Violencia y pandillas juveniles
Guillermo Dávalos Vela
Enero 2015
Violencia y pandillas juveniles
Estado de situación de la violencia juvenil, las
pandillas juveniles y estrategias de
intervención
 Incidencia de la violencia juvenil y los
niveles de inseguridad ciudadana
 Magnitud y características de las pandillas
juveniles
 Estrategias de intervención frente a la
violencia juvenil y las pandillas juveniles
Incidencia de la violencia juvenil y los niveles de
inseguridad ciudadana



La violencia desde y hacia los jóvenes tiene múltiples formas de
expresión, que incluyen la violencia autoinfligida, la violencia
interpersonal y la violencia colectiva.
La violencia se nutre de diversas formas de exclusión social y
simbólica en la juventud, como la desigualdad de oportunidades, la
falta de acceso al empleo, la desafiliación institucional, las brechas
entre el consumo simbólico y el consumo material, la segregación
territorial, la ausencia de espacios públicos de participación social y
política y el aumento de la informalidad.
Aún cuando resulta muy difícil medir las formas de violencia, las
tasas de mortalidad juvenil por causas violentas constituyen un
indicador claro y comparable entre países. Al respecto, las cifras
muestran que la incidencia de la violencia entre las causas de muerte
de los jóvenes está aumentando y tiene un marcado sesgo de
género, ya que las tasas de mortalidad por homicidio, accidente de
tránsito y suicidio de los hombres jóvenes duplican ampliamente las
de las mujeres.
Incidencia de la violencia juvenil en los niveles de
inseguridad ciudadana

Una de las dimensiones de la violencia es la percepción de inseguridad que hace referencia a
la sensación de temor de las personas a la victimización y en el caso de las 4 ciudades
principales de Bolivia si bien la distribución de la victimización por sexo es equilibrada, en
cuanto a las características de edad de las víctimas muestra que la mayor parte de los
hechos delictivos y de violencia son cometidos contra jóvenes puesto que el 20% son
menores de 20 años, el 45% se encuentra entre los 25 a 49 años y el 13% tiene más de 50
años.

Por otra parte, la actividad delictiva y el ejercicio de la violencia son fenómenos
eminentemente masculinos, ya que en el 86% de los casos los delincuentes fueron
identificados como hombres. En cuanto a las edades de los agresores 3 de cada 10 delincuentes o agresores tiene entre 15 a 19 años de edad; 4 serían personas de 20 a 30 años de
edad y 3 mayores de 30 años. Aunque se han identificado a personas menores de 15 años
su participación es relativamente baja en las actividades delictivas y de violencia.

En resumen la actividad delictiva y de violencia es mayoritariamente un fenómeno de grupos
jóvenes, puesto que la mayoría de los hechos están siendo cometidos por menores de 30
años, contra la población también menor de 30 años.

Por otra parte las y los ciudadanos atribuyen la violencia e inseguridad a la presencia de las
denominadas “pandillas juveniles” integradas por adolescentes y jóvenes entre 12 y 25 años
de edad.
Datos de la Encuesta de Victimización del Observatorio Nacional de Seguridad Ciudadana (EVIC-2011 del ONSC),
El transfondo de la violencia e inseguridad
Peso demográfico, pobreza y exclusión de la población juvenil
Cerca al 48% son
menores de 17 años.
De cada 100 niñ@s y
adolescentes, 70 residen
en áreas urbanas
y 30 en áreas rurales.
Gráfico 3
Bolivia: Población en extrema Pobreza
por grupos de edad - En porcentajes
65 y más
11,5
51 a 64
11,9
25 a 50
Además del peso
demográfico,la infancia,
la niñez y la
adolescencia duplican en
incidencia de pobreza
extrema a los grupos de
jóvenes, adultos y adultos
mayores.
18 a 24
14 a 17
12,8
12,3
20,4
6 a 13
0a5
24,5
23
El transfondo de la violencia e inseguridad
Exclusión del derecho a la educación de las y los adolescentes
A mayores niveles de
pobreza, mayor inserción
temprana al mercado
laboral y por tanto, mayor
exclusión del derecho a la
educación, reproduciendo
el círculo vicioso de pobreza
e inequidad.
Gráfico 8
Trabajo de adolescentes y cobertura
de educcion secundaria según
pobreza
68%
32%
Más Pobre
80%
75%
25%
Quintil de 2-4
20%
Más rico
Cobertura neta de educación secundaria
Incidencia de trabajo
El transfondo de la violencia e inseguridad
Invisibilización y control de las y los adolescentes

Además de la condición de exclusión económica y social de la niñez y
adolescencia, se constata una cierta exclusión histórica y socio cultural, junto
a la exclusión desde el punto de vista del ejercicio de los derechos
ciudadanos.

Como se sabe la niñez y adolescencia no constituyen categorías ontológicas,
siendo por el contrario el resultado de un complejo proceso de
construcción social que las “descubre” en la conciencia colectiva en una
determinada época histórica de desarrollo de la humanidad.

Es descubierta no tanto por sus propias particularidades, sino por sus
“limitaciones” y “carencias” con relación a los adultos, y por otro lado, se
puede decir que en buena parte de Bolivia el “descubrimiento” pleno de la
niñez y la adolescencia como categorías distintas del adulto aún no es parte
del reconocimiento y la conciencia colectiva.

La historia de la niñez y adolescencia es la historia de su “invisibilización” y de
su control, aspectos que configuran una evidente exclusión histórica y socio
cultural de estos grupos generacionales.
Magnitud y características de las pandillas juveniles
Diferentes Formas de Asociacionismo Juvenil
Asociaciones de
Jóvenes
Tribus Urbanas
Pandillas
Maras
Crimen organizado
Definición
Compuesta
Grupos de jóvenes que se
Jóvenes
agrupan para conseguir
determinados fines, que no
tienen que ver con actividades
ilegales.
Agrupaciones de personas con
estilos personalizados.
Generalmente
jóvenes
Agrupaciones de jóvenes con
un claro componente
identitario y territorial.
Jóvenes
Las maras, tienen un carácter
más transnacional que las
pandillas, pues son el resultado
de procesos migratorios hacia y
desde los Estados Unidos.
Organizaciones de adultos en
las cuales el componente
territorial y el componente
identitario juegan un papel
menor. Se caracteriza porque
su finalidad principal es la
comisión de delitos.
Identificación
A través de actividades sobre un gusto
compartido.
A través de estilos. Se puede
pertenecer sucesivamente a varios
estilos. Tienen signos exteriores, que
actúan como “mapas mentales” para
orientarse en la interacción cotidiana
con otros jóvenes.
A través de barrio, en el que
encuentran no sólo protección sino un
entramado de códigos que les dotan
de una identidad.
Jóvenes salvadoreños que
A través de tatuajes, ritos
huían al norte para
iniciación y grafitis.
escapar de la violencia
de su país.
Adultos
de
No tienen características identitarias
específicas.
Magnitud y características de las pandillas juveniles



De la descripción anterior, es fundamental diferenciar las agrupaciones que generan
violencia genuinamente juvenil de la de tipo instrumental, esta última refiere al hecho
de que el protagonismo de los jóvenes como victimarios y víctimas procede de un tipo
de violencia y criminalidad originada y dirigida desde el mundo adulto, sobresaliendo al
respecto el sicariato juvenil vinculado al crimen organizado y el narcotráfico.
Las pandillas han adquirido diverso grado de estructuración y nocividad distinguiéndose
básicamente aquellas que reflejan la tendencia de la población joven a formar grupos
con sus pares por afinidades socio culturales, de control barrial o escolar, como una
forma de satisfacer sus necesidades gregarias de búsqueda de identidad como
adolescentes y jóvenes o compensan disfunciones familiares y que si bien presentan
cierto grado de riesgo y violencia pero no se centran sobre la actividad violenta o
delincuencial, contando con estructuras flexibles, pudiendo los miembros de la pandilla
apartarse de ella sin demasiado costo. Este tipo de pandillas juveniles son de larga data
en América Latina y por los datos recolectados es la que predomina ampliamente en
nuestro medio.
A diferencia de las pandillas descritas anteriormente, las denominadas “maras”con
presencia sobre todo en El Salvador, Guatemala, Nicaragua y los territorios
estadounidenses con alta migración de jóvenes centroamericanos, presentan un
notable grado de nocividad al estar asociadas al ejercicio de la violencia o la actividad
delictiva, relacionada frecuentemente al tráfico de drogas ilícitas o bien al control y la
extorsión barrial y sus estructuras absorben de manera casi completa a los que las
integran, presentando un riesgo apreciable el abandono de la pandilla por decisión
propia por su rigidez estructural y simbólica.
Magnitud y características de las pandillas juveniles





¿Pero que son las llamadas pandillas juvenil?
Las pandillas representan el esfuerzo espontáneo de niños, niñas, adolescentes y
jóvenes por crear, donde no lo hay, un espacio en la sociedad
(fundamentalmente urbano) que sea adecuado a sus necesidades y en el cual
puedan ejercer los derechos que la familia, el Estado y la comunidad les han
vulnerado.
Las pandillas son el resultado de los altos niveles de inequidad y la exclusión
(más que de la pobreza) asociada a la falta de oportunidades, las pandillas
buscan satisfacer sus derechos a la supervivencia, protección y participación,
organizándose sin supervisión y desarrollando sus propias normas y criterios de
membresía, afianzando una territorialidad y una simbología que otorgue sentido
a la pertenencia grupal.
Paradojalmente, esta búsqueda de ejercer ciudadanía es, en muchos casos,
violatoria de los derechos propios y ajenos, generando violencia y crimen en un
círculo que retroalimenta y perpetúa la exclusión de la que provienen. Por ello,
las pandillas no pueden revertir la situación que les dio origen.
Siendo un fenómeno predominantemente masculino, las mujeres que se
integran a las pandillas sufren con mayor intensidad las brechas de género y las
inequidades propias de la cultura dominante.
Magnitud y características de las pandillas juveniles

De acuerdo a los datos proporcionados por la Dirección Nacional de
la FELCC, entre 2011 y 2013 se ha registrado un total de 762
pandillas juveniles en las ciudades capitales de departamento (excepto
Trinidad) y El Alto cuya distribución se describe en el Gráfico 1. En la
ciudad de La Paz (zona central y zona sud) se encuentra el 34% de las
pandillas; en Santa Cruz el 22% y en Cochabamba el 14%. En Oruro y
El Alto, se encuentra algo más del 17% de estas agrupaciones. La
población masculina representa el 79% y la femenina el 21%.
Magnitud y características de las pandillas juveniles




Los considerables niveles de presencia de “pandillas” además de ser el
resultado de los altos niveles de inequidad y exclusión social esta asociada
a la expansión de las comunicaciones, que al llevar a los hogares mas
humildes las imágenes sobre como viven los ricos y famosos, está
produciendo una crisis de expectativas insatisfechas particularmente en los
jóvenes, que se traducen en cada vez mas frustración, y cada vez mas
violencia.
A ello se suman los elevados niveles de disfuncionalidad familiar que afecta
tanto a los hogares pobres como a los de ingresos altos, sumado a los
escasos espacios de socialización saludables, de oportunidades de
participación y uso adecuado del tiempo libre se traducen en el incremento
de las agrupaciones denominadas pandillas o camarillas juveniles.
Cabe añadir la elevada y persistente incidencia del consumo de alcohol, el
incremento en alrededor de cuatro veces en la prevalencia del consumo de
marihuana, al igual que de clorhidrato de cocaína, de pasta base y la
categoría consignada como “cualquier droga”.
El aumento de las expectativas y la disminución de las oportunidades para
los sectores de menor educación está llevando a que progresivamente más
jóvenes, armados y desinhibidos por la droga, estén “saltando muros" para
adentrarse en zonas comerciales y residenciales y asaltar a cualquiera que
parezca bien vestido o lleve algún objeto de valor.
Estrategias de intervención frente a la violencia y las
pandillas juveniles
“Mano dura”, Estrategia Reactiva de Intervención
 A partir de 2003, los gobiernos centroamericanos empezaron a responder a la
violencia de las pandillas juveniles con lo que los políticos denominan “mano dura”, es
decir, con estrategias policiales altamente represivas que incluyeron detenciones
masivas de jóvenes por el simple delito de pertenecer a pandillas, relajación de los
criterios probatorios y duras condenas de prisión. Estas estrategias gubernamentales
se debieron a una combinación de factores. Los niveles crecientes de violencia en El
Salvador, Guatemala y Honduras, y la cobertura mediática en ocasiones
sensacionalista de dicha violencia, intensificaron el sentimiento de inseguridad que
muchos ciudadanos centroamericanos esperaban que resolviera su gobierno.
 El entendimiento simplista de la naturaleza de las pandillas juveniles y la tendencia a
atribuir a las pandillas—con frecuencia sin pruebas—la responsabilidad por la mayoría
de los crímenes y la violencia en la región, también aumentaron la presión para la
adopción de políticas de mano dura.
 En parte como respuesta a las tácticas indiscriminadas y represivas empleadas por la
policía, estas pandillas se están volviendo más organizadas y violentas, y están
recurriendo a nuevas formas de conducta criminal. Algunas pandillas, que consistían
principalmente en grupos de barrios que se disputaban el territorio con bandas
rivales, se han vuelto más violentas y están implicadas con frecuencia en la extorsión
a residentes, negocios y operadores de transporte público, así como en el tráfico de
drogas dentro de su barrio.
Estrategias de intervención frente a la violencia y las
pandillas juveniles
Estrategias preventivo educativas

En la región latinoamericana se han establecido diversos enfoques de
prevención de la violencia juvenil. Entre ellos se encuentran el enfoque de
riesgo, el de seguridad ciudadana, el de la teoría del tratamiento de conflictos y
el enfoque de derechos. Mediante diferentes líneas de acción dirigidas a reducir
la violencia juvenil, estos modelos de prevención se orientan a reforzar los
factores de protección y las fortalezas de adolescentes y jóvenes

Dos puntos parecen centrales en las políticas dirigidas a la juventud: el abordaje
integral por parte de las instituciones gubernamentales y las políticas que
respalden y articulen las iniciativas provenientes de instituciones
gubernamentales y no gubernamentales.

En este marco las intervenciones de carácter preventivo de la violencia
juvenil se focalizan prioritariamente en las familias y en el espacio educativo.
En el ámbito familiar se verifican programas de terapia funcional, de terapia
multisistémica, de entrenamiento en habilidades parentales o aquellos
programas que apoyan el bienestar económico-social de la familia

Panorama Social de América Latina del 2008 de la CEPAL
Estrategias de intervención frente a la violencia y las
pandillas juveniles

El enfoque de los programas de terapia familiar funcional se basa en el concepto
que los problemas que vive un integrante de la familia pueden tener su origen y
además resolverse dentro del sistema familiar que le es particular, incentivando
mecanismos de reforzamiento tales como mejoramiento de la comunicación,
habilidades de resolución de conflictos, entre otras

Por su lado, el enfoque de intervenciones de terapia multisistémica se centra en el
niño o adolescente y su familia como eje central del trabajo, pero que busca
responder a problemas y necesidades relacionadas con los diferentes contextos de
desarrollo del niño, adolescente o joven, concebidos como sujetos interconectados
con una red en contextos familiares y extra familia, siendo la intervención
usualmente necesaria en interacción con diferentes contextos sociales

Por otra parte, los programas de entrenamiento en habilidades parentales están
generalmente asociadas a las denominadas “escuelas de padres”, las que con
intervenciones tempranas buscan que las madres y padres adquieran competencia
para el manejo de problemas conductuales, evitando que se vuelven crónicos y
permitiendo establecer buenas relaciones con los hijos e hijas y facilitando que
estos aprendan a controlar conductas impulsivas o agresivas, contribuyendo de este
modo a reducir problemas de conducta fuera del grupo familiar.
Estrategias de intervención frente a la violencia y las
pandillas juveniles



En esta misma línea o de manera complementaria se ubican los programas
que apoyan el bienestar económico-social de la familia, los que consideran
que familias de bajo nivel de ingresos viven en condiciones de mayor
vulnerabilidad social.
En cuanto a las intervenciones centradas en ámbitos ajenos a la familia, se
privilegia la escuela en tanto la institución más relevante después de la
familia en el desarrollo de las generaciones jóvenes, y a la vez porque
presenta oportunidades significativas para intervenciones preventivas
tempranas, puesto que varios estudios establecen una relación entre
problemas conductuales expresados al interior de la escuela y la
delincuencia fuera de esta.
En el ámbito escolar, las intervenciones más efectivas son aquellas que
promueven la asistencia a la escuela e incentivan el logro escolar mediante
programas de tutorías para guiar y abordar a niños y jóvenes en situación de
riesgo con tutores voluntarios, debidamente supervisados que buscan
desarrollar la vocación deportiva, social y artística de las personas bajo su
tutoría, los mismos que tienen un efecto sobre la reducción de conductas
de riesgo de los adolescentes relacionadas con la agresión, drogas y la
delincuencia.
Estrategias de intervención frente a la violencia y las
pandillas juveniles


Asegurar la permanencia en la educación secundaria, orientándola a los
requerimientos del desarrollo bajo el enfoque de la empleabilidad, es la
prioridad de las prioridades para enfrentar los tres retos principales:
superar los altos niveles de exclusión escolar, generar oportunidades para
algo más de un tercio de adolescentes que no trabajan ni estudian y
disminuir los altos niveles de desocupación de adolescentes y jóvenes.
Los programas de “jornada alterna a la escuela” son también intervenciones
fuera del ámbito familiar que agrupan una serie de modalidades uni o
multimodales que apuntan a brindar atención y cuidado a niños y
adolescentes en jornadas complementarias al horario escolar, debido a que
las madres y los padres trabajan. Los énfasis de estos programas pueden ser
distintos: poner a los niños y adolescentes bajo supervisión adulta porque
los padres están impedidos de hacerlo, brindar posibilidades para mejorar
el rendimiento escolar, o para mejorar su autoestima a través del desarrollo
de habilidades artísticas y socio culturales, desarrollo del carácter y de
relaciones positivas con sus compañeros reduciendo conductas de riesgo
asociadas al delito
Estrategias de intervención frente a la violencia y las
pandillas juveniles
Estrategias de seguridad ciudadana

Avanzar hacia una política pública integral de seguridad ciudadana implica
superar la visión reduccionista que asocia seguridad ciudadana únicamente con
incremento de efectivos policiales e incremento de acciones represivas.

Asumir la seguridad ciudadana bajo el enfoque de la construcción de ciudades
seguras liderizada por los Gobiernos Municipales que articule a los actores
institucionales público – privados con los actores sociales

Revertir la desigualdad, la exclusión social y la segregación socio urbana
adoptando políticas públicas de integración e inclusión social bajo el enfoque
del desarrollo humano sostenible
 Construir una ciudadanía participativa, es el reto para superar la exclusión e
inequidad y por tanto los altos niveles de conflictividad y violencia, fomentando la
responsabilidad ciudadana a través de la deconcentración de los Consejos
Municipales de Seguridad Ciudadana a nivel distrital.
 Crear la policía municipal comunitaria bajo un enfoque eminentemente
preventivo y de contención articulada con las organizaciones vecinales y la
policía nacional. (Art. 302 Inc. I Num. 36. de la CPE- Guardia Municipal)
Estrategias de intervención frente a la violencia y las
pandillas juveniles





Instaurar instancias cooperativas de resolución de conflictos, porque el conflicto es
parte de todas las relaciones humanas, y una sociedad que quiera acabar con el
conflicto será una sociedad opresora. El problema, por tanto no es el conflicto, el
problema es el uso de la violencia como la forma cotidiana de resolución de conflictos
(Art.299 Inc. 6 de la CPE).
Incorporar en los medios de comunicación el sentido de responsabilidad social, es
probablemente uno de los mayores desafíos puesto que están comprobados los
efectos circulares que derivan de la información difundida por los medios de
comunicación masiva, en la medida que estos construyen percepciones de la realidad
que se instalan en la sociedad.
El empadronamiento de todos los centros de expendio de bebidas alcohólicas y la
declaratoria de una pausa en la apertura de nuevos centros entretanto se ordene el
funcionamiento de los existentes.
Declarar un verdadero combate orientado a la eliminación de las redes de micro
tráfico de drogas y armas de fuego, y desarrollar programas de prevención del UID y la
rehabilitación de adicciones incluido el alcoholismo.
Implementar la política de justicia penal juvenil garantista sobre la base de la
responsabilidad penal diferenciada para adolescentes de 14 a 18 años es de vital
importancia, aplicando el catálogo de medidas no privativas de libertad e
implementando centros de privación de libertad bajo un enfoque reahabilitador y socio
educativo.
Descargar

Violencia juvenil y pandillas juveniles