PAULA MONTAL,
FUNDADORA DE LAS
HIJAS DE MARIA,
RELIGIOSAS DE LAS
ESCUELAS PIAS
(escolapias)
Nadie estamos en este vida por casualidad,
ni somos fruto de un error de cálculo
de nuestros padres...
somos fruto del amor de Dios,
que ha pensado,
ha soñado en nosotros desde la eternidad y
tiene para nuestra vida concreta
un proyecto de felicidad.
Se trata de ir descubriendo cuál es ese sueño
de Dios para ti,
un sueño que, por otra parte,
Dios te quiere mostrar: no es un juego de
adivinanzas sino una actitud de atención,
de escucha por parte de cada uno de nosotros.
Dios, que está empeñado en
comunicarse con nosotros, lo hace
básicamente de tres maneras:
Nace en Arenys de Mar.
La situación social del momento
es inestable,
entre guerras con los franceses e
inestabilidad política en España.
Estamos al norte del país y por eso
aquí todavía se vive con más
intensidad.
La situación familiar que vive también es complicada.
Sus padres habían estado casados antes y habían
enviudado. Su padre, Ramón Montal, tenía cuatro
hijos de su primer matrimonio, en el matrimonio con
su madre, Vicenta Fornés, tuvieron cinco, aunque
uno murió a los pocos meses. Se juntaban, pues,
doce personas viviendo en la misma casa, con una
situación económica modesta. La relación no debía
ser muy buena o alguien debió viciarla pues, los hijos
de Ramón y Vicenta, junto con el matrimonio, se
tienen que ir a vivir a otra casa. Ramón tiene que
mantener y cuidar los dos hogares. Cuando tiene
diez años se muere su padre, todo el dinero y
propiedades las hereda el hijo mayor de Ramón, el
“hereu”. A partir de entonces Paula tiene que trabajar
para ayudar a su madre a sacar adelante a toda la
familia.
Por otra parte,
Paula había ido a una de las
“costures” de Arenys,
donde aprendió a leer, escribir, contar
y, sobre todo, a hacer encajes.
Era la primera mujer de su familia
que sabía leer y escribir.
Además sus padres le habían
educado en la fe, la habían hablado
de Jesús y le habían proporcionado la
oportunidad de recibir los
sacramentos.
Todo lo que vivimos en la infancia
es una oportunidad maravillosa
que Dios nos da para descubrir su
amor hacia nosotros.
Nuestra familia, educación…
es algo que no escogemos,
que nos viene dado y el Señor se
sirve tanto de la debilidad,
como de la grandeza de nuestros
educadores para ir haciendo con
nosotros una historia de salvación.
Paula en su infancia descubre a
Jesucristo, desde pequeña tiene la suerte de
oír hablar de él, descubre la importancia de
la mujer dentro de la familia, pues el
carácter recio y sereno de su madre hace
posible que puedan salir adelante, y que
como luego dirá Madre Teresa de Calcuta: “si
se educa a un niño, se está salvando a un
hombre; si se educa a una niña,
se está salvando a una familia”.
En su juventud, sabemos de Paula, que
además de trabajar haciendo encajes para
ayudar en casa, pertenecía a la congregación
de los Dolores
y a la cofradía de Nuestra Señora del Rosario,
como si hoy dijéramos
que pertenecía a un movimiento cristiano
y a un voluntariado cristiano,
también era catequista de niños
en la parroquia.
Es en este momento cuando
Paula empieza a preguntarse
qué quiere Dios de ella.
Lo normal, natural y bueno para cualquier chica
de su edad era buscar un novio y casarse,
cosa que seguro que le atraía muchísimo.
Pero dentro de ella hay una pregunta que no le
deja tranquila:
“¿y si Dios quiere de mí que me dedique a
educar a las niñas, a las futuras madres de
familia?
¿y si Dios quiere que me dedique del todo a Él?”.
Paula habla mucho con un capuchino
de todo aquello que va pasando por su
cabeza y su corazón.
Reza, en su parroquia, delante del
retablo -Palabra de Dios para elladonde contempla cómo María
acoge el plan de Dios sobre ella,
cómo Jesús entrega su vida por todos,
por ella…
donde se descubre profundamente
amada y fascinada por Jesucristo.
Cuando una persona empieza a plantearse
dedicar toda su vida a Dios, la lucha
interior es muy fuerte: “seguro que me lo
estoy inventando, también puedo ayudar a
los demás siendo una buena madre de
familia, además no resistiría: obedecer,
tener todo en común, no tener una persona
a mi lado que me diga,
de manera especial a mí, que me quiere…”
Pero si la llamada es de Dios, llega un
momento en que la pregunta “¿y si
Dios...?” es cada vez más fuerte y, al final,
ineludible.
La búsqueda en Paula fue larga,
cada vez se sentía más a gusto dando
clases de encajes pero, sobre todo,
enseñando a leer y a escribir a la niñas,
cada vez hablar de Dios a los pequeños era
algo que veía urgente en una sociedad
convulsionada por la violencia,
cada vez la situación de la mujer,
sin acceso a la cultura, golpeaba en su
interior como una llamada a la que
responder,
cada vez Dios le seducía más...
En 1829, cuando tenía 29 años, decide
arriesgarse. No sabemos exactamente por
qué pero se va a Figueras, allí empezará la
primera escuela. Es el momento del riesgo:
“me tengo que lanzar y que Dios me vaya
mostrando su camino”. Pensad que en
aquel tiempo que una mujer saliera de su
pueblo para montar una escuela en otro
era algo rarísimo y no demasiado bien
visto: la mujer se tenía que quedar en casa
y punto. La llamada, la pregunta interior
debía ser fortísima e inquietante… y la
mejor respuesta arriesgarse a dar el paso.
Y ahí las tenemos dos mujeres:
Paula e Inés, con apenas recursos económicos,
pero fiadas en el Señor, que inician una escuela para
niñas en Figueras.
Decir Hinnení, tiene muchos momentos de riesgo, pero
se va confirmando en la vida: cada vez tienen más alumnas,
se les unen otras mujeres que quieren llevar la misma vida
que ellas,
conocen a los escolapios y la vida de San José de
Calasanz y se dan cuenta de que
lo que él había hecho con los niños era exactamente lo
mismo que ellas querían hacer con las niñas.
Y así poco a poco, van abriendo más escuelas,
se van organizando formando comunidades y descubriendo el
sueño de Dios para ellas: “ser verdaderas escolapias”,
pero esto ya es la continuación de la historia…
ACOMPAÑADA POR:
Su familia
Donde vivió
el ambiente de una familia
profundamente cristiana,
con prácticas, sinceramente
piadosas: catecismo, rezo del
rosario, asistencia a la parroquia,
obras de caridad,
cumplimiento de los preceptos de
la Iglesia…
1799-1829. INFANCIA Y JUVENTUD EN ARENYS DE MAR
ACOMPAÑADA POR:
Párrocos y capuchinos.
-Párroco Pedro Bonoso Coll (1803-1814):
muy devoto de la Virgen de los Dolores,
amor que Santa Paula vivió intensamente.
- Párroco Salvio Carbó (1814-1841), Paula
fue asidua parroquiana que le ayudó en la
catequesis y otras tareas pastorales.
- Padres capuchinos como confesores, el
P. DEFINIDOR, pero no conocemos el
nombre concreto de la persona.
1799-1829. INFANCIA Y JUVENTUD EN ARENYS DE MAR
ACOMPAÑA A:
A toda su familia,
humana y espiritualmente,
especialmente a su madre,
que desde que queda viuda,
cuando Paula cuenta con 10 años
hace todo lo posible por ayudarla
para el mantenimiento de toda la
familia convirtiéndose en una hábil
puntaire en la labor de encajes y
blondas de las que luego se serviría,
junto con el catecismo, para sus
primeras escuelas.
1799-1829. INFANCIA Y JUVENTUD EN ARENYS DE MAR
ACOMPAÑA A:
A hermanos y sobrinos,
hermanastros, primos e
hijos de éstos.
La acción de Paula fue
activa y eficaz en las
actuaciones con su
familia.
1799-1829. INFANCIA Y JUVENTUD EN ARENYS DE MAR
ACOMPAÑA A:
Por influjo de ella,
toda la familia fue
ingresando en la
Congragación de los
Dolores de la parroquia,
ella lo haría en 1822 y sería
la congregación su puente
para otras actividades
apostólicas sobre todo
ayuda a enfermos y pobres.
1799-1829. INFANCIA Y JUVENTUD EN ARENYS DE MAR
ACOMPAÑA A:
Actividad catequéticadocente, colaboraba con
el párroco en el
catecismo.
Participa en pequeñas
excursiones y paseos e
inicia a niñas más
retrasadas en los inicios
de la lectura y escritura.
1799-1829. INFANCIA Y JUVENTUD EN ARENYS DE MAR
¿Qué dejó en Paula estos acompañamientos o
mejor qué ayudaron a sacar de su interior?
búsqueda de la voluntad de Dios sobre su
vida
conciencia de que entregándose a los
demás sería feliz (Congregación de los
Dolores)
en una manera concreta: educar
evangelizando a la niña, a la mujer...
(probablemente lo descubrió en la catequesis y
empezando a dar clases)
humildad, sencillez y arriesgada confianza
en el Padre, al estilo del pobre de Asís: le llevó
educar evangelizando al estilo de Calasanz:
educación integral: Piedad y Letras
Si desde la más tierna infancia... – si al niñ@
se le acompaña desde pequeñ@, si se les
ayuda a acercarse a Dios, si se le ayuda a
descubrir y desarrollara sus capacidades...
aseguramos una vida feliz.
Método preventivo
Iniciación a los sacramentos
Oración continua
Métodos sencillos de aprendizaje y
apropiados para la situación del/a
alumn@
ACOMPAÑADA POR:
1828-1842, Fundación de FIGUERAS:
El P. Jaime Canta, capuchino, fue
capellán y director espiritual del
colegio.
“Ayudó a organizar y progresar en el
camino emprendido,
por su experiencia de vida común,
de oración y por ser docto y experto
en la vida interior”
Paula Montal en sus primeros
ensayos de vida religiosa y docente,
contó con su valiosa ayuda y su
acompañamiento.
1829-1859. ETAPA DE FUNDACIONES Y
CONSOLIDACION DE LA CONGRAGACIÓN
ACOMPAÑADA POR:
1842-1846, Fundación de
ARENYS DE MAR:
El P. Francisco Bosch, paúl y
amigo de los escolapios de Mataró,
tuvo un papel muy importante en
aquellos comienzos tan llenos de
dificultades.
Con su consejo vistieron el hábito
escolapio y tomaron el nombre de
“Hijas de María”.
1829-1859. ETAPA DE FUNDACIONES Y
CONSOLIDACION DE LA CONGRAGACIÓN
ACOMPAÑADA POR:
1846-1867, fundación de SABADELL:
P. Jacinto Feliu, Escolapio,
en
una carta que M. Paula envía al general
de los escolapios el P. Fucile dice:
“Quien sabe todo mi interior es nuestro
reverendísimo padre comisario
apostólico, que hace más de 8 años que
se lo manifesté y él sabe todos mis
pensamientos y deseos….”
P. Agustín Casanovas, Escolapio,
le acompañó sobre todo en la
orientación formativa y pedagógica.
1829-1859. ETAPA DE FUNDACIONES Y
CONSOLIDACION DE LA CONGRAGACIÓN
ACOMPAÑADA POR:
Fundadora y maestra de novicias
acompañó a las primeras 140 escolapias
de la Congregación.
Paula Montal dirigió personalmente la
fundación de los primeros colegios,
actuaba como fundadora y superiora,
En 1852 es nombrada maestra de
Novicias en Sabadell,
por lo tanto acompaña en su formación
religiosa y espiritual:
Sus dos consejos principales:
Sed almas de oración
Vivid la práctica de la obediencia y la
humildad.
1829-1859. ETAPA DE FUNDACIONES Y
CONSOLIDACION DE LA CONGRAGACIÓN
ACOMPAÑA A:
De esta manera influyó
notablemente en el
desarrollo espiritual de la
naciente congregación,
son muchos los testimonios
de las novicias destacando
lo mucho que le gustaba
hablar de la oración y lo
buena maestra de oración
que era.
1829-1859. ETAPA DE FUNDACIONES Y
CONSOLIDACION DE LA CONGRAGACIÓN.
ACOMPAÑA A:
A pesar de contar con la ayuda del
P. Agustín Casanovas; escolapio,
ella fue la que realmente inculca a las
novicias los hábitos religiosos:
Práctica de la perfección regular.
Armonía en la vida común
Espíritu de oración y observancia
Primero formo al grupo de sus primeras
colaboradoras, después modeló el
carisma, el tipo escolapio, con la
práctica de las Constituciones y
Reglas y las costumbres del noviciado.
1829-1859. ETAPA DE FUNDACIONES Y
CONSOLIDACION DE LA CONGRAGACIÓN
ACOMPAÑADA POR:
Los párrocos de Olesa y
especialmente:
Francisco Trullas al que
había confiado su espíritu,
su director espiritual
durante muchos años y
con el que se le permitió
seguir confesándose en su
ancianidad.
1859-1889. OLESA DE MONTSERRAT
ACOMPAÑA A…
Con poca proyección, ya
exterior, salvo los primeros
años como asistenta general
y provincial de Cataluña,
se entrega a la comunidad
de la que fue muchos años
superiora y así también
ejerció su influjo espiritual en
las alumnas y exalumnas.
1859-1889. OLESA DE MONTSERRAT
ACOMPAÑA A…
COMUNIDAD: se dedicó al
cuidado espiritual de sus
hermanas con un sentido
muy humano y comprensivo
de su persona, cuidando de
la oración y la pobreza.
Su ejemplo de vida era lo
más convincente para sus
propias hermanas.
1859-1889. OLESA DE MONTSERRAT
ACOMPAÑA A…
NIÑAS: estaba pendiente de cada una
de ellas, de sus labores, deberes, les
animaba constantemente y también
les enseñaba la práctica de la oración.
Para todas tenía palabras de bondad.
Y una especial sensibilidad para darse
cuenta de quienes podían pasar
necesidad.
Madre Paula fue destinada sobre todo
a la labor de catequesis, clases de
religión y oración con las alumnas
1859-1889. OLESA DE MONTSERRAT
ACOMPAÑA A…
FAMILIAS: el lema de Paula
Montal: “Salvar las familias
enseñando a las niñas el
Santo temor de Dios”, lo dice
todo, quien educa a una mujer
educa una familia, niñas que
en el futuro serían esposas y
madres.
1859-1889. OLESA DE MONTSERRAT
ACOMPAÑA A…
EXALUMNAS: volvían a
ella una y otra vez, les
dejó una profunda huella.
1859-1889. OLESA DE MONTSERRAT
RASGOS DE SU ESPIRITUALIDAD:
Influencia CAPUCHINA: Simplicidad, pobreza y austeridad, espíritu
de oración y contemplación y caridad ardiente a Dios y los
hermanos.
ESPIRITUALIDAD CALASANCIA: su deseo de ser “VERDADERA
ESCOLAPIA”, PRONTO PRACTICÓ LO SEJERCICIOS de Piedad
que Calasanz dio a los escolapios, profesaron como Hijas de
María, escolapias y fueron asimilando las constituciones
escolapias. Una espiritualidad, cristocéntrica, eclesial y mariana.
CRISTOCÉNTRICA: gran devota de Sta. Teresa de Jesús la convierte
en su modelo de oración, buscará siempre ese Jesús que centra
su vida y el espíritu de oración-contemplación.
Destaca su vivencia de la OBEDIENCIA Y LA POBREZA.
MARIANA: claro desde su juventud en las congragaciones y
cofradías de Arenys y fiel también a Calasanz, pone el instituto al
amparo de María, madre y educadora de Jesús.
Descargar

Diapositiva 1