CANTAR DE PAULA
AL ESTILO JUGLARESCO
Comienzo del cantar
Con la vihuela en la mano
como lo hacía un juglar,
marchando por los caminos
hoy aquí, mañana allá,
en las puertas de un castillo
o en la plaza del lugar
quiero recitar romances,
coplillas quiero cantar.
Escuchad, chicos, atentos,
esto que os voy a contar:
Es una historia muy linda
que acaeció años ha
en una villa costera
llamada Arenys de Mar.
Paula se llama la niña
y su apellido, Montal;
Vicenta y Ramón sus padres
¿queréis saber algo más?.
Era una joven alegre,
sabe leer y contar
y hacer encajes muy finos
y también… sabe rezar.
Los niños son sus amigos,
a ellos quiere de verdad
y, en los días de fiesta,
se los lleva a pasear
por el campo, la montaña
o por la orilla del mar;
con ellos juega, se ríe
y se lo pasan genial.
Y al finalizar la tarde,
por la cuesta subirán
para llegar a la ermita,
la ermita de la Piedad;
allí rezan a la Virgen,
alegres, ante su altar;
allí le ofrecen mil flores,
su corazón y un cantar.
1ª ESTAMPA
Donde se nos dice quién era Paula
2ª ESTAMPA
De cómo empieza la aventura de Paula e Inés
Inés y Paula sonríen:
ya se ha hecho realidad
la aventura que soñaron
junto a la orilla del mar,
de enseñar cuanto ellas saben.
¡ay, qué felices están!.
La escuela se llena toda
Junto con su amiga Inés
deja su pueblo y su mar,
con sólo cuarenta reales
¿queréis saber dónde va?
Oyendo la voz de Dios
se marchan al Ampurdán
y en el pueblo de Figueras
logran su gran ideal:
abrir una humilde escuela
en un pobre palomar.
de su entrega y su bondad,
de lecciones amasadas
con cariño maternal.
Las niñas están contentas,
ellas tienen un lugar
en el saber, en la escuela
que será segundo hogar.
Crecen y crecen las niñas
y tendrán que abandonar
aquella primera escuela
abierta en un palomar.
¿Queréis saber lo que ocurre
a Inés y a Paula Montal?.
3ª ESTAMPA
De cómo Paula llega a ser escolapia
Desean
ser religiosas
y dedicarse a enseñar
lo mismo que hiciera un día
san José de Calasanz.
Y un frío dos de febrero
sus votos pronunciarán
de pobreza y obediencia,
de castidad y enseñar.
Les acompañan las niñas
con sus papás y mamás;
fue una fiesta en el cole
imposible de olvidar.
Qué contenta estaba Paula
y con ella las demás:
al fin eran escolapias,
escolapias de verdad,
dedicándose de lleno
a la misión de educar.
Como ellas están contentas
y las niñas mucho más
muy pronto otras amigas
quieren también enseñar.
Un día viene Francisca
y Felicia llegará
y el puñado de maestras
para siempre se unirán.
¿Os gusta, chicos, la historia?
No es ficción, es realidad:
está escrita en los libros
y la solían contar
aquellas buenas mujeres
de Olesa y Arenys de Mar
en esas noches de invierno
ante el fuego del hogar.
Pues, os seguiré contando
esta historia singular.
4ª ESTAMPA
Donde se habla de la escuela de Madre Paula
Aquí y allí abre escuelas
bueno es cualquier lugar
las niñas se multiplican
no se puede pedir más
a la empresa educadora
que inició Paula Montal.
Feliz está M. Paula
y aun mucho más estará
cuando sus Constituciones
la Iglesia le aprobará.
Sus escuelas son jardines
que Paula bien mimará
de la mañana a la tarde
con cuidado maternal;
en su corazón tan grande
cada flor tiene un lugar
cuida a la planta que nace
con sus manos de bondad,
la vela en la noche fría,
la riega y vuelve a regar
y al llegar la primavera
¡cuántas flores brotarán!.
¡Ay, qué jardín más hermoso
cultiva Paula Montal!.
¿Quieres crecer, florecer
en el jardín de Montal?
5º ESTAMPA
Donde se narra qué hace Paula en Sabadell
¿Os gusta chicos, la historia?
Pues sigo con mi cantar
La vemos en Sabadell
en un nuevo “palomar”
formando novicias
en el arte de educar,
para lo que tiene Paula
una gracias singular:
lleva a la joven novicia
a la oración y piedad,
a enamorarse de veras
de Jesús, que es la verdad,
al amor a la misión,
la pobreza y la humildad.
Con la palabra se educa,
con el ejemplo aún más
No se olvida de sus niñas,
a todas ayudará
en el bolillo y la lectura
y en cualquier necesidad.
Y mientras lee la niña,
bellos encajes saldrán
de aquellas manos tan diestras;
mas absorta quedará
al escuchar las palabras
que Teresa le dirá
y el “muero porque no muero”
en su alma prenderá
y, como fuente que mana,
que mana y vuelve a manar,
las palabras se repiten,
se transforma en cantar.
Deja de leer la niña,
a la madre mira ya,
y sus ojos infantiles
ven más allá, más allá…
La lección he terminado,
mañana continuará
6º ESTAMPA
Donde se nos dice cuál es el lema de Paula
Y, ¿sabéis cuál es su lema,
su deseo, su ideal?
Que “por medio de las niñas
las familias salvará”:
sueño que forjó un día
paseando junto al mar
y a lo largo de su vida
se convirtió en realidad
Su escuela ¿la recordáis?,
es cálido y amplio hogar,
donde las niñas y padres
tienen su especial lugar.
Allí hay calor, hay ternura,
comprensión y mucha paz,
allí se trabaja y ora,
todos comparten el pan
sentados en una mesa
en el sufrir y el gozar.
Madre Paula es buena madre
y crea fraternidad
7º ESTAMPA
De cómo visita la Virgen a Madre Paula
Se está acabando la historia
que empezó años ha
en aquel pueblo costero
llamado Arenys de Mar
¿Queréis saber más detalles?
pues, atentos, escuchad:
es 26 de febrero
Olesa de Monserrat,
muy cerca de la montaña
donde la Virgen está;
es una casa humilde,
Madre Paula anciana ya.
Han pasado los seis lustros
de silencio y soledad;
ella sube la escalera
para poder contemplar
esa montaña rocosa
que la eleva y le da paz
en esos largos coloquios
con su madre celestial.
Aquellos atardeceres
de gozo y serenidad
otean otras montañas,
otean eternidad
El sol se oculta en la roca,
postrada en su cama está,
alguien sin ruido y muy tenue
todo lo inunda de paz.
Paula sonríe, sonríe,
transformada es su faz,
y aquellos labios, gozosos,
exhalan como un cantar:
“Mare meva, mare”
y… con la Virgen… se va.
8ª ESTAMPA
De cómo llega al cielo, de quien la recibe
Y aquella frágil barquilla
que partió de Arenys de Mar
ya se ha acercado a su puerto,
en el cielo arribará.
El ocaso de la vida
en alba se trocará
y un rayo de luz intenso
cielo y tierra envolverá
Va ligera de equipaje,
¡cuánta prisa por llegar!
Sedienta está su alma
de beber del manantial,
del agua que no se agota
y recrea eternidad.
El “muero porque no muero”
no es deseo, es realidad
Y, casi sin darse cuenta,
ha llegado al umbral.
-¿Qué he hecho en la tierra?
y una voz responderá:
-Sólo hiciste una cosa:
Amar, amar, sólo amar
Encuentra la casa abierta,
las puertas de par en par;
es humilde Madre Paula
y no se atreve a pasar,
cuando sale a recibirla,
¡oh, sorpresa!... Calasanz
FIN DEL CANTAR
Así transcurre esta historia
que se inicio
en una villa costera
llamada Arenys de mar
Y concluye en otra villa
Olesa de Monserrat
Hoy la Iglesia está gozosa
proclama su santidad
y sus hijos, jubilosos,
pregonamos su bondad
en el pueblo, en la montaña,
en el valle o la ciudad
para que todos conozcan
a Madre Paula Montal
Recita y cuenta esta historia
En casa o cualquier lugar
Con la vihuela o sin ella
¿quieres ser, joven, juglar?
FIN
Texto: María Jesús Gaztambide Martínez. Escolapia
Animación: María Teresa Calvo Villacampa. Escolapia
Descargar

El cantar de Paula