LA CASA DE BERNARDA ALBA
• La génesis de la obra tuvo su punto de partida en
figuras reales: una tal Frasquita Alba y sus cuatro hijas
(la mayor nacida del primer matrimonio, fea pero rica,
era cortejada por Pepe de la Romilla),
cuya casa era colindante de la que tenían los Lorca en
Valderrubio (Granada). Pero sólo el genio del poeta
pudo crear, a partir de aquéllas, las figuras de Bernarda
y sus hijas. En la obra de García Lorca, Frasquita se
llamará Bernarda, tendrá una hija más y Pepe se
convertirá en El Romano.
• La obra se encuentra estructura en tres actos
que se corresponden con la distribución
tradicional de la acción en presentación,
desarrollo y desenlace.
Acto I: Habitación blanquísima del
interior de la casa de Bernarda
(antesala).
Acto II: Habitación blanca interior de la
casa de Bernarda. Las puertas de la
izquierda dan a los dormitorios.
Acto III: Cuatro paredes blancas
ligeramente azuladas del patio interior
de la casa de Bernarda Alba.
Cada acto nos ofrece una
estructura cíclica:
a) calma inicial
b) sucesión de conflictos
c) violencia final
Bernarda, 60 años.
María Josefa, madre de
Bernarda, 80 años.
Angustias, (hija), 39 años.
La Poncia, 60 años.
Mujer 1
Magdalena, (hija), 30 años.
Criada, 50 años.
Mujer 2
Amelia, (hija), 27 años.
Mendiga, con niña.
Mujer 3
Martirio, (hija), 24 años.
Mujeres de luto.
Mujer 4
Adela, (hija), 20 años.
Muchacha
Elementos expresivos:
Diálogo, apartes, monólogo.
Mujer 2- (Aparte y en voz baja) ¡Mala, más que
mala!
Mujer 3- (Aparte y en voz baja) ¡Lengua de
cuchillo!
Criada: … Suelos barnizados con aceite, alacenas, pedestales,
camas de acero, para que traguemos quina las que vivimos en
las chozas de tierra con un plato y una cuchara. ¡Ojalá que un
día no quedáramos ni uno para contarlo! (Vuelven a sonar las
campanas) Sí, sí, ¡vengan clamores! ¡venga caja con filos
dorados y toallas de seda para llevarla!; ¡que lo mismo estarás
tú que estaré yo! Fastídiate, Antonio María Benavides, tieso con
tu traje de paño y tus botas enterizas. ¡Fastídiate! ¡Ya no
volverás a levantarme las enaguas detrás de la puerta de tu
corral! (Por el fondo, de dos en dos, empiezan a entrar mujeres
de luto con pañuelos grandes, faldas y abanicos negros. Entran
lentamente hasta llenar la escena) (Rompiendo a gritar) ¡Ay
Antonio María Benavides, que ya no verás estas paredes, ni
comerás el pan de esta casa! Yo fui la que más te quiso de las
que te sirvieron. (Tirándose del cabello) ¿Y he de vivir yo
después
de
verte
marchar?
¿Y
he
de
vivir?
(Terminan de entrar las doscientas mujeres y aparece Bernarda y
sus cinco hijas)
Acotaciones escénicas:
Sugerencias en torno a la intención
comunicativa y al tono de voz:
(A voces); (Se dirige furiosa hacia Adela)
Acotaciones escénicas:
A veces las acotaciones sustituyen a la
acción. Así, por ejemplo, no se nos dice
expresamente que Adela se ha ahorcado,
ningún
personaje
pronuncia
esas
palabras; la información viene dada por
dos acotaciones dramáticas:
(Suena un golpe) La Poncia (Se lleva las
manos al cuello)
Acotaciones escénicas:
A veces las acotaciones sustituyen a la
acción. Así, por ejemplo, no se nos dice
expresamente que Adela se ha ahorcado,
ningún
personaje
pronuncia
esas
palabras; la información viene dada por
dos acotaciones dramáticas:
(Suena un golpe) La Poncia (Se lleva las
manos al cuello)
Planteamiento y temática:
Tras la muerte de su segundo marido,
Bernarda Alba impone a sus cinco hijas,
como luto, una larga y rigurosa reclusión.
Se trata de la exageración de una
costumbre real, de una tradición llevada
a extremos increíbles. Ese exceso sitúa la
obra en el plano de lo legendario, de lo
simbólico, del mito.
Planteamiento y temática:
En esa situación extrema los conflictos,
las fuerzas, las pasiones se agrandarán, se
desarrollarán hasta la exasperación.
Catalizador de las fuerzas encerradas en
la casa será la figura de Pepe el Romano,
pretendiente o novio de Angustias, hija
mayor y heredera, pero atraído por la
juventud y belleza de Adela, la menor, y
amado, a su vez, por Martirio.
Frente al autoritarismo y la represión representada
por Bernarda Alba, las hijas encarnarán una gama
de actitudes que van de la más pasiva sumisión,
frustrante, a la rebeldía más abierta.
El Espacio:
• La acción se desarrolla en la casa de
Bernarda Alba, un espacio cerrada. Es el
mundo del luto, del silencio, de la
ocultación, en fin, un espacio propicio para
situaciones límite.
El Espacio:
• Si leemos la acotación que precede al
primer acto, observaremos que “los muros
son gruesos”, ello favorece la
incomunicación entre el mundo de los Alba
y el mundo exterior.
El Espacio:
• La casa es el espacio negativo ("convento",
"presidio", "infierno")
que transmite una atmósfera sofocante;
mientras que el espacio exterior es la vida,
la libertad, lo positivo y lo alegre.
Fuentes
• Power point elaborado por
• Ruth X. Vargas Scuotri
Descargar

LA CASA DE BERNARDA ALBA