Al igual que este leñador,
muchos de nosotros vamos
por la vida “tan ocupados
haciendo cosas que no hemos
tendido tiempo para
detenernos a pedir
instrucciones para nuestra
vida de parte de Dios”, y como
resultado de ello nuestros
esfuerzos se tornan estériles.
Pero cuando pedimos
la dirección de Dios para
lo que debemos hacer,
y seguimos esta
instrucción, encontramos
que Dios revela Su poder
y nos hace obtener la
victoria en nuestra vida.
Hoy celebramos nuestro
62º Día de Victoria como
Iglesia Bautista Berea, y sé
que todavía hoy podemos
beneficiarnos de pedir,
y seguir, las instrucciones
de Dios para nuestra vida
personal, nuestra vida
familiar, y nuestra vida
como iglesia.
1° Crónicas
14:8-17
El pasaje habla de la
estrecha relación que había
entre Dios y David, quien
en esta época de su vida
estaba tan consciente de
su dependencia de Dios
que no daba paso sin antes
consultarlo con el Señor.
Busquemos
la dirección de
Dios a cada paso
de nuestra vida,
¡y obedezcámosla!
¿Qué lecciones
importantes
podemos
desprender de
nuestro texto?
A mí me parece que
hay al menos tres
importantes lecciones
que podemos derivar
de esta narración
para beneficio
de nuestra vida.
A.- LOS PROBLEMAS SON UN
FENÓMENO NORMAL EN
NUESTRA VIDA.
1. El problema que David
estaba enfrentando en este
pasaje era uno muy viejo y
muy real.
2. Una cosa muy interesante
es ver que David no se quedó
sentado esperando que el
problema que se le presentaba
se resolviera por sí mismo.
Él decidió tomar acción directa
y resolver la situación.
B. ES UN HECHO QUE TODOS
ENFRENTAMOS SEVEROS
PROBLEMAS.
1. Es un hecho también
que a veces los problemas
que nos llegan, llegan a
doblegarnos.
2. También es un hecho que
cuando los problemas se
presenten en nuestra vida,
tenemos que enfrentarlos.
No podemos esperar que se
resuelvan solos.
Necesitamos definir el
problema,
Identificar sus posibles causas
y…
generar algunas alternativas
de solución que funcionen.
C. EL SURGIMIENTO Y LA
PRESENCIA DE PROBLEMAS
EN NUESTRA VIDA REQUIEREN
DE NOSOTROS QUE
BUSQUEMOS LA DIRECCIÓN
DE DIOS.
David pudo fácilmente
haber confiado en su
propia experiencia
militar y en sus
habilidades como
guerrero a fin de
manejar esta situación.
Sin embargo, antes
de atacar a los filisteos
David se detuvo a pedir
la dirección de Dios en
dos áreas sumamente
importantes:
¿Subiré contra
los filisteos?
¿Los entregarás
en mi mano?
Y luego, David esperó
la respuesta de Dios
antes de atacar.
D. NOSOTROS NECESITAMOS
BUSCAR LA DIRECCIÓN DE
DIOS EN FORMA CONTINUA.
Pero el hecho de que
hayamos experimentado
la gracia, la presencia
y el poder de Dios en
el pasado no garantiza
que lo seguiremos
experimentando
en el futuro.
La única manera de
experimentar el poder
de Dios diariamente es
buscándolo diariamente,
y la única manera de
conocer Su voluntad
para cada día de nuestra
vida es pidiéndole que
nos la revele cada día.
No nos haría nada
mal hacer una
práctica de nuestra
vida el enfocar
los problemas
como lo hizo David.
APLICACIÓN:
Me temo que la razón por
la que no hay victoria diaria
en nuestras vidas es porque
demasiados de nosotros
simplemente decidimos
haciendo uso de nuestro
conocimiento y experiencia,
pensando que ya sabemos
lo que está bien, sin buscar
realmente la dirección de Dios.
La primera parte de
esta sencilla fórmula
es “Cuando surjan
problemas en nuestra
vida, busquemos la
dirección de Dios”.
La segunda
es absolutamente
lógica y natural.
Vayamos a
la segunda orden.
A. NO CREO QUE HAYA
VERDAD MÁS SIMPLE QUE
ÉSTA: CUANDO DIOS
DIRIGE, ÉL ESTÁ PRESENTE.
Así pues, si nosotros
seguimos Su liderazgo,
estaremos en Su
presencia, y no sólo
estará presente sino que
será responsable directo
de los resultados.
Observe que de nuestro
pasaje se desprende que
David estaba interesado
en dos áreas:
Las instrucciones de Dios,
y la presencia e
intervención de Dios.
¿Por qué eran tan
importantes
para David
estas dos cosas?
1. David no quería actuar
en contra de la voluntad de
Dios, por eso es que él
necesitaba las instrucciones
precisas de Dios, porque sin
esas instrucciones precisas
de Dios es muy fácil seguir
nuestro propio camino y
equivocarnos.
2. Por la otra parte, David
comprendía perfectamente
la importancia de la
presencia de Dios en la
batalla porque sin la
presencia de Dios no había
garantía alguna de la
protección, la provisión, la
intervención y el poder de
Dios.
¿No te parece
que nosotros
deberíamos estar
igualmente interesados
en estas áreas?
B. CUANDO PENSAMOS EN
LAS MÚLTIPLES DECISIONES
QUE DEBEMOS TOMAR DÍA A
DÍA EN NUESTRA VIDA
QUEDAMOS CONVENCIDOS
QUE NECESITAMOS LA
DIRECCIÓN DE DIOS EN ELLAS
No hay una sola experiencia
que esté a la disposición
del hombre que se compare
con la experiencia de saber
que estamos cumpliendo con
la voluntad de Dios y que Él
está presente en nuestra vida.
C. CUANDO DIOS DIRIGE
NUESTRA VIDA, SUS PLANES
NUNCA FALLAN.
¿Que habría pasado si David
hubiera hecho las cosas
a su manera en la segunda
ocasión?
APLICACIÓN:
Dios puede pedirte a ti
que cambies de ruta en
cualquier momento.
Y es necesario considerar
que con cada cambio
viene un costo.
Dios podría pedirte que
dieras más de tu tiempo a
la obra, o más de tu dinero.
Podría ser que te pidiera
hacer algo que jamás has
hecho. Quizás Dios querría
que dejaras algunas
de las tradiciones que aun
practicas en tu vida.
Pregúntate:
¿Podría tu situación actual
ser un resultado directo de
no haber pedido la dirección
de Dios en algunas
decisiones que tomaste en
el pasado? ¿O de haberlas
pedido y haberlas recibido,
pero no haberlas seguido?
Cuando la alternativa
sea cambiar de
dirección o alejarnos
de la voluntad de Dios,
la decisión siempre
deberá ser “cambiar
de dirección”.
Las primeras dos
lecciones son muy
lógicas y sencillas.
E igual lo es
la tercera lección:
A. DAVID VIO LA
DEMOSTRACIÓN DEL PODER
DE DIOS. Ve la descripción
que él da de los eventos
de aquel día. “Dios rompió
mis enemigos por mi mano,
como se rompen las aguas.”
Con esta expresión
David está
describiendo lo que
es la fuerza natural
del agua en una
inundación.
B. DAVID DA TESTIMONIO DE
QUE FUE EL PODER DE DIOS
EL QUE LE DIO LA VICTORIA
AQUEL DÍA.
Y estos mismos principios
pueden funcionar en tu vida
hoy mismo porque la vida
del hombre no ha cambiado
mucho desde aquel día a la
fecha, y porque ¡Dios no ha
cambiado en lo absoluto!
Es muy posible que justo
en este momento estemos
pasando por severas
pruebas en nuestra vida,
que tengamos profundas
necesidades que no hemos
podido resolver.
Yo no sé cuáles
puedan ser estas
pero basta que tú
las sepas, y que las
sepa Dios.
1.- ¿Será, acaso, que tienes
un hijo o hija que se ha
alejado del Señor?
2.- ¿Tal vez es tu cónyuge
quien no quiere saber
nada de Dios?
3.- ¿Será que tu
matrimonio se esté
desmoronando?
4.- ¿O quizás tienes una
enfermedad que te está
lleva a la desesperación?
5.- ¿Puede que estés
pasando por problemas a
los que no le ves solución?
6.- ¿O tal vez has
desarrollado una adicción
que te está dominando?
Has buscado todo tipo
de ayuda en los hombres,
sin éxito. Si tú quieres que
sea el poder de Dios
el que fluya en tu vida,
tú necesitas aplicar la
fórmula de la victoria.
1.
Cuando surjan
problemas en
nuestra vida,
busquemos la
dirección de Dios.
2.
Cuando Dios
dé Sus
instrucciones,
debemos seguirlas.
3.
Cuando Dios
muestra Su poder,
la victoria
es nuestra.
¿Qué me dices de ti?
¿Has tomado decisiones
en tu vida sin antes
haber consultado con
el Señor, pidiéndole
Sus instrucciones
para actuar?
¿Estás ahora
sufriendo
las consecuencias
de tal acción?
¿Quisieras arreglar
las cuentas
con el Señor
a ese respecto?
¿Hay alguna área
en tu vida en
la que necesitas
que Dios muestre
Su poder?
¿Querrías
pedírselo?
Descargar

Diapositiva 1 - Iglesia Bautista Berea de Monterrey