LA PASTORAL FAMILIAR
ACOMPAÑA A LAS
FAMILIAS,
COMUNIDADES DE VIDA Y
AMOR Y CONSTRUCTORAS
DE PAZ
Qué es la pastoral familiar
• La pastoral familiar viene a
ser una forma de atender a
las familias para que
reciban e Evangelio de
manera que puedan cumplir
su vocación y su misión en
la Iglesia y en el mundo.
¿Qué es acompañar?
• Acompañar nos da la idea de hacerse
compañero de camino, algo así como
lo hizo Jesús con los discípulos de
Emaús, cuando se acerca a ellos y
camina con ellos hacia el lugar al que
se dirigen.
• Gracias al acompañamiento de Jesús,
los discípulos atribulados por la
desgracia recuperarán el ánimo para
regresar a su comunidad de Jerusalén.
Acompañar es … salir
• Es salir, una Iglesia que está de salida,
que sale de sí mismo para encontrarse
con el mundo, con los otros con aquéllos
que la necesitan.
• Hay que salir a buscar a las familias, a
todas las familias, en las circunstancias
en las que se encuentren. Salir de
nuestros esquemas, de nuestros
prejuicios, de nuestros modos
tradicionales de hacer pastoral familiar
Es … ‘primerear’, involucrarse
• Es adelantarse, tomar la iniciativa sin
miedo, salir al encuentro, buscar a los
lejanos y llegar a los cruces de los
caminos. También habla el Papa de
'involucrarse', asumiendo la vida,
tocando los sufrimientos de las familias.
• En todo tiempo, pero de manera
particular, en sus tiempos de gozo y de
abundancia y en los tiempos de
necesidad, de sufrimientos.
Diversas formas de acompañamiento
• Para las familias alejadas y para las que están
integradas en la parroquia; para las que
necesitan una ayuda eventual o para las que
necesitan una presencia permanente, para las
que están en condiciones de vulnerabilidad y
para las que tienen estabilidad, para las que
viven en situaciones de crisis y para las que
están fortalecidas.
• Cada familia tiene necesidades específicas y
estas requieren ser identificadas y atendidas.
¿Con qué acompañar?
• Cuando la parroquia acompaña,
establece una relación en la cual da un
mensaje, una gracia, una fortaleza.
• Transmite alegría, consuelo,
esperanza.
• La Iglesia cuenta con recursos
valiosos que ha de entregar a las
familias.
Con la Palabra de Dios
• La Palabra de Dios se acerca a cada familia
para que la guste, la aprecie, la deje entrar a
su casa y le acompañe en su vida.
• La Palabra de Dios ilumina en tiempos de
oscuridad, consuela en el sufrimiento,
fortalece en la prueba y acompaña en toda
circunstancia.
• Primero, el anuncio del Evangelio que provoca
el gozo de vivir en familia y, después, la
catequesis y la predicación que va educando
en la fe.
Con el amor fraterno
• El gesto de la caridad es fundamental
para todas las familias. El gesto de la
acogida, del servicio incondicional, de
una comunidad fraterna que le recibe,
de un gesto solidario en necesidades
apremiantes, de una ayuda material
cuando se necesite.
• Acompañar en el sufrimiento con el
gesto fraterno es decisivo.
Con los sacramentos
• Hay momentos decisivos o claves en la vida
de las familias que suelen ser ocasiones
propicias para celebrar. El nacimiento se
acompaña con el bautismo, el crecimiento,
con la confirmación.
• Están las solicitudes de los demás
sacramentos, especialmente la primera
comunión y el matrimonio.
• Las familias, tanto las que visitan la iglesia de
manera ocasional como las que están más
cercanas son más receptivas en estas
ocasiones.
¿Para qué acompañar?
• Una primera finalidad es la propia de las
familias: para fortalecerlas de manera que
estén en condiciones de cumplir con su
misión en la Iglesia y en el mundo.
• Familiaris Consortio (17) habla de cuatro
aspectos:
• 1) formación de una comunidad de
personas;
• 2) servicio a la vida;
• 3) participación en el desarrollo de la
sociedad; y
4) participación en la vida y misión de la
Iglesia.
¡Familia, sé lo que eres!
• Esta es la proclama de la identidad
específica de la familia que hay que
cuidar, promover y defender.
• Una familia sin una identidad sana va a la
deriva, pues cualquier huracán la
arrastra y cualquier prueba la hunde. De
aquí la necesidad de ofrecer una
respuesta pastoral ante problemas de
identidad. ¿Qué es la familia, según el
Evangelio? En el proyecto del Reino de
Dios, ¿cuál es el lugar de la familia?
Ante los riesgos del entorno
• Se necesitan una estabilidad económica,
el respaldo jurídico adecuado, un entorno
social sano, una vivienda digna, un
trabajo bien remunerado, entre otras
cosas, para contar con las condiciones
básicas para el desarrollo de la familia.
• Este desafío tiene que ver con
circunstancias económicas, políticas y
sociales que vive el país.
Atender identidad y
condicionamientos
• La familia suele ser amenazada desde
dentro y desde fuera
• Necesitamos atender a familia en sí
misma, su identidad, al tiempo que
atendemos su contexto social para que
juegue a favor de la misma.
• La pastoral familiar que promueve la
Iglesia tiene que atender ambos
aspectos.
¿Cómo hacer que la familia sea
constructora de paz?
• En el proyecto de Dios, la familia tiene la
misión de dar la vida, de acogerla, cuidarla,
protegerla, promoverla, desde su concepción
hasta su ocaso natural.
• Tenemos la tarea de fortalecer a las familias
para que puedan cumplir con esta misión.
• «El bienestar de la persona y de la sociedad
humana y cristiana está estrechamente ligado
a la prosperidad de la comunidad conyugal y
familiar.»
• (Exhortación pastoral, 196)
a) Potenciar el papel de la familia en la construcción de
la paz.
b) Acompañar a las familias en su misión educativa: los
valores de la paz.
c) Promover instancias de servicio y promoción a la
familia.
d) Las leyes deben estar orientadas a promover el
bienestar de la familia.
e) La familia: uno de los ejes transversales de toda la
acción evangelizadora de la Iglesia.
f) Formación para incidir en los patrones de conducta de
las relaciones familiares.
g) Trato digno y respetuoso hacia todas las mujeres.
h) Acciones preventivas y curativas para las víctimas
de la trata de personas.
i) Alentar la dignidad y derechos naturales
inalienables de los niños y niñas,
j) Contribuir al cuidado y protección de la infancia,
atendiendo con especial cuidado la experiencia de la
iniciación cristiana.
k) Acompañar a los adolescentes y jóvenes para que
vayan desplegando sus mejores valores.
l) Responder al desafío de la falta de oportunidades
educativas y laborales que viven los jóvenes
m) Promover, a través de la pastoral juvenil,
estrategias para enriquecer la identidad personal y
social de los jóvenes.
Descargar

Diapositiva 1