Si la Biblia es la fuente de
toda la catequesis cristiana, y
la catequesis lo que se
propone
ayudar
a
la
maduración de la vida
cristiana de las personas, no
se puede prescindir de la
fuente de toda la vida
cristiana: la Biblia.
Número 96: “La catequesis extraerá siempre su contenido de la
fuente viva de la Palabra de Dios, transmitida mediante la
Tradición y la Escritura, dado que la Sagrada Tradición y la
Escritura constituyen el único depósito sagrado de la Palabra de
Dios confiado a la Iglesia” (DV 10).
Nos preguntamos: ¿Por qué un
catecismo debe estar presente la
Palabra de Dios?
En el Catecismo Jesús es el Señor,
según vuestra opinión: ¿Está presente
la Palabra de Dios?
¿Los textos bíblicos que propone son
fáciles de trabajar con los niños?
En los comienzos de los núcleos siempre hay un texto que
tiene la finalidad de ayudar a situarnos en la globalidad del
núcleo.
Todo esto plantea una cuestión a la
catequesis si queremos que los niños
lean directamente de la Biblia la
Palabra de Dios y además trabajen los
textos de la Biblia.
Por eso nos preguntamos: ¿Qué
podemos hacer para solucionar esta
cuestión?
LA VIDA
PALABRA DE
DIOS
PALABRA
DE DIOS
Primero, tener claro
qué
contenido
o
mensaje con sus valores
actitudes se van a
transmitir en el tema.
Los objetivos del tema
generalmente te pueden
ayudar a descubrirlo.
Tercero, descubrir en el
Catecismo Jesús es el Señor
la experiencia y el texto que
están presentes y que sugiere
la guía básica para desarrollar
en la catequesis
Segundo, ampliar el mensaje con
sus
valores
y
actitudes
descubriendo qué experiencias
contiene ese mensaje que
enganche y conecten mejor con el
grupo que tienes.
PASOS
PARA
CONOCER
EL
MENSAJE DE UN TEXTO BIBLICO
Qué dice el texto
 Qué dice los personajes, dónde se
sitúa, qué circunstancias
Hoy, ¿qué nos dice a nosotros
Leemos los comentarios que hace
la Biblia sobre el texto, los paralelos
y los textos que indica.
Jesús volvió a tomar la palabra y le respondió: «Un hombre bajaba de Jerusalén
a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo
hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto.
Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo.
También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino.
Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió.
Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después
lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de
cuidarlo.
Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole:
"Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver“.
Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los
ladrones?». «El que tuvo compasión de él», le respondió el doctor. Y Jesús le dijo:
«Ve, y procede tú de la misma manera».
cita Mt 22, 34-40 y
Jn. 13, 34-35.
Ex 20, 1-18.
Cuando los fariseos supieron que Jesús había hecho callar a los saduceos, se
juntaron en torno a él. Uno de ellos, que era maestro de la Ley, trató de ponerlo a
prueba con esta pregunta: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de
la Ley?»
Jesús le dijo: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con
toda tu mente. Este es el primer mandamiento y el más importante.
El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Estos dos
mandamientos se basa toda la ley y los profetas
Catecismo cita Dt. 6, 5.
Guía no propone ningún
texto.
Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor, porque eso es juntos.
Honra a tu padre y a tu madre es el primer mandamiento al que se añade una
promesa: Te irá bien y vivirás largo tiempo en la tierra.
Padres no exasperéis a vuestros hijos; criadlos educándolos y corrigiéndolos,
según el Señor.
Col 3, 1214.
ningún texto
Estando Jesús sentado enfrente de las arcas para las ofrendas, observaba a la gente que
iba echando dinero: muchos ricos echaban mucho; se acercó una viuda pobre y echó dos
monedillas, es decir, un cuadrante. Llamando a sus discípulos, les dijo: << En verdad, os digo
que esta viuda pobre ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás ha
echado de lo que les sobra, pero esta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para
vivir>>.
Catecismo cita Sal 15:.
Guía propone Mt 6, 25-35.
Les decía: «El sembrador salió a sembrar, mientras sembraba, unos granos
cayeron a lo largo del camino: vinieron las aves y se los comieron.
Otros cayeron en terreno pedregoso, con muy poca tierra, y brotaron en seguida,
pues no había profundidad, pero apenas salió el sol, los quemó y, por falta de
raíces, se secaron.
Otros cayeron en medio de cardos: éstos crecieron y los ahogaron.
Otros granos, finalmente, cayeron en buena tierra y produjeron cosecha, unos el
ciento, otros el sesenta y otros el treinta por uno.
El que tenga oídos, que escuche.».
Catecismo cita Mt 5, 3-11; 13,
31-32; 13, 44. Lc 14, 15-24.
Guía no propone nada
Juan, que había oído en la cárcel de las obras del Mesías, mandó a sus
discípulos a preguntarle: << Eres tú el que ha de venir o tenemos que
esperar a otro?>>.
Jesús les respondió: << Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y
oyendo: los ciegos ven y los cojos andan; los leprosos quedan limpios y
los sordos oyen; los muertos resucitan y los pobres son evangelizados.
Catecismo cita Mc 9, 22-23.
Guía no propone ningún
texto
Descargar

Diapositiva 1