EL ROL BÍBLICO DEL
PASTOR
REVOLUCIÓN EN LA
IGLESIA
DONES ESPIRITUALES
“Él mismo dió a unos el ser
apóstoles; a otros, profetas; a otros
evangelistas; y a otros, pastores y
maestros; a fin de perfeccionar a
los santos para desempeñar su
ministerio, para la edificación del
cuerpo de Cristo, hasta que todos
lleguemos a la unidad de la fe y del
conocimiento del Hijo de Dios, a
un estado perfecto, a la madurez de
la plenitud de Cristo.”
Efesios 4:11-13
• Deben permanecer hasta
alcanzar la unidad de la fe.
• Propósito: perfección de los
santos, para la obra del
ministerio, para la edificación
de la iglesia.
• “…a fin de perfeccionar a los
santos para desempeñar su
ministerio.” verso 12
• La descripción bíblica del
pastor es, uno que entrena y
equipa a los miembros para la
obra del ministerio.
No es la obra del
pastor
• Ser el único ganador de
almas.
• Realizar la obra de
ministerio él solo.
• Su labor es entrenar a los
miembros.
Pastor como Entrenador
• “Permita el pastor dedicar más
de su tiempo a educar que a
predicar. Enseñe a la gente
como dar a otros el
conocimiento que ellos han
recibido.” Testimonies, vol. 7,
p. 20.
• “No es el propósito del Señor
que los ministros sean dejados
para realizar la mayor parte del
trabajo de sembrar las semillas
de la verdad.” ibid., p. 21.
• La iglesia se debilita cuando el
pastor es negligente en la función
de entrenar.
• Existe una conección entre la
manera como el pastor gobierna la
iglesia y la espiritualidad de ésta.
• “Dios no ha dado a sus ministros la
obra de establecer correctamente
las iglesias. Tan pronto se realiza
esta obra, aparentemente, debe
realizarse una y otra vez. Los
miembros de iglesia que siempre se
están buscando y atendiendo se
convierten en debiluchos
religiosos.” Testimonies for the
Church, vol 7, p 18
• Algunos piensan que debemos
alimentar la grey primero y luego
evangelizar.
• Esto es contrario al consejo
inspirado.
• Mientras más los cuidemos, mas
débiles espiritualmente se tornan.
• Dios permitió la persecución en
Jerusalem para que los creyentes
se dispersarán y concentrarán en
la misión por su propio bien
espiritual.
• “La fuerza para resistir el mal se
obtiene mediante el servicio
agresivo.” H. A. p. 105.
• Es imposible alimentarse
espiritualmente aparte sin
involucrarse en la ganancia de
almas.
• Nuestras iglesias han sido
nutridas por demasiado tiempo.
• Necesitamos entrenamiento para
la misión.
• El mejor remedio para Laodicea
es que los pastores entrenen a sus
miembros y los coloquen en un
ministerio significativo de
acuerdo a sus dones.
• “La mejor ayuda que podemos dar
a nuestro pueblo es enseñarle a
trabajar para Dios y depender de
Él, no en los ministros,”
Testimonies, vol. 7, p. 18,19.
• “Mientras los miembros de iglesia
no realizen esfuerzos para dar a
otros la ayuda que ellos recibieron,
gran debilidad espiritual será el
resultado.” ibi., pp. 18,19.