Pasionistas
SALMO 21
Un canto
de victoria
¡Señor, el rey se alegra por tu tuerza,
y cómo se alegra con tu victoria!
Le has concedido
el deseo de su corazón,
no le has negado
lo que pedían sus labios.
Pues te adelantaste
con grandes bendiciones,
y has puesto en su cabeza
una corona de oro.
Te pidió vida, y se la has concedido,
días sin fin,
para siempre, eternamente.
Tu victoria ha engrandecido su fama,
lo has vestido
de honor y de esplendor.
Le concedes bendiciones incesantes,
y, con tu presencia,
lo colmas de alegría.
Porque el rey confía en el Señor,
y nunca vacilará
con la gracia del Altísimo.
Tu mano alcanzará
a todos tus enemigos,
tu derecha caerá
sobre tus adversarios.
Préndeles fuego como a un horno,
el día en que te manifiestes;
el Señor los engullirá con su ira
y un fuego los devorará.
Borrarás su descendencia de la tierra,
su posteridad de en medio
de los hombres.
Aunque pretendan hacerte daño
y maquinen planes contra ti,
nada conseguirán.
Pues tú los harás huir,
apuntando a su rostro con tu arco.
¡Levántate, Señor, con tu fuerza!
Vamos a tocar y a cantar tu poder.
PLEGARIA - CANTO
A TUS MANOS, SEÑOR,
SEÑOR, MI DIOS,
ENCOMIENDO MI ESPÍRITU.
A TUS MANOS, SEÑOR, MI DIOS,
ENCOMINEDO MI ESPÍRITU.
Rompe mis cadenas, Señor,
mira mi dolor,
que tu mano me llene de alegría;
que me mire tu mirada,
que me quemen tus palabras,
Señor, renuévame por dentro,
amanece sobre mí.
Mi alma está sedienta de Ti,
sedienta de Ti,
como tierra del desierto sin lluvia,
como pájaro sin nido,
como niño sin madre,
así mi alma se despierta
y pregunta por Ti.
Mi alma aguarda al Señor
madruga por su amor;
en las luchas Dios me hace compañía;
Él atiende mis heridas
y levanta mi vida;
Señor, me lleno de justicia
cuando estoy junto a Ti.
Autor: Carmelo Erdozain
“RITMO, JUVENTUD Y DIOS”. Ediciones Musical PAX
Descargar

Salmo 21