CLAVES BÍBLICAS PARA
MANTENERSE FIRME
“…porque haciendo estas
cosas no caeréis jamás” (II
Pedro 1:10c)
Pastor Jesiel Carvajal V.
OCASIÓN DE LA SEGUNDA
EPÍSTOLA DE SAN PEDRO
• Pedro fue escrita para animar a los cristianos frente a la
persecución que les amenazaba. II Pedro y Judas fueron
escritas para enfrentar otro problema, el de falsos profetas y
falsos maestros (II Pe 2:2 y Judas 2:4).
• Se cree que ambas cartas fueron escritas en los últimos
años de la vida de San Pedro (65-68 d.C.) y, como se
mencionó arriba, se cree también que Pedro adaptó una
buena parte de Judas para sus lectores. Tradicionalmente
se ha creído que Pedro pasó sus últimos años en Roma,
escribiendo ambas cartas de esta ciudad.
• Los destinatarios de las dos no son claramente
identificados. Aunque sus cartas tratan un problema muy
específico, parece que esta falsa doctrina amenazaba a la
iglesia entera. Por esta razón estas dos cartas son también
"generales" en cuanto a su destino.
DETALLES INTRODUCTORIOS
REVELADORES
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
El autor se define como “siervo” y “apóstol” de Jesucristo” (1:1ª)
Δούλος=Esclavo de Jesucristo. Este es un título de alta estima, no es
humillante.…
Απόστολος=Enviado de Jesucristo con una misión especial.
Todos los creyentes tenemos una vocación de esclavos o sirvientes de
Cristo…¡y todo por amor! (1:b) El cristiano pertenece de forma inalienable a
Dios. Implica estar siempre dispuesto a hacer lo que Él manda.
Todos los cristianos tenemos una misión apostólica en el sentido de tener el
mandato de ir a sitios en que el amor de Cristo no ha sido proclamado.
La carta está dirigida a “los que alcanzado , por la justicia de nuestro Dios y
Salvador Jesucristo…una fe preciosa” (1:1c)
La salvación que predica el cristianismo tiene este solo fundamento: hemos
alcanzado salvación por el sacrificio de Cristo que nos justifica ante el Padre
Celestial
Gracia y paz sean multiplicadas en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor
Jesús.
επιϪνωσει=Pleno conocimiento. El conocimiento de Jesucristo es la ciencia
principal de la vida. El conocimiento de Jesucristo otorga la gracia que el ser
humano necesita y la paz que sus corazones anhelan.
No basta con tener la salvación, hay que crecer en el conocimiento de Dios y
de la salvación.
LA TRIPLE REVELACIÓN DE CRISTO EN I PEDRO 1:1-4
CRISTO DE PODER
• 1:3ª,b
• Por el divino poder de Cristo hemos recibido todas las
cosas que pertenecen a la vida y a la piedad.
• Vida=Se refiere a la vida con propósito, vida plena, una
vida que va más allá de nacer, crecer, reproducirse y
morir. Por el poder de Cristo en nosotros podemos
trascender y dejar un legado.
• Piedad=Naturaleza emotiva, amable y condescendiente.
Suave, cordial, sagaz.
• En el original piedad es “Eusebia” cuyo significado es
“religión práctica”
• Por el poder de Cristo podemos vivir una vida con
propósito, victoriosa pero a la vez cargada de
amabilidad y cordialidad.
• Todas estas gracias las hemos recibido por el poder de
Dios.
CRISTO DE LAS GRANDIOSAS Y
PRECIOSAS PROMESAS
• 1:3c,4ª
• Cristo nos llamó por su gloria y excelencia.
• Claro, un Cristo Glorioso y Excelente nos
llama….no debemos ser diferentes a él…quiere
que hagamos todo para su gloria a través de la
excelencia…la mediocridad no debe tener lugar
en la vida de un hijo o hija de Dios.
• Nos ha dado preciosas y grandísimas
promesas. El problema es que a veces vivimos
a vida cristiana sin creer las promesas de
Dios…¡creemos más las propagandas del
mercado que las promesas de Dios!
• II Corintios 1:20
CRISTO QUE NOS HACE PARTÍCIPES DE
SU NATURALEZA DIVINA
• 1:4c
• Creyendo en las promesas de Dios llegamos a
participar de su naturaleza divina.
• No somos dioses, pero tenemos el Espíritu
Santo de Dios en nosotros.
• El ser humano tiene en sí mismo la posibilidad
de participar de la naturaleza de Dios, pero
solamente en Jesucristo ese destino se realiza,
y solamente en El esa potencialidad se hace
realidad.
• Pero para lo anterior debemos escapar de la
corrupción del mundo…la misma que viene por
la concupiscencia.
CONCLUSIONES DEL PRIMER
MENSAJE DE LA SERIE
•
•
•
•
•
•
•
•
Todos los creyentes tenemos una vocación de esclavos o sirvientes de
Cristo…¡y todo por amor! (1:b) El cristiano pertenece de forma inalienable a
Dios. Implica estar siempre dispuesto a hacer lo que Él manda.
Todos los cristianos tenemos una misión apostólica en el sentido de tener el
mandato de ir a sitios en que el amor de Cristo no ha sido proclamado.
La salvación que predica el cristianismo tiene este solo fundamento: hemos
alcanzado salvación por el sacrificio de Cristo que nos justifica ante el Padre
Celestial.
No basta con tener la salvación, hay que crecer en el conocimiento de Dios y de
la salvación.
Por el poder de Cristo podemos vivir una vida con propósito, victoriosa pero a la
vez cargada de amabilidad y cordialidad. ¡Esta es la espiritualidad que se
promueve en el Reino de Dios!
Claro, un Cristo Glorioso y Excelente nos llama….no debemos ser diferentes a
él…quiere que hagamos todo para su gloria a través de la excelencia…la
mediocridad no debe tener lugar en la vida de un hijo o hija de Dios.
Nos ha dado preciosas y grandísimas promesas. El problema es que a veces
vivimos a vida cristiana sin creer las promesas de Dios…¡creemos más las
propagandas del mercado que las promesas de Dios!
La serie continúa la próxima semana.
Descargar

PARTICIPANTES DE LA NATURALEZA DIVINA