Todos nosotros deseamos seguramente la Vida eterna.
Mas ¿cuál es el CAMINO para conquistarla?.
Las lecturas bíblicas responden: el amor a Dios y a los otros.
En la 1ª Lectura, MOISÉS invita al Pueblo a aceptar los
MANDAMIENTOS:
“Escucha la voz del Señor... y observa todos sus preceptos…".
Y añade: "El precepto no es cosa que te exceda... Está muy cerca de ti:
en tu CORAZÓN y en tu boca“. (Dt 30,10-14)
Los Mandamientos
de Dios no son
una colección de
prescripciones
impuestas,
que nos quiten
nuestra libertad y
perjudican nuestra
realización personal.
Al contrario,
corresponden
a los deseos profundos
de la persona humana,
son el camino seguro,
que nos conduce
a la Felicidad eterna
deseada.
Y Dios inscribió esos
preceptos en nuestro
propio corazón.
La 2ª Lectura muestra a Cristo como el centro de toda la creación. (Col 1,15-20)
Es un himno cristológico, en que Pablo presenta a Cristo
como "imagen del Dios invisible" y el "primogénito de toda criatura".
En el Evangelio, CRISTO
señala el camino de la vida eterna,
respondiendo a dos preguntas
de un Maestro de la Ley: (Lc 10,25-37)
1. “¿Qué debo hacer
para alcançar
la vida eterna"?
- Jesús le pregunta:
“¿Qué está escrito en la
Ley?"
- Él resume los 613
preceptos en dos:
el Amor a Dios y
el Amor al Prójimo...
(Dt 6,5; Lev 19,18)
- Jesús está de acuerdo:
“Bien dicho. HAZ esto y
tendrás la vida".
El buen
samaritano
- Y maestro de la Ley insiste con una segunda pregunta:
2. “Y ¿quién es mi prójimo?"
En la época de Jesús, "prójimo" era el miembro del Pueblo de Dios;
excluían a los enemigos, a los pecadores y a los no practicantes...
Jesús responde no con una definición, sino con un ejemplo...
con la maravillosa Parábola del BUEN SAMARITANO...
- Un hombre es asaltado
por unos bandidos...
que lo dejan molido a palos y
medio muerto en la cuneta
del camino.
- Por allí pasa um
SACERDOTE, que sabe todo
sobre la Ley:
ve al hombre herido,
mas pasa de largo.
- Pasa también un LEVITA,
que trabaja en el templo,
mas no sabe
nada de Dios:
no tiene misericordia
para con aquel hombre.
Ve al hombre y da un rodeo
y pasa de largo...
- Pasa un "SAMARITANO" que no sabía nada de la Ley de Moisés.
Este "pagano" siente "compasión" (sentimiento propio de Dios).
Supera la hostilidad entre judíos y samaritanos,
olvida sus negocios, los compromisos, el cansancio, el miedo...
“Se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino.
Lo montó en su cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó".
- Y Jesús concluye: “Anda, haz tú lo mismo".
La Parábola nos dice que... la "Vida eterna" se encuentra
en el Amor a Dios, concretado en el Amor al Prójimo.
Debemos hacer de quien está cerca de nosotros, nuestro prójimo.
PRÓJIMO es todo hermano, que necesita de ayuda y de amor.
- Más importante que saber quién es el "prójimo",
es hacerse prójimo de quien está necesitado...
PRÓJIMO es quien actúa con misericordia y compasión...
Cristo fue el verdadero Buen Samaritano, que antes de enseñar
la Parábola la hizo realidad en su vida acogiendo a todos.
Y Él nos invita: “Anda, y haz tú lo mismo..."
Ese gesto es un aspecto fundamental de la misión de la Iglesia.
* La Parábola propone Tres PASOS para realizar
el amor misericordioso: Ver, Tener compasión y Actuar...
+ ¿Quién es nuestro Prójimo, HOY?
¿Sólo los amigos, los familiares, los que nos ayudan? ¿Gente del grupo?
* También hoy, hay personas a la vera de los caminos, asaltadas
por la violencia o la opresión... Que necesitan de nuestra ayuda...
- ¿Cuál es nuestra actitud para con ellas?
* ¿La del Sacerdote y del Levita, que vieron pero pasaron de largo,
porque no tenían tiempo, debían cuidar de sus trabajos?
•¿O la figura simpática del Buen Samaritano, que estando también
de viaje, supo detenerse... y ofrecer a ese pobre hombre
aquello que estaba a su alcance, para suavizar su situación?
- Nosotros, que estamos
reunidos aquí en esta
celebración para fortalecer
nuestra fe y nuestro amor,
¿sabemos quién es
nuestro prójimo?
¿Cuál es su nombre?
- ¿Reconocemos de hecho
la presencia de Cristo
en las personas que
encontramos a lo largo de
los caminos del mundo?
¿O preferimos
no perder el tiempo y
seguir nuestro camino,
dejando a nuestro próximo
en la cuneta abandonado?
Y mientras Cristo aguarda una respuesta, profesemos públicamente
nuestra fe en Cristo que también hoy muchas veces lo encontramos
abandonado y despojado, a lo largo de nuestro camino...
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS -
14.07.2013
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: Seu nome é Jesus Cristo
CD: Canto das comunidades
Paulinas COMEP
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1