Escuchemos este “Monólogo” para violoncelo
de M. Olm como sentados en la mesa del Reino
EL REINO ESTÁ ENTRE VOSOTROS
HIJO, TODO LO MÍO ES TUYO
EL BANQUETE DEL REINO
Explicado a través de una conversación en
la mesa (según el estilo griego)
Domingo 22
- Los invitados escogen los primeros
lugares, pero en el Reino hay un cambio de
valores
- Jesús pide que los invitados preferidos sean
los pobres, los humildes...
Paisaje alrededor de Séforis, la
rica capital de Galilea del s.I
Antiguo centro importante del judaísmo
Lc 14, 1. 7-14 Un
sábado, entró Jesús
en casa de uno de los
principales fariseos
para comer, y ellos le
estaban espiando.
Fotos de Séforis (Via romana)
Cuando invitas a Jesús,
entra el Reino en tu casa
Famosos mosaicos del
comedor de una casa
Pero la visita de
Jesús es revulsiva
Notando que los convidados escogían
los primeros puestos, les propuso esta
parábola: "Cuando te inviten a una
boda, no te sientes en el puesto
principal, no sea que hayan invitado a
otro de más categoría que tú; y vendrá
el que os convidó a ti y al otro y te
dirá: "Cédele el puesto a éste."
Entonces, avergonzado, irás a ocupar
el último puesto.
Sé modesto
en tu
comportamiento
(1a lectura)
Para ser cristiano, antes, sé persona
Al revés, cuando te inviten, vete a
sentarte en el último puesto, para
que, cuando venga el que te
convidó, te diga: "Amigo, sube
más arriba." Entonces quedarás
muy bien ante todos los
comensales. Porque todo el que
se enaltece será humillado, y el
que se humilla será enaltecido."
En el Reino, el mayor es el que
se reconoce insignificante
¿No sabes
que Dios es
el Padre
de los
indefensos?
(Salmo)
Y dijo al que lo había invitado:
"Cuando des una comida o una
cena, no invites a tus amigos, ni a
tus hermanos, ni a tus parientes, ni
a los vecinos ricos; porque
corresponderán invitándote, y
quedarás pagado. Cuando des un
banquete, invita a pobres, lisiados,
cojos y ciegos;
Para Jesús
no es
optativa
la opción
preferencial
por los
pobres
Los ciegos y cojos, que atraviesan
la linde de tu casa, te acercan al
Dios VIVO (2a lectura)
dichoso tú, porque
no pueden pagarte;
Dios te lo pagará
cuando resuciten
los justos."
La generosidad
de Dios
sobrepasa todas
las demás
compensaciones
Con Jesús Resucitado, la
recompensa se multiplica de
maneras inesperadas
Señor Jesús, haz que
comprendiendo los
valores radicales del
Reino, ayudemos a
cambiar los de nuestra
sociedad
sábado, 21 de agosto de 2010
www.benedictinescat.com/montserrat
Descargar

Lectura Domingo XXII - Calvariomarbella.com