7º MANDAMIENTO
NO ROBAR
JUSTICIA Y SOLARIDAD
ENTRE LAS REGIONES Y
NACIONES RICAS Y POBRES
Las regiones ricas de una nación tienen una
responsabilidad moral grave de atender a otras regiones
pobres de esa misma nación.
La autoridad, a quien compete gobernar, ha de aplicar
entre esas regiones, leyes de justicia, solidaridad y
caridad.
RIQUEZA
POBREZA
Esta misma justicia y solidaridad ha de darse en la comunidad
internacional entre naciones ricas y pobres.
Todo cristiano y todo hombre en general,
sea o no cristiano, debe ser exquisito en
cumplir con los derechos y deberes de la
justicia conmutativa, la justicia legal y la
justicia distributiva.
Toda forma de tomar o retener
injustamente los bienes ajenos
(aunque incluso no contradiga las
disposiciones vigentes de la Ley civil)
es contraria a la justicia, y por eso,
pecado, contra el 7º mandamiento.
Pecados contra la justicia
en el 7º mandamiento
• Pagar salarios abusivos e
injustos a todas luces
•(Dt 24, 14-15)
• Defraudar de diversas
formas en las ventas del
comercio
• Trabajos mal hechos por
parte de los obreros
• Fraude fiscal
• Falsificaciones de
facturas y cheques
• Despilfarro de bienes de
la empresa
• Etc.
Hay un derecho superior al mismísimo derecho de
propiedad. Y es que “en extrema necesidad todas las
cosas son comunes”.
En necesidades muy graves y urgentes de alimentos,
vestido, medicinas, etc., se tiene derecho a disponer y
usar de los bienes ajenos, si antes ha usado los medios
normales para obtener los bienes necesarios.
La ayuda directa y urgente ha de ser la respuesta de la
comunidad de naciones en catástrofes naturales,
epidemias, etc.
La Iglesia puede y debe orientar en los principios
morales que han de impregnar las acciones entre los
pueblos. Pero son los laicos los llamados a realizar esas
tareas de justicia y solidaridad.
Descargar

NAVIDAD 2008 - Presentaciones del Catecismo