Patricia Barrera Guerra
Alondra Yarisel Flores Onofre
Karla Ivonne Meléndez Arvizu
Daniel Quiroz Vazquez
 Compartían la visión idealizada de la educación que




tenia el Estado
Afirmaban que de la educación primaria dependía “la
felicidad o Ruina de la república”
Cuando describían sus sufrimientos y carencias
hablaban con más realismo: Espinoza de los Monteros
recomendaban que los gobernantes bajaran de sus
despachos: “el que habla quisiera sentar a cada uno de
en la escuela para dirigir a tanto niño y otra cosa muy
distinta seria”
En vista de que los niños no respondían a los esfuerzos
de los preceptores, resultaban: “un fardo insoportable,
un peso que nos agobia, una carga que nos abruma”
Las quejas eran constantes en el periodo de 1786-1836.
Falta de ingreso adecuado
Falta de reconocimiento por parte del Estado
Falta de respeto por parte de los niños y sus padres.
Comentarios despectivos como:
“por lo regular los sujetos que se han dedicado y dedican a
poner escuelas, son unos infelices que no han podido
colocarse en ninguna oficina, ni en un estudio de abogado,
por su mala letra o tal vez por no ser de la más arreglada
conducta”
“su tarea es penosa y desagradable, lleno de incomodidad y sin
cosa alguna que la suavice y la dulcifique”
Aunque no criticaban a los preceptores, los consideraban parte
de una profesión de menos status social que hubieran querido
a los maestros.




La opinión de que la profesión de preceptor de
primeras letras era “un largo trabajo, sin
lucimientos, una consideración muy mediana
en el mundo, si es que nos dispensa, y ningún
descanso al fin de una honrosa carrera” era
compartida por la mayoría.
 Los niños asistían a las escuelas de acuerdo al
status social que ocupaban sus padres dentro
de la sociedad:
 Algunos recibían educación en sus casas: la
clase más alta. Y otros asistían a la escuela de
Belén, Hospicio, y de las escuelas de la
compañía Lancasteriana.
 2/3 estaban inscritos en escuelas gratuitas.
 24% de los niños eran mantenidos por el trabajo
de sus madres.
 Utilizaban cuartos, casas, conventos y capillas
existentes y los adaptaban a las necesidades
pedagógicas.
 Siempre existió el problema de tener un lugar
adecuado para el servicio sanitario de tantos
niños.
 Otros problemas eran la luz y el frio. Sólo dos
ventanas por las que entraba muy poca luz, y
muchas veces estaban rotas.
 Era el primer contacto con la escuela que tenían los
niños, eran atendidos por una anciana que los
enseñaba a deletrear por medio del silabario,
utilizando el método individual.
 También estudiaban el catecismo y exposición breve
de la doctrina cristiana, la maestra realizaba las
preguntas y los niños respondían a coro. Todo era
memorización.
-¿Qué son virtudes teologales?
- lo mismo que divinas.
 Los niños comenzaban a llegar a las 8 de la
mañana. La escuela contaba con dos cuartos
uno de lectura y otro de escritura.
 Los alumnos pasaban los primeros meses o
años en el cuarto de lectura, pues era lo
primero que aprendían posteriormente pasaban
al cuarto de escritura.
 Los maestros tenían un semblante muy severo.
 Las materias impartidas en la escuela eran
escritura, lectura, aritmética y catecismo.
La los libros utilizados para el estudio eran:
El catecismo de Ripalda
El catecismo histórico de Abad
Catecismo de los padres de las escuelas Plas
Fábulas de Félix María Samaniego y
Compendio matemático
 Se basaba en impartir clases a los niños menores
por medio de niños un poco más avanzados, a los
que llamaban moderadores o instructores.
 Las clases se impartían por medio de evoluciones,
lo que las hacia un poco menos tediosas, la
evolución era el movimiento que hacían los
alumnos al oír la campana, para reubicarse en otra
´´área del salón.
 Tenían como didáctica la obtención de premios de
acuerdo a las actividades que realizaran en el
salón, se les entregaban divisas de reconocimiento
o
con
palabras
como:
puerco,
pleitista,
desaplicado, etc.
Descargar

Practicas escolares y condiciones laborales