¿ La Aristocracia:
Se Nace,
O Se Hace?
Patricia Lilly Chaves-Joy
Espanol IV – Proyecto Final
Entrevista de Señora Lilly Suarez Cleves de Ramírez
sobre la aristocracia en Colombia
Para mi proyecto final de Español IV, entrevisté a mi abuelita sobre la
aristocracia en Colombia. Yo quería saber que significaba la aristocracia
en Colombia, y cómo mis abuelos han conservado su forma de ser aquí
en los Estados Unidos.
El uso de nombres y apellidos
Usualmente los nombres son compuestos. Por ejemplo, mi nombre es
Patricia Lilly. En el caso de mi abuelita, su nombre es Lilly solamente,
que no es muy usual. El nombre siempre se escribía con el apellido del
padre y de la madre – por ejemplo, el de mi abuelita (antes de casarse), era
Lilly Suarez Cleves
Apellido del Padre
Apellido de la Madre
Después de casarse la mayoría de las mujeres adoptaban los apellidos del
esposo. Entonces mi Abuelita quedó, Lilly Suarez Cleves de
Ramírez Torres
Apellidos de mi Abuelo
Este es un retrato de mi Tatarabuela (la madre de mi
bisabuela) y se daran cuenta de la manera como firmaban
usando todos sus apellidos.
Mi abuelita nació en Bogotá, Colombia.
Como estoy hablando de mi abuelita aquí les
muestro unas fotografías para que ustedes
conozcan algunos familiares.
La mamá y el hermano de
mi abuelita.
Su futuro esposo, que hasta
este día han estado
casados por 64 años.
La primera pregunta que le hice a mi abuelita fué,
¿Cómo defines aristocracia?
Mi abuelita me respondió que para ella la aristocracia
generalmente nacía con la persona. Es decir que se lleva en
los genes. Desde niños se ve por la manera de actuar, su
delicadeza, sus modales, por la forma de manejarse o
comportarse. O sea, lo llevas dentro de tí. La herencia que
recibimos de España era muy estricta. La sociedad era
exigente, las familias y los padres eran estrictos, exigían que
todo fuera casi perfecto. Desde que el niño nacía, no lo
dejaban hacer todo lo que el quisiera. Debían tener una
buena educación, buena formación y mucha disciplina.
¿Tu crees que con dinero se compra aristocracia?
Pues hay gente noble que han caído en la pobreza y
siguen siendo nobles. El dinero compra muchas cosas,
pero no compra la calidad de los seres humanos. Como
su merced sabe la calidad humana se lleva en el interior,
con sus modales, con su inteligencia, con su rectitud, y
todo eso es calidad humana y eso no se compra con
dinero, se lleva, se siente, y se le da a los hijos de
herencia.
¿En Colombia como sabes si una persona viene de una familia
de alcurnia?
Por sus apellidos, las buenas costumbres y modales. Por
ejemplo, el appellido mio, que es Cleves, venía de Anne de
Cleves quíen era una princesa, casada con Enrique VIII.
Anne de Cleves
Pero en realidad son títulos. Lo que más hace es la educación,
el respeto (de los hijos a los padres y de los padres a los hijos),
la rectitud, la honorabilidad todo este conjunto es también parte
de la aristocracia.
¿En venir aquí a los Estados Unidos, cómo conservaste los
modales que tú tenías, y cómo le enseñaste a tus hijos aquí?
Ha sido muy difícil transladar las costumbres y modales porque aquí
no te ayuda ní el ambiente social, ní la educación, ní los medios de
communicación. Ayudan, a todo lo contrario. A mi me favoreció mi
edad cuando llegué aquí y el ambiente no me iba a influenciar. ¿Y
sabes cual es la mejor enseñanza que uno puede tener en la vida?
“El ejemplo” y eso fue lo que le dí a mi familia. Buen ejemplo,
buenas costumbres.
Propia manera de vestir.
Después de que terminamos con la entrevista, mi
abuelita y yo, miramos algunos fotografías de uno de los
albumes familiares.
Noté la formalidad en las fotografías. Su manera formal
de vestir, tanto en los adultos, como en los niños.
Nací aquí pero mis abuelitos y mis padres se han encargado
que no pierda las costumbres que han estado en nuestra
familia por tantos años.
Pertenecí a una organización que
se llama, “National Charity
League”, una organización que
me enseñó modales, ayudé a los
pobres y niños desamparados y a
los ancianos.
La conclusión de mi proyecto es continuar con
nuestras tradiciones y pasárselas a mis hijos. Y
recordar siempre de donde vinimos. No tratar de
pretender ser, lo que no somos.
Descargar

El uso de nombres y apellidos