Recuerdos wadrreros del futuro.
(Vestido de presente)
Imágenes: Javier Martín, José Antonio Jiménez, Jesús Acebrón y Fermín Alonso.
Montaje, tratamiento de imágenes y textos: Pedro A. López.
Logo Wad Ras de la última página. J. Gil.
En nuestra imaginación siempre asociamos el pasado
con el color sepia. Esa tonalidad nos retrotrae a las
experiencias pasadas, a las imágenes que nunca
volverán, al recuerdo vivo que quizá no se
corresponde con lo que realmente vivimos en otras
épocas…
Sin embargo, hoy vamos a asomarnos por la mirilla del
tiempo y observaremos que el presente vestido de
futuro también puede tener ese tono antiguo
amarillento y meloso que tan nostálgicos puede llegar
a colocarnos ante lo que una vez fuimos o sentimos.
El pasado está apostado ahí, tras la puerta. Aguardando el
testigo. Sabiéndose protagonista del recuerdo.
¿Qué disfraz se coloca el presente?. No es acaso el
mismo patio que nos escuchó resoplar al paso ligero de
la huída hacia ningún sitio?
Una rama caída. Un cristal roto. Un suspiro de viento
atravesando la realidad que duele, la actualidad olvidada, el
día que no estamos seguros si haber vivido ya…
El recuerdo huele a gasolina quemada, a gasoil suspendido en
el ambiente, a sudor de mecánico revisando motores…
Parece que el gigante solo duerme. Espera
agazapado con todas sus neuronas en estado de
alerta.
Hay paisajes dormidos. Ramas que el mismo viento sigue
haciendo bailar mientras se reflejan en el charco húmedo
de la nostalgia.
Y caminos por los que una vez marchamos hacia la nada.
Aunque la nada es ahora la protagonista…
Quizá un soplo de viento mueve las ramas que
se asoman a la vieja ventana…
…o zarandea el último trozo de muro que soporta el
recuerdo.
Pero nada queda ya. No hay remedios ni milagrosas
pócimas. El gigante se desmorona despacio,
atrapándonos entre los cascotes.
Quizá, en breve, esa mirada a hurtadillas solo
nos devuelva nuestra propia imagen…
…mirando hacia atrás y sabiendo que en
cualquier momento…
…seremos alcanzados por algún fantasma que,
inasequible al desaliento, permanece de guardia
en la garita etérea del olvido…
…arropado por todos los que una vez dimos vida a
los oxidados mecanismos del viejo cuartel.
En honor, gloria, homenaje y
recuerdo de todos los que fuimos,
somos y seremos WADRREROS.
Pedro A. y Fermín.
Descargar

RECUERDOS DEL FUTURO WADRRERO