Universidad Latinoamericana de Ciencia y
Tecnología
Facultad de Odontología
Anestesia
Dr. Pedro Hernández
DOLOR AGUDO Y CRÓNICO
Irene Guevara Madrigal
Daniela Blanco González
Gloriana Flores Rodríguez
Carlos Barrantes Fernández
2010
El dolor es un proceso muy
complejo, difiere de otras
sensaciones porque es una
"advertencia" de que algo anda
mal, por tanto tiene prioridad
sobre otras señales.
La
IASP
(Internacional
Association for the Study of
Pain) lo ha definido como “una
experiencia
sensorial
y
emocional desagradable que se
asocia a un daño tisular real o
posible o que se describe como
causada por dicho daño".
FISIOPATOLOGÍA DEL DOLOR
La función fisiológica del dolor es señalar al sistema nervioso
que una zona del organismo está expuesta a una situación
que puede provocar una lesión. Esta señal de alarma
desencadena una serie de mecanismos cuyo objetivo es
evitar o limitar los daños y hacer frente al estrés. Para ello, el
organismo dispone de los siguientes elementos:
• Detectores de la señal nociva
• Mecanismos ultra-rápidos de protección
• Mecanismos de alerta en general
• Mecanismos de localización
• Mecanismos comportamentales
• Mecanismos de analgesia endógenos
Detectores de la señal nociva
Depende de la existencia de neuronas especializadas en la
recepción del dolor, denominadas nociceptores.
Mecanismos ultra-rápidos de protección (reflejos)
Son reacciones rápidas, generadas a nivel de la médula
espinal que pueden tener como efecto una reacción de
retirada (por ejemplo, cuando se retira la mano rápidamente
al tocar una superficie ardiente); una contractura de la
musculatura que bloquea la articulación si se ha producido
una lesión articular (es el caso del lumbago después de la
lesión de un disco intervertebral tras un movimiento en
falso).
Mecanismos de alerta general (estrés)
Por activación de los centros de alerta presentes en el tronco
cerebral; ello se traduce en un aumento de la vigilancia y de
las respuestas cardiovasculares, respiratorias y hormonales
que preparan al organismo a hacer frente a la amenaza
(mediante la huida o la lucha).
Mecanismos de localización
Consciente e inconsciente de la lesión, a nivel del cerebro; la
localización es precisa si la lesión se produce en la piel y
difusa o incluso deslocalizada si la lesión afecta un tejido
profundo.
Mecanismos comportamentales
Para hacer frente a la agresión: debido a la activación de
centros especializados en el cerebro, aumenta la agresividad
y pueden producirse manifestaciones de cólera; estas
pulsiones tienen como objetivo movilizar la atención del
sujeto e iniciar los comportamientos de huida o lucha para
preservar la integridad corporal.
Mecanismos de analgesia endógenos
En ciertas circunstancias estos mecanismos permiten hacer
frente a la amenaza a pesar de que se hayan sufrido graves
heridas.
COMPONENTES FISIOPATOLOGÍA
DEL DOLOR
La nocicepción
La percepción
El sufrimiento
El comportamiento del dolor
LA NOCICEPCIÓN
Los nociceptores son terminaciones nerviosas libres de
neuronas sensitivas primarias, cuyos cuerpos neuronales se
encuentran en los ganglios raquídeos. Los nociceptores se
encuentran en muchos tejidos corporales como la piel,
vísceras, vasos sanguíneos, músculo, fascias, tejido
conectivo, periostio y meninges. Los demás tejidos
corporales apenas cuentan con terminaciones nociceptivas.
Estos receptores transmiten la información a través de fibras
nerviosas que son clasificadas dependiendo de su diámetro
y grado de mielinización en fibras A y C. Es la única etapa
común en todas las personas pues es una etapa inicial
bioquímica. A su vez se divide en tres subetapas que son la
transducción, transmisión y modulación del dolor.
LA PERCEPCIÓN
Existen múltiples factores psicológicos y físicos que modifican la
percepción sensorial del dolor, unas veces amplificándola y otras
veces disminuyéndola.
Personalidad: Estado de ánimo, expectativas de la persona, que
producen control de impulsos, ansiedad, miedo, enfado, frustración.
Momento o situación de la vida en la que se produce el dolor.
Relación con otras personas, como familiares, amigos y compañeros
de trabajo.
Sexo y edad.
Nivel cognitivo.
Dolores previos y aprendizaje de experiencias previas.
Nivel intelectual, cultura y educación.
Ambiente: ciertos lugares (Ejemplo: ruidosos, iluminación intensa),
tienden a exacerbar algunos dolores (Ejemplo: cefaleas)
EL SUFRIMIENTO
Cuando se manifiesta como dolor (sea físico o emocional),
alguna estructura orgánica está en peligro, el cuerpo entra
en estado de alerta y si es demasiado, el cerebro desconecta
para evitar más daños. Cuando los daños son producidos en
estructuras orgánicas ajenas al sistema nervioso central, se
denomina como alerta física; cuando se produce una
ruptura entre lo esperado y lo obtenido, genera una alerta
emocional.
EL COMPORTAMIENTO DEL DOLOR
•Palabras de dolor
•Ruidos de dolor
•Caras de dolor
•Frotamiento
•Agarrándose
•Inquietud
CLASIFICACIÓN
Según el tiempo de duración el dolor puede clasificarse de
dos maneras:
Dolor Crónico y Dolor Agudo
DOLOR CRÓNICO
Suele ser independiente de la causa original del dolor. Es posible
que la causa del dolor ya no exista, pero que los nervios
sobreexcitados sigan notificando dolor al cerebro. En otras
ocasiones, la causa del dolor puede seguir existiendo sin poder
ser tratada o eliminada en todos los casos, como en las
enfermedades incurables o crónicas.
La percepción del dolor puede incluso independizarse por
completo del estímulo original, con lo que en ese caso la señal
de dolor pierde su función de advertencia. De ese modo el dolor
constante o intermitente dura más que su propósito: ya no
ayuda al cuerpo a evitar el daño. También se habla de
cronificación del dolor o círculo vicioso cuando unos estímulos
de dolor sin tratar provocan respuestas de dolor adicionales. Por
tanto, el dolor crónico suele ser mucho más difícil de tratar que
el agudo; debería considerarse una enfermedad en sí mismo.
DOLOR AGUDO
Es un dolor de corta duración que suele tener una causa
fácilmente identificable. Este tipo de dolor normalmente se
origina fuera del cerebro (en el sistema nervioso periférico),
aunque se procesa e interpreta en él (por parte del sistema
nervioso central). De hecho, el dolor agudo actúa como una
señal de advertencia de un daño actual o próximo: es la
respuesta fisiológica normal ante un estímulo adverso o
perjudicial que causa el dolor. Este estímulo puede ser mecánico
(una fractura ósea), térmico (una quemadura) o químico (debido
a una reacción inflamatoria en el cuerpo durante una
enfermedad aguda, piense en los dolores musculares de una
gripe o los dolores articulares de la artritis).
Suele responder bien a los analgésicos y por tanto su duración es
limitada.
Control y Tratamiento del Dolor
Agudo y Crónico
Es preciso abordar y eliminar los factores etiológicos
para alcanzar un éxito terapéutico a largo plazo. El
tratamiento de apoyo va dirigido a la reducción del
dolor y la disfunción. Los dos tipos generales de
tratamientos de apoyo son:
l) Farmacológico
2) Físico
Tratamiento Farmacológico
Dado que muchos dolores presentan síntomas de carácter
periódico o cíclico, existe una tendencia a prescribir fármacos que
deben tomarse según las necesidades. Este tipo de tratamiento
fomenta el abuso por parte de los pacientes y puede conducir a una
dependencia física o psicológica. Los fármacos de los que más
frecuentemente abusan los pacientes son los analgésicos narcóticos
y los tranquilizantes. Estos medicamentos proporcionan un breve
período de euforia o sensación de bienestar, y a veces pueden
convertirse en una recompensa inconsciente por haber sufrido
dolor. El empleo continuado de fármacos según las necesidades
tiende a conducir a ciclos de dolor más frecuentes y una menor
eficacia del fármaco.
En general, se recomienda que cuando estén indicados fármacos
para el dolor, se prescriban a intervalos regulares durante un
período de tiempo especificado (p. ej., 3 veces al día durante2
semanas). Al finalizar este período de tiempo se espera que el
tratamiento definitivo proporcionará un alivio de los síntomas y
que la medicación dejará de ser necesaria. Ello es especialmente
importante para los analgésicos narcóticos los fármacos
tranquilizantes.
Los anestésicos locales pueden ser de utilidad en el diagnóstico o
incluso el tratamiento de diversos dolores. Encuentran una de
sus aplicaciones más destacadas en el establecimiento del
diagnóstico correcto. Se puede usar un anestésico local para
diferenciar una fuente verdadera de dolor de un punto doloroso
(Okeson, 2003).
Fuente: Organización Mundial de la Salud.
Terapia Física
La terapia física engloba un grupo de acciones de apoyo que suelen
aplicarse conjuntamente con un tratamiento definitivo. Es una parte
importante de un tratamiento satisfactorio de muchos trastornos
temporomandibulares (Okeson, 2003).
La aplicación del frío produce distintos efectos fisiológicos. El frío
disminuye la actividad del uso muscular. Puede ayudar a romper el
ciclo dolor-espasmo ya que reduce la espasticidad muscular y la
defensa muscular. También ralentiza la velocidad de conducción
nerviosa y probablemente afecta a los patrones de activación de las
fibras dolorosas sensitivas periféricas. Además disminuye el
metabolismo local y reduce la actividad enzimática, reduciendo la
demanda consiguiente de oxígeno.
Las contraindicaciones de la crioterapia son isquemia,
intolerancia al frío, fenómeno de Raynaud, alergia al frío,
incapacidad para comunicarse y piel sensible (Frontera, 2088).
El calor puede provocar cambios locales y a distancia, siendo
menos pronunciados estos últimos. Al aplicar calor a una
superficie del cuerpo se producen cambios circulatorios, el
calor aumenta el flujo sanguíneo debido al aumento de la
demanda metabólica tisular. Esto favorece la llegada de
leucocitos, mejora el suministro de oxígeno, aumenta la
permeabilidad capilar y produce hiperemia.
Tratamiento de calor en la casa
El calor superficial se aplica colocando una toalla
humedecida y caliente sobre el área sintomática. Una botella
de agua caliente sobre la toalla ayudará a mantener el calor.
Esta combinación debe mantenerse colocada durante 10 a 15
minutos, (sin superarlo s 30 min). Puede utilizarse una
manta eléctrica, pero en este caso hay que tener gran
cuidado. Si el paciente se queda dormido sobre la manta
eléctrica puede sufrir una quemadura grave (Okeson, 2003).
Tratamiento de frío en la casa
Debe aplicarse hielo directamente en el área afectada,
desplazándolo en un movimiento circular sin presionar Ios tejidos.
La persona experimentará inicialmente una sensación desagradable
que se convertirá rápidamente en otra de calentamiento. La
aplicación continuada de hielo daría lugar a un dolorimiento leve y
luego a un entumecimiento. Cuando se empieza a percibirse debe
retirarse el hielo, que no debe permanecer sobre los tejidos
durante más de 5-7 minutos. Tras un período de calentamiento
puede ser aconsejable una segunda aplicación. Otro método
sencillo de crioterapia consiste en que el paciente coloque un
recipiente de Styrofoam lleno de agua en el refrigerador. Una vez
congelado, se puede extraer y eliminar el fondo del recipiente para
dejar al descubierto l hielo. El resto del recipiente puede usarse
como sujeción para que los dedos del paciente no se congelen
(Okeson, 2003).
Bibliografía
Recuperado el 13 de Junio de 2010, de www.cochrane.ihcai.org/.../34_Tratamiento-del-Dolor-Agudo.pdf
Recuperado el 13 de Junio de 2010, de www.guiasalud.es/GPC/GPC_368_Dolor_AP.pdf
Recuperado el 13 de Junio de 2010, de www.elmedicointeractivo.com/img/AULA926.pdf
Recuperado el 13 de Junio de 2010, de www.scartd.org/arxius/fisiodolor06.pdf
Cameron, M. (2009). Agentes físicos en rehabilitación: De la investigación a la práctica. Elsevier.
España.
Frontera, W. (2008). Medicina deportiva clínica: tratamiento médico y rehabilitación. Elsevier. España.
Okeson, J. (2003). Tratamiento de oclusión y afecciones temporomandibulares. Elsevier. España.
Organización Mundial de la Salud. (2010). WHO´s Pain Relief Ladder. Tomado de
http://www.who.int/cancer/palliative/painladder/en/ el día 13 de junio de 2010.
Raj, P. (2001). Tratamiento práctico del dolor. Elsevier, España. 3ra Edición, 2001.
Descargar

Diapositiva 1