Diversidad
Guión y fotografías:
©Mª
Eugenia Pérez Cáceres
Cae la noche.
Una inmensa luna refleja sus rayos
plateados en el mar.
Mis pensamientos viajan con igual
intensidad hacia el pasado que hacia
el futuro y
miles de imágenes los llenan de
color.
En mis oídos resuenan algunas
frases oídas y leídas.
Una y otra vez puedo escuchar
nítidamente palabras sacadas de
dispares procedencias:
SOLIDARIDAD.. TOLERANCIA…
BIODIVERSIDAD…
FRATERNIDAD…
Evoco con profunda
emoción mis primeros
poemas comprendidos:
Es la granada olorosa
un cielo cristalizado
(cada grano es una estrella)
cada velo es un ocaso.
Cielo seco y comprimido
por la garra de los años.
La espiga es el pan. Es Cristo
en vida y muerte cuajado.
El olivo es la firmeza
de la fuerza y el trabajo.
La manzana es lo carnal
fruta esfinge del pecado,
gotas de siglos que guarda
de satanás el contacto.
La naranja es la tristeza
del azahar profanado,
pues se torna fuego y oro
lo que antes fue puro y blanco.
Las vides son la lujuria
que se cuaja en el verano…
Estos magníficos versos de Lorca me vuelven
al presente donde una suave melodía
envuelve la noche.
¡ME SIENTO FELIZ!
Mañana, pasado, podré seguir contemplando
los mas recónditos lugares,
sentir los diferentes aromas de las flores,
percibir los colores de la naturaleza en otoño,
en primavera…el olor a tierra mojada por el rocío de la
mañana, escuchar extasiada una sinfonía con multitud de
instrumentos y notas…
los pajarillos con sus trinos…
¡Es maravilloso poder
VIVIR!
¡Cuantas cosas perderíamos si el
mundo fuera monocolor!
¡Qué aburrido si solo existiera un
tipo de flor o una sola nota musical!
¿Qué habrían podido hacer Lorca,
Beethoven, Picasso…?
Como los pensamientos son fugaces y pasan de un
tema a otro sin justificación, noto de nuevo que
vuelan y vuelan…
Escucho sonidos familiares
que se acercan. Son voces
de chicos.
Puedo ver como una señora respetable se
dirige hacia allí con paso certero.
Su cara está iluminada. Su cuerpo soporta ya bastantes
primaveras pero su mirada es sabia y envolvente y sus
ademanes decididos. Camina con presteza todavía.
Sin detenerse atraviesa un pequeño
pasillo,
abre una puerta. ¡Es una clase de mi
antiguo colegio! ENTRA
Todos callan. Se sienta junto a los chicos y con voz
cálida y segura comienza a contarles una magnífica
historia.
Descargar

Diversidad