Simón Pedro Arnold
Seminario
de Formadores/as y
animadores/as
de la Vida Religiosa
Ecuatoriana
Ambigüedad del nivel
de conciencia moral
 Presupuesto: el ser humano es ambiguo. Debemos
descubrir, a través del discernimiento, que tenemos
una responsabilidad con la historia.
 Conocer la realidad de las acciones y sus
consecuencias, llamando las cosas por su nombre
con claridad.
 El animador/a propicia un ambiente de confianza
capaz de dejar al descubierto la realidad de los
miembros de la comunidad. Tener claro cada uno de
los niveles de la consciencia moral (criterios,
convicciones y valores comunes) de la comunidad,
aceptarlos y respetarlos. Ayudará tener un
diagnóstico de cómo está la comunidad
 Que el animador esté capacitado para verse a sí
mismo, tomando consciencia de la realidad
mediante la auto-evaluación, reconocimiento de las
propias debilidades para redimirlas.
 Ser acompañado y acompañar: confrontar, motivar,
trabajar, con normas que ayuden a madurar y con
actitud de libertad interior con diálogo, oración,
acompañamiento espiritual…
 Será necesario ir despacio, con una mirada intuitiva y




misericordiosa hacia la realidad concreta para captar
los bloqueos y las etapas de la inconsistencia moral en
la que se encuentra
Crear espacios de formación en procesos, creando
espacios comunitarios de diálogo, revisión de vida,
conocimiento.
Reciprocidad y corresponsabilidad de la comunidad,
que tiene clara la meta: la búsqueda del Reino
Confrontar con el Evangelio, el carisma, el proyecto
comunitario, y tomar las resoluciones y compromisos
para dar el paso a una cierta autonomía adulta.
Buscar ayuda de personas externas especializadas
delante de situaciones muy conflictivas.
 Ser diná[email protected] y [email protected] para generar confianza y
llevar a la transformación, superando las
inconsistencias morales, esto va a requerir tiempo,
dinero, y recursos humanos, psicológicos,
espirituales.
 Desaprender lo aprendido para dar espacios a cosas
nuevas con una conversión permanente, para ser
verdadera servidora.
 Revisar los proyectos de formación permanente
dando importancia a la formación de la conciencia
moral.
Oración: la columna
vertebral del animador/a
 El encuentro con Jesucristo cambia la vida, ayuda a
ver la realidad bajo una luz nueva y diferente, la luz
de la fe. Ser testigos de su gracia. Sentirse redimido/a
 Convicción de que la oración es pilar fundamental de
su vida, pues estamos en las manos de Dios que
modela cada corazón.
 Buscar el silencio como un espacio privilegiado para
la escucha de Dios y redescubrir cada vez el sentido
de la vida
 Priorizar la vida de oración; permitir que fluya la
corresponsabilidad en los demás miembros del
Instituto;
 Contemplar en la vida cotidiana a Dios. Tener una
oración contemplativa en la acción en todo
momento, en la paz y en los contratiempos
 Con la vivencia de proyectos comunitarios y
personales, en corresponsabilidad mutua.
 Centrarse en su función para no caer en el activismo.
Delegar funciones a otras personas; confiar en sus
hermanos y revisión de las actividades
 Priorizar en nuestros proyectos comunitarios la
oración, con perseverancia, fidelidad, autodisciplina,
métodos apropiados…
Algunos espacios:
 La Eucaristía como centro de nuestra vida
 Crecer en la experiencia de la lectio divina.
 Que el equipo de formación sea un equipo de
oración.
 Hacer experiencias de confianza y abandono en Dios.
 Preparar con profundidad la oración de la mañana;
El arte de engendrar y
perder el poder
 Este arte es una opción por el Reino de Dios al estilo
de Jesús, desde lo pequeño y sencillo, desde lo
gratuito e incondicional, el perder para ganar la vida.
 Reencontrarnos con la persona, la misión y la
vocación implica una conversión valiente para
abandonar todo lo que la contradice, es cuestión de
opciones. Prepararse para soltar, perder, dejar, morir
para vivir (“Yo soy la resurrección y la vida… ¿Crees
esto?” Jn. 11,25-26).
 Afianzar la fe, permitir que crezca entre las luces y




sombras, en el silencio y en el bullicio del mundo.
No identificarse con la función de superiora, y sí ser
instrumento en las manos de Dios, poniéndose
totalmente al servicio gratuito y desapareciendo para
permitir que los demás caminen
Tener claro que acompañar es gratuidad,
desprendimiento, convicción de que todo es por
Jesús y el Reino. Despojarnos para que el otro crezca.
La autoridad carismática requiere donarse y
desprenderse para engendrar vida.
Para ser fecunda es necesario la muerte para que la
comunidad surja.
 En la medida que pierdo gano. Aprender a




desaprender a nivel personal y comunitario.
El arte de engendrar para dar vida. Dedicar el tiempo
al bienestar de las personas para dar vida.
Mientras se da totalmente la cosecha es abundante,
porque nuestra vida es entrega permanente.
Libertad en el entregar el poder. No tener miedo a
morir, correr riesgos con audacia prudente.
Capacidad a vivir la soledad y con sencillez,
utilizando los medios más económicos.
Perlas…
 Animador/a doble retrovisor: capta detrás





(reino y evangelio) y adelante (realidad)
Una comunidad de santos y héroes necesita
interperlarse con el Evangelio.
Responsabilidad: responder a la realidad que
ha visto la comunidad.
Superar la cultura del “evitamiento”.
Tus besos, a lo lejos, deciden
No necesito milagros, porque ya he recibido
suficiente gracia.
 Reanimar la esperanza por la capacidad de
admiración
 Somos un “buzón postal” del Espíritu Santo
 Humildad: estar de pie en su propia tierra
 No “alter Christus” sino “sacramento de Cristo”
 Privilegiar el Dios optimista
 Dios no puede vivir sin nosotros, aunque
nosotros vivamos campalmente sin él.
 Oración de la autoridad: contemplación,
obediencia e imitación
 Suplicar es acariciar la mejilla del Padre
 El/a superior/a deberá sufrir solo por animar a la
comunidad.
 El pecado original consiste en el afán de poder
 Criterio de libertad: mi vida nadie me la roba, yo
la entrego.
 La autoridad debe rezar más que el resto de la
comunidad: a solas con su Dios en silencio.
 Si no pueden ir a la montaña todos los días,
siempre se puede entrar en la cueva de la
contemplación.
 El verdadero milagro es la fe
 El papel del/a animador/a es permanecer en la
comunidad , en Jesús y la iglesia, al estilo de
Moisés
 El orante es más poderoso que Dios, cuando es




perseverante.
El/a superior/a debe tener antenas parabólicas
para captar la voz d e los ángeles.
No debe estar encerrado en su mundo: leer, leer,
leer… curiosidad de lo universal, lo local, lo
personal y lo comunitario
Con prudencia audaz y audacia prudente.
El espíritu no es autoridad sino “autorizador”, es
el silencio “que hace hablar”, el “permiso” de
Dios.
 Dios se asombra de la esperanza de la
humanidad y de los carismas.
 Vida carismática: engendrar y perder el poder
 La capacidad de Dios es la pluralidad
carismática.
 “Presidencia”: supera la yuxtaposición de
unidades y vive la unidad como cuerpo. Arte de
hacer y abrir la comunidad (des-ombligar).
 Ni individualismo ni colectivismo:, sino
comunión y apertura como la trinidad.
 Tradición: quien no sabe de dónde viene, no
sabe a dónde va
 Tomar conciencia de que todo lo que hacemos y
decimos tiene consecuencias (sanciones), para





no llevar un estilo de vida infantil.
Confrontarse con el triángulo ético: referente,
normas y arquetipos (conciencia adulta).
Aplicar una pedagogía “progresiva”
Hay que respetar que la Iglesia sea más lenta que
el Espíritu Santo.
El magisterio no decide, confirma…(sentido de
los fieles, escritura, tradición y magisterio que
reconoce…).
Heteronomía: no tiene horizonte ético
constituido
 Tener el coraje de permanecer en la
incertidumbre
 Hay problemas de identidad que están
encubiertos por la ideología religiosa, el
discurso piadoso… desaprender a sacralizar.
 Ni psicología sin moral ni moral sin psicología
 No a la anomía: ni ausencia de normas ni
dificultad para llamar a las cosas por su nombre
 Sí a la heteronomía: se rige por imperativos que
están fuera de ella misma.
 Todos los pecados son redimidos, pero no el
engaño y la mentira
Descargar

El servicio de autoridad en la Vida Religiosa