Vida Antigua
y
Vida Nueva
Pero él, volviéndose,
dijo a Pedro: ¡Quítate
de delante de mí,
Satanás!; me eres
tropiezo, porque no
pones la mira en las
cosas de Dios, sino en
las de los hombres.
De modo que si
alguno está en
Cristo,
nueva
criatura es; las
cosas
viejas
pasaron; he aquí
todas
son
hechas nuevas.
1Si,
pues, habéis resucitado con Cristo,
buscad las cosas de arriba, donde está
Cristo sentado a la diestra de Dios.
2Poned la mira en las cosas de arriba,
no en las de la tierra.
5Haced
morir, pues, lo terrenal en
vosotros: fornicación, impureza, pasiones
desordenadas, malos deseos y avaricia,
que es idolatría;
6cosas por las cuales la ira de Dios viene
sobre los hijos de desobediencia,
15No
améis al mundo, ni las cosas que están en
el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del
Padre no está en él. 16Porque todo lo que hay en
el mundo, los deseos de la carne, los deseos de
los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene
del Padre, sino del mundo. 17Y el mundo pasa, y
sus deseos; pero el que hace la voluntad de
Dios permanece para siempre
porque raíz de todos los
males es el amor al
dinero,
el
cual
codiciando algunos, se
extraviaron de la fe, y
fueron traspasados de
muchos dolores.
Mateo 16:26
Porque
¿qué
aprovechará al
hombre,
si
ganare todo el
mundo,
y
perdiere
su
alma? ¿O qué
recompensa
dará el hombre
por su alma?
Pero Dios le dijo:
Necio, esta noche
vienen a pedirte
tu alma; y lo que
has provisto, ¿de
quién será?
¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad
del mundo es enemistad contra Dios?
Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del
mundo, se constituye enemigo de Dios.
25El
que ama su
vida, la perderá; y
el que aborrece su
vida
en
este
mundo, para vida
eterna la guardará.
Mejor es mi fruto que el oro, y que el oro
refinado; Y mi rédito mejor que la plata
escogida.
19produciré
fruto de labios: Paz, paz al que
está lejos y al cercano, dijo Jehová; y lo
sanaré.
22Mas
el fruto del Espíritu es amor, gozo,
paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
23mansedumbre, templanza; contra tales
cosas no hay ley. 24Pero los que son de
Cristo han crucificado la carne con sus
pasiones y deseos.
Efesios 4:17, 22-24
17Esto,
pues, digo y requiero en el Señor: que ya
no andéis como los otros gentiles, que andan en
la vanidad de su mente,
22En
cuanto a la pasada manera de vivir,
despojaos del viejo hombre, que está viciado
conforme a los deseos engañosos, 23y renovaos en
el espíritu de vuestra mente, 24y vestíos del nuevo
hombre, creado según Dios en la justicia y
santidad de la verdad.
12Vestíos,
pues, como escogidos de Dios,
santos y amados, de entrañable
misericordia,
de
benignidad,
de
humildad,
de
mansedumbre,
de
paciencia;
1Sed,
pues, imitadores de Dios como hijos
amados. 2Y andad en amor, como también
Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por
nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor
fragante.
23Y
les dijo: Vosotros sois de abajo, yo soy
de arriba; vosotros sois de este mundo, yo
no soy de este mundo. 24Por eso os dije que
moriréis en vuestros pecados; porque si no
creéis que yo soy, en vuestros pecados
moriréis.
Vida Antigua
y
Vida Nueva
Descargar

Diapositiva 1