LA FINALIDAD DEL
ESTADO
1. EL
BIEN
COMUN
FINALIDAD DEL ESTADO
COMO
•
La causa final del Estado, la principal, es
el bien común.
•
Aristóteles concebía que el orden
jurídico se inspira en el bien común.
• Hay una visión liberal que niega el bien
común a favor de bienes particulares. El
constitucionalismo
norteamericano
(Thomas Jefferson) reconoce el derecho
individual a la búsqueda de ese bien
particular que sólo cada cual conoce).
• Una visión social afirma el bien común
como un bien colectivo que sólo puede
alcanzarse con un mínimo de gestión
estatal, pues no se puede dejar el
bienestar general en manos del mercado.
• Al final todos tienen una parte de la razón
y es que efectivamente el Estado debe
garantizar
libertades
y
búsquedas
individuales del bien.
• Pero complementariamente el Estado
debe suplir los vacíos dejados por la
actividad privada y promover el bienestar
a través de su intervención.
• Este concepto es presentado por Santo
Tomas de Aquino, expresando respecto a
la esencia de la ley que ésta "no es más
que una prescripción de la razón, en
orden al bien común, promulgada por
aquel que tiene el cuidado de la
comunidad", afirmando que el bien común
es también fin común.
3. LOS ENFOQUES IDEOLÓGICOS
QUE HAN CONFIGURADO LOS
FINES DEL ESTADO MODERNO:
1. La doctrina del Estado liberal o
gendarme, en sintonía con Hayek tiene
una evolución inicial en Inglaterra: Se
desarrolló inicialmente en Inglaterra, a
finales del siglo XVII hasta finales del
siglo XIX.
• Frente a otras corrientes de la filosofía política,
el sistema liberal no se sustenta en la perfección
utópica de los seres humanos, la Leyenda del
Buen Salvaje, sino en su falibilidad e ignorancia.
Hume señala la restringida benevolencia y las
limitaciones intelectuales de los hombres, así
como
el
conflicto
permanente
entre
sus necesidades infinitas y la escasez de los
recursos para satisfacerlas, que lleva a que el
Estado garantice que los individuos no se van a
destruir entre sí.
• Crean las bases de un gobierno limitado
asentado en las tres leyes fundamentales
de la naturaleza:
– la estabilidad en las posesiones,
– su transferencia por consentimiento y
– el cumplimiento de las promesas.
• Al mismo tiempo, la falibilidad y limitación
del conocimiento humano es otra razón
adicional para defender la sociedad libre.
• La cooperación voluntaria a través del
mercado permite acumular, procesar y
transmitir
la
información
y
los
conocimientos dispersos entre millones de
personas. Eso no lo lograría ni lo ha
logrado jamás ningún Estado planificador.
• La garantía de los derechos se basa en un
sistema jurídico de respeto a la ley, es
decir el llamado “Estado de Derecho”.
2. La concepción del “Estado de bienestar”
configura al Estado con funciones supletorias y
de promoción.
•
Pese a que ya se había originado un orden
jurídico de carácter social, nacido en el
contexto de la revolución rusa y sus influencias
estatistas colectivistas que, en efecto, inspiran
a las constituciones mexicanas de Queretaro
(1917) y a la de Weimar (Alemania - 1919), es
con Keynes y la aplicación de su teorías en la
década del 30 que se forma la noción de
Estado de bienestar.
• El Estado no sólo exige el respeto a la ley
sino que busca el bienestar general a
través del Derecho
• El
Estado
procura
equilibrar
las
desigualdades sociales, a partir de
transferencias y de servicios, desde las
instituciones estatales, a los sectores más
empobrecidos; en reemplazo a lo que
otrora hubiera sido campo predominante
de actuación de las sociedades de
beneficencia y/o religiosas.
• Se suele referir el concepto de “bien
común” ligado al de justicia social y se
justifica así la intervención del Estado a
favor de esa justicia.
• El Estado no sólo persigue el bien común
sino que busca liquidar las injusticias que
se dan por la diversidad de bienes
particulares en competencia.
• Por ejemplo, el empresario y el obrero. No
es posible
• Muchas veces concebir un bien común
para ambos, pero dejarlo todo en manos
del empresario llevaría a abusos. Por eso
hay potencialmente una relación injusta,
entonces el Estado interviene a favor del
más débil (Derecho Laboral).
• Justicia social sería para quienes creen en
ella, que existan reglas que protejan al
obrero y que le permita una relación justa
de trabajo.
• El problema con la "justicia social''
empieza con el significado mismo del
término. Hayek señala que se han escrito
libros y tratados completos sobre la
justicia social sin haberla definido nunca.
• Se permite que el concepto flote en el aire
como si todo mundo fuera a reconocerlo
cuando aparezca un ejemplo.
La justicia social es una virtud o no lo es.
Si lo es, sólo puede adscribirse a los actos
deliberados de personas individuales.
La mayoría de los que usan el término, sin
embargo, no lo adscriben a individuos sino
a sistemas sociales. Utilizan "justicia
social" para designar un principio
regulador de orden. No están centrados
en la virtud sino en el poder.
4. FINALIDAD
DEL
CONTEMPORANEO
ESTADO
En realidad, cada corriente ideológica
aporta a un concepto de Estado moderno
que une todos los criterios. Todos tienen
una parte de la razón y el Estado actual
adquiere así una triple finalidad:
• Tutela (proteger derechos y libertades)
• Suplencia (suplir lo que la iniciativa
privada no puede realizar)
• Promoción (promover el desarrollo
económico)
4.1. Tutela:
• La visión del "Estado Gendarme", del
Estado Policía que solo se dedica a vigilar
que las leyes del mercado se cumplan y
que no interviene sino en tanto se violen o
se incumplan las leyes del mercado, es la
posición clásica del Estado LiberalBurgués.
• El ideal de Estado es el Estado que en
materia económica "deja hacer" y "deja
pasar", pero que no interviene activa ni
positivamente. Es una contribución del
liberalismo y se conserva, pero como una
de las funciones del Estado moderno, no
la única.
4.2. Suplencia y subsidiariedad
• El papel supletorio del Estado significa
que el Estado debe intervenir en aquellos
espacios en los que la iniciativa privada no
quieren o no pueden intervenir. A veces
una actividad no es rentable para una
empresa, pero existe una demanda social
y la necesidad de atención por parte de un
proveedor del servicio (por ejemplo, luz,
agua, etc)
• Asumamos que en diversas poblaciones
alejadas falta energía eléctrica, pero que
mayores son los costos que los beneficios
para que una empresa invierta en esa
localidad. No se puede exigir a nadie
trabajar a pérdida. En este caso hay un
sector social que demanda energía y el
Estado deberá actuar proveyendo de
energía y asumiendo los costos.
• El papel supletorio se da a falta de otro
que satisfaga esa necesidad social.
• Asimismo, la llamada “Economía social de
mercado” del Estado moderno asume el
principio de la subsidiariedad, por la cual
la sociedad debe dejar a las personas o
los grupos que la componen todo lo que
ellos puedan realizar responsable y
eficazmente.
• Por ejemplo, lo que puede hacer la empresa no
lo debe hacer el municipio y lo que puede hacer
el municipio no lo debe hacer la región y lo que
puede hacer la región no lo debe hacer el
Gobierno Central.
• El principio de subsidiariedad se basa en el
máximo respeto al derecho de la libre
determinación (entendido en el sentido más
amplio) de todos y cada uno de los miembros de
una estructura social y, a su vez, es el
fundamento sobre el que se sustenta todo el
edificio de esa dinámica de interacción social
que denominamos democracia participativa.
4.3. Promoción del desarrollo
El papel promotor del Estado se asume
precisamente a partir de la idea de bien
común y de la convicción que el mercado
no puede resolver todos los problemas ni
atender todas las necesidades y menos
aún conducir al desarrollo. Es el Estado el
que debe intervenir para lograr metas
sociales.
• El Estado liberal puro no existe. En los
Estados
Unidos,
por
ejemplo,
teóricamente la meca del libre mercado, el
Estado tiene una intervención prominente
en la economía desde el principio de su
historia.
• En el siglo XIX a través de un fuerte
proteccionismo y la promoción del
desarrollo del Oeste (que no fue la
empresa loca de pioneros aislados);
• Durante la crisis de los treinta con los
programas de reactivación del New Deal;
a partir de la posguerra, el Estado se
convirtió en un motor de avance
tecnológico
con
sus
programas
armamentistas.
• Silicon Valley tampoco es, solamente, el
resultado de la genialidad de algunos
jóvenes ingenieros y no podría haber
nacido y existido sin la fuerte demanda de
la industria aeronáutica y espacial creada
por los planes de defensa.
Descargar

Diapositiva 1