EL GRANO DE MOSTAZA
El grano de mostaza
MARIA
Y KRISTINA
6º
KRISTINA
RUNENKO
Maria yestera
CEIP EL MURTAL
6º CURSO
Una
mujer,
deshecha
en
lágrimas, se acercó hasta el
Buda y, con voz angustiada y
entrecortada, le explicó:
Señor, una serpiente venenosa ha picado a
mi hijo y va a morir. Dicen los médicos que
nada puede hacerse ya.
Buena mujer, ve a ese
pueblo cercano y toma un
grano de mostaza negra
de aquella casa en la que
no haya habido ninguna
muerte. Si me lo traes,
curaré a tu hijo
La mujer fue de casa en casa, inquiriendo si
había habido alguna muerte, y comprobó
que no había ni una sola casa donde no se
hubiera producido alguna. Así que no pudo
pedir el grano de mostaza y llevárselo al
Buda.
Al regresar, dijo:
-Señor, no he encontrado ni
una sola casa en la que no
hubiera habido alguna muerte.
Y, con infinita ternura, el Buda
dijo:
-¿Te das cuenta, buena
mujer? Es inevitable. Anda, ve
junto a tu hijo y, cuando
muera, entierra su cadáver.
FIN
LOS GRANITOS CRECEN CON
UN BUEN TIEMPO
LOS GRANOS CRECEN Y
SE LLEVAN AL PUEBLO
Jesús propuso esta
otra parábola a la
gente: El Reino de los
Cielos se parece a un
grano de mostaza que
uno siembra en su
huerta;
Descargar

Diapositiva 1