EN MEMORIA DE ROCIO JURADO
Rocio, lucero de la mañana
Más bonita que ninguna
Eras entre tantas flores,
las estrellas y la luna.
Tú estrella ya se apagó
Pero tú voz y talento
Quedará entre nosotros
Por un largo, largo tiempo.
Tenías temperamento,
Alegría y tronio
Todo el mundo te queria
Por tú salero y talento.
Te has ido amiga del alma
Y has dejado un gran vacio
Dentro de los corazones
De un pueblo que te ha querido.
Tú santa Virgen de Regla
Y también la del Rocio
Te recibirán contentas
Juntas con los angelitos.
Y el gran Dios Omnipotente
Te coronará de estrellas
Y te pondrá alas de oro
Y un halo de fina seda.
Adíos querida Rocio
Adíos linda Chipionera
Siempre serás tú la Reina
De la copla mañanera.
Rafi González
1 de junio de 2006
[email protected]
Descargar

Slide 1