Hacia el XIII del Tiempo Ordinario
HACIA EL DOMINGO XII DEL TIEMPO ORDINARIO
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 24 al Domingo 30 de junio de 2013
Hacia el Domingo XIII del Tiempo Ordinario
Orar en el Corazón del Mundo: para que prevalezca entre los
pueblos una cultura de diálogo, de escucha y de respeto recíproco.
 Una manera de orar en la ciudad (5/5)
Orar en la Casa
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Lucas
Capítulo 9, versículos 51 al 62
“Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevación al cielo,
Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén y envió
mensajeros delante de él. Ellos partieron y entraron en un pueblo de
Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron porque
se dirigía a Jerusalén. Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron
esto, le dijeron: «Señor, ¿quieres que mandemos caer fuego del cielo
para consumirlos?». Pero él se dio vuelta y los reprendió. Y se fueron
a otro pueblo. Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: «¡Te
seguiré adonde vayas!». Jesús le respondió: «Los zorros tienen sus
cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene
dónde reclinar la cabeza».
2
Y dijo a otro: «Sígueme». El respondió: «Permíteme que vaya
primero a enterrar a mi padre». Pero Jesús le respondió: «Deja que
los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de
Dios». Otro le dijo: «Te seguiré, Señor, pero permíteme antes
despedirme de los míos». Jesús le respondió: «El que ha puesto la
mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de
Dios».
3
LUN 24
MAR 25
No sin nosotros
No sin él
Aun cuando Jesús toma solo y con valor la decisión de ir
a Jerusalén, no camina en solitario. Envía mensajeros
delante de él. Sus discípulos siguen caminando con él.
Jesús elige libremente vivir su misión “no sin nosotros”.
Juan Bautista, que lo bautizó y cuyo nacimiento
festejamos hoy, sabe algo de esto: Jesús no quiso
comenzar su misión sin antes recibir el bautismo de él.
Jesús, tú elegiste caminar con nosotros desde el principio
hasta el fin; bendito seas.
Los mensajeros son enviados “delante de él”. ¿Cuál es su
misión? Preparar la venida de Jesús. ¿Cómo expresar
mejor que nada puede hacerse “sin que pase por él”?
Ningún itinerario puede trazarse sin que se convierta un
día en el camino de Jesús. Jesús, tú das sentido a nuestra
vida; bendito seas.
4
5
MIÉ 26
JUE 27
No sin ellos
Siempre habrá gente que se rehúse a recibir a Jesús, sea
en Samaria o en otras partes de la tierra. Y todas las
veces, Jesús se rehúsa a hacerlos morir. El fuego del cielo
no caerá sobre ellos. ¿Cómo expresar mejor que Jesús
siempre conserva la esperanza y nos pide no imaginar un
mundo –una iglesia- “sin ellos”? Jesús, tú no quieres la
muerte de nadie; bendito seas.
6
Pero sin casa
A aquellos que, con pasión entusiasta, tienen un vivo
deseo de seguir a Jesús adondequiera que vaya, Jesús
revela su identidad de persona sin domicilio fijo. Ponerse
en seguimiento de Jesús no instala al discípulo
cómodamente en la casa-iglesia. Muy por el contrario,
seguir a Cristo nos pone a la deriva. Seguir a Cristo hace
caminar, empujar los horizontes y atravesar todas las
fronteras. Oh, Cristo, el mundo es tu casa; bendito seas.
7
VIE 28
SÁB 29
Pero sin la muerte
Para aquel a quien Jesús llama a seguirlo y que,
legítimamente, pide ir primero a enterrar a su padre, la
respuesta de Jesús es azotadora, sorprendente e incluso
perturbadora. Pero en realidad, para quien es llamado a
caminar en seguimiento de aquel que es “el camino, la
verdad y la vida”, la muerte ya no existe – ya está muerta,
no tiene poder sobre él. El anuncio del reino de Dios
vuelve el universo entero hacia el reino de Aquel que Vive.
La vida llama al a vida. Oh Cristo, la vida contigo, El que
Vive, supera a la muerte; bendito seas.
Pero sin adiós
A otro que desea seguirlo, Jesús no autoriza ningún adiós
a la gente de su casa. El reino de Dios nos vuelve hacia el
futuro. Arrastra todo a su paso. Nos hace perderlo todo
para ganarlo todo. Hace que lo primero sea lo último y
pone en primer plano lo que se consideraba nulo y sin
valor. La alegría del Reino revierte el orden de las cosas.
Oh, Cristo, tu venida nos vuelve hacia el Padre; bendito
seas.
9
8
DOM 30
Libres para el Reino de Dios
Orar en el Corazón del Mundo
Este evangelio nos da un soplo. Un soplo de gran libertad para
enfrentar la vida tal como es y no como con frecuencia tendemos a
soñarla. Jesús sabe que va a ser arrancado del mundo pero no
escapa. Se enfrentará victoriosamente a las fuerzas del mundo que
van a desencadenarse en contra suya. Nada detendrá su carrera de
amor: su amor hacia nosotros se mostrará más fuerte. Esta libertad
que da el amor es contagiosa. Cualquiera que desee seguir a Jesús
pone sus pases tras los suyos, está invitado a entrar poco a poco en
una libertad renovada por el Reino de Dios. Que nuestra manera de
ir a misa este domingo dé testimonio de esta gran libertad de amor.
Volvámonos cada vez más libres por el Reino.
10
Oremos para que prevalezca entre los
pueblos una cultura de diálogo, de escucha y
de respeto recíproco.
11
Una manera de orar
en la ciudad (5/5)
ORAR EN LA CASA
Calle, bulevar, avenida, plaza, glorieta, ciclopista, carril de
autobús… La circulación conoce arterias muy distintas en
las ciudades. Todo está pensado para un desplazamiento lo
más fluido posible, en el respeto y la seguridad de todos.
Al observar esta circulación, volvámonos hacia el Espíritu
Santo para que él siga moviéndonos a unos y otros en
dirección al Reino de Dios.
El evangelio de este domingo nos invita a orar para que
todos podamos responder libremente a nuestra vocación.
El Señor nos llama a todos a seguirlo, y a cualquier edad.
Las maneras de responderle son tan diferentes que es
bueno mantener en nuestra oración a nuestros parientes y
amigos, vecinos y colegas, para que todos tengamos la
audacia de seguir lo que el Espíritu nos sugiera.
12
13
ORAR EN LA CASA
Concretamente, en la noche, tomemos tiempo para
evocar a las personas, pidiendo a Jesús que renueve su
fervor de seguirlo, sea en su profesión, su búsqueda de
empleo, su familia, su búsqueda de amigos, etc.
14
“¿Quieres que mandemos
caer fuego del cielo para
consumirlos?”
San Lucas 9, 54
15
Nunca ha sido fácil vivir apaciblemente un rechazo. Y
mucho menos cuando lo que se pide es un recibimiento
sencillo y gratuito, y vemos rechazo a causa de opiniones
religiosas diferentes. La reacción de los discípulos de Jesús
es entonces muy natural. Si una ciudad de Samaritanos se
rehúsa a recibirlos bajo el simple pretexto de que van a
Jerusalén, la capital religiosa rival de Samaria, ¿cómo no
pensar en una sanción al respecto? Incluso
cuadradamente en la destrucción de la ciudad.
Todas las historias de nuestros países, incluso
recientemente, tienen sus episodios sombríos de
rivalidades y odios entre ciudades, pueblos o religiones.
Jesús no entrará en este juego de disputas y violencia sin
fin. Se atreve a romper con todos los impulsos de
destrucción que pueden habitar el corazón del hombre.
¿Qué hace? Va a otra ciudad y se rehúsa a hacer uso de
su omnipotencia de fuego para destruir la ciudad que
rechazó recibirlo, a él y a sus discípulos. El tiempo de
verano es, sin duda, un buen periodo para entrenarnos
en esta manera de actuar de Jesús.
16
17
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Hacia el Domingo XII del Tiempo Ordinario