enero de 1831)
Marcelino me dice:
“Digan a sus niños que pueden considerarse
muy felices de ser tan amados por Jesucristo
como en verdad lo son.”
(Carta 020; a los HH. Antonio y Gonzaga, el 4 de febrero de 1831)
Marcelino me dice:
“El único fin que persigo, y que está presente en
todos nuestros sacrificios, proviene del deseo de
hacerles el bien a los niños de su municipio.”
(Carta 021; al Alcalde J.B. Mondon, en abril de 1831)
Marcelino me dice:
“Esa benéfica obra no se aparta de mi objetivo,
puesto que ella concierne principalmente a la
educación de los pobres.”
(Carta 028; a Mons. Alejandro Devie, en julio de 1833)
Marcelino me dice:
“Los llevo a todos con mucho
cariño en mi corazón.”
Descargar

No Slide Title