Intencionalidad y Causalidad
John Searle
Ps Jaime Ernesto
Vargas Mendoza
Asociación Oaxaqueña de
Psicología A.C.
2007
Introducción.
El término “Intencionalidad” fue originalmente
introducido a la filosofía moderna por Brentano, para
proporcionar un carácter distintivo y separar
definitivamente lo mental de lo físico.
Los estados mentales tienen, digamos, una esencia
incompleta.
No pueden existir, a menos que se
completen con algo mas que ellos mismos : sus contenidos.
El punto de vista de Brentano consiste en afirmar
que un acto mental tiene, inherente, un contenido
intencional.
Husserl toma prestado el concepto de Intencionalidad
de Brentano y lo emplea en un esquema “trascendental”:
para él la Intencionalidad es un proceso constitutivo que
otorga sentido y que debe diferenciarse radicalmente de otro
proceso donde el objeto contenido en el pensamiento es
quien le da sentido a este.
El trascendentalismo implica un dualismo entre la
Intencionalidad, por un lado, y la causalidad natural, por el
otro. Es esta dualidad la que debe superar cualquier intento
por hacer una teoría naturalista de la Intencionalidad y es
John Searle quien intenta hacerla.
Esquema del Enfoque de Searle.
John Searle acepta la definición básica de Brentano
al considerar a la Intencionalidad como la propiedad lógica
de ser con respecto a un objeto.
Searle sostiene que todo estado Intencional tiene un
contenido Intencional que determina las condiciones de su
satisfacción. Es mediante el contenido Intencional que el
estado Intencional se vincula con su objeto. El estado
Intencional, puede decirse que “representa” el estado de
cosas que satisface estas condiciones (pensando que se
trata de de una característica puramente lógica, que no
implica imágenes o “representaciones”).
Cada estado también tiene un modo psicológico que
determina la dirección del ajuste : de la mente al mundo o
del mundo a la mente.
Por ejemplo, la validez de las creencias (en este
caso su veracidad) se logra cuando la mente iguala al
mundo.
Mientras que, en un deseo válido (alcanzado), es el
mundo el que debe igualar a la mente.
En la teoría de Searle resulta útil distinguir las
relaciones que propone que existen entre los estados
Intencionales y la realidad:
• El lenguaje se relaciona con la realidad, según Searle,
cuando el orador lo relaciona mediante sus actos alocutorios.
De manera que, la relación entre lenguaje y realidad es un caso
especial de la relación entre la mente y el mundo.
• Los estados de intención mental, no se relacionan con la
realidad como lo hacen las palabras. Por ejemplo, no podemos
hacer que una creencia se aplique en una y en otra dirección,
ya que su contenido Intencional determina sus propias
condiciones de satisfacción. Creer que la luna es roja, no
puede usarse para significar que
el gato es negro.
• Por otro lado, Searle mantiene que los estados
Intencionales solo se vinculan empíricamente con las
experiencias psicológicas que los incorporan.
Por ejemplo, la percepción involucra “experiencias
perceptuales”, que deben distinguierse de esta primera,
en sí misma. La percepción, como un estado Intencional,
tiene un contenido proposicional (Intencional), pero
también involucra actos mentales conscientes. Uno puede
decir que una experiencia visual tiene cierta duración
temporal, que es agradable o desagradable, pero estas
propiedades de la experiencia no deben
confundirse con su contenido Intencional.
La Idea de un Estado Intencional.
No es la experiencia visual, como un evento mental,
quien tiene condiciones de satisfacción, sino el estado
perceptual que posee estas propiedades lógicas y lo hace
así, no porque la percepción involucre una experiencia
visual, sino en virtud de que tiene un contenido Intencional.
El contenido Intencional no se “usa” para referir un
objeto, sino que por su estructura lógica intrínseca,
determina por sí mismo su objeto.
Como eventos psicológicos, las experiencias visuales
son neutras con respecto a sus referentes ... y solo cuando
persiguen contenidos Intencionales específicos, manifiestan
sus propiedades lógicas como satisfechas o insatisfechas,
cumplidas o no cumplidas, verdaderas o falsas.
Es por ello erróneo decir que “ no hay forma de
describir mi experiencia visual sin decir que es una
experiencia de algo”. Una experiencia visual no lo es acerca de
nada, solo es. Únicamente cuando toma propiedades lógicas y
adquiere un contenido Intencional, es que
es sobre algo (un objeto).
Searle insiste en que su idea del contenido Intencional
es puramente lógica y que no tiene un estatus
“ontológico” ... No hay contingencia
entre su ser y su significado.
En resumen, Searle nos habla de dos relaciones diferentes:
1. La relación entre el contenido Intencional y la realidad,
manifiesta en el objeto de la intención y ésta relación de la
mente con la realidad, según Searle, es puramente lógica.
2. También hay la relación del contenido con la realidad, en el
sentido del estado psicológico en el que ocurre y esto,
según Searle, es contingente.
Causalidad Intencional.
Uno de los puntos mas interesantes de la teoría de
Searle es la relación Intencional entre el estado Intencional y
su objeto, en el caso de la percepción y la acción.
En ambos casos, mantiene involucrado un elemento
causal auto-referente.
Es parte del contenido Intencional de la percepción, que
la experiencia sea causada por el objeto percibido.
Igualmente, el contenido Intencional de una acción
incluye como requisito que el resultado deseado sea causado
por la acción misma.
A esto se refiere la “Causalidad Intencional”.
Con esta teoría de la “causalidad intencional” se trata de
“naturalizar la intencionalidad” y permite a Searle rechazar
el enfoque de una Intencionalidad trascendente.
Searle contrasta su noción de causalidad con la tradicional de
Hume, en tres puntos centrales:
1. Las causas no tienen que ser inobservables.
2. La causalidad no se basa en la regularidad universal.
3. Una relación causal no se opone a una relación lógica.
Hume sostiene que solo podemos observar una
cadena de eventos, nunca las ligas causales entre ellos.
Contra esto, Searle mantiene que en la acción y en la
percepción, experimentamos la relación causal en sí
misma. Esto es la causación Intencional, sobre la que se
erige la idea general de la causalidad.
Sin embargo, esta “experiencia” es de un tipo
particular : la causa no se “observa” o se “ve” como un
objeto de la experiencia, se da como parte esencial del
contenido Intencional de esta.
La causalidad intencional no se descubre de manera
empírica o contingente, como ciertos datos o la gravitación,
es una parte intrínseca de la estructura innata o lógica de la
percepción y la acción.
Searle rechaza explícitamente la teoría Kantiana de la
causalidad como un concepto a priori.
Kant y Searle, por otro lado, están de acuerdo en que
no descubrimos la causalidad como una característica física
de los mundos natural y psicológico. Es un rasgo lógico
inherente a la percepción y la acción.
La Causalidad
y el Problema Mente-Cuerpo.
El enfoque naturalista no solo debe atribuir
propiedades lógicas e Intencionales a los estados
psicológicos, sino que debe relacionar a estos, con
procesos neurológicos.
Searle, en el Epílogo de su libro (1983) ofrece un
enfoque de la relación mete-cuerpo, compatible con su
teoría naturalista de la Intencionalidad. Contrasta él su
teoría con otras dos tradicionales, el interaccionismo y la
teoría de la identidad.
El interaccionismo mantiene que los estados mentales
son causados por eventos neurales.
La teoría de la identidad sostiene que los estados
mentales y los estados físicos son la misma cosa bajo, en dos
contextos diferentes de descripción, por lo que uno no pude
ser causa del otro.
Para Searle, es posible abarcar las dos cosas: los estados
mentales son tanto efecto como causa y son resultado de los
estados físicos. Para entender esto, otra vez, hay que cambiar
la idea predominante de causalidad.
Searle considera a la mente y los estados mentales
como estados biológicos de alto nivel en el organismo.
Su tesis es que “dos fenómenos pueden relacionarse tanto
como causa o como efecto, toda vez que se encuentren en
diferentes niveles de descripción”.
De manera que, por ejemplo, la sed, como un estado
mental, es causado y tiene efecto, debido a ciertos eventos
neuronales, que probablemente ocurren en el hipotálamo.
No obstante, hay dos criterios de causalidad tradicionales
que viola esta teoría:
1. La causa debe preceder al efecto.
2. La causa debe ser independiente del efecto.
BIBLIOGRAFÍA :
David L. Thompson (1985)
Intentionality and Causality in John Searle
Philosophy, Memorial University
John Searle (1983) Intentionality
Cambridge University Press

En caso de citar este documento por
favor utiliza la siguiente referencia:

Vargas-Mendoza, J. E. (2007) Intencionalidad
y causalidad: John Searle. México:
Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C. En
http://www.conductitlan.net/john_searle.ppt
Descargar

Intencionalidad y Causalidad John Searle