1 Samuel 8:5-6
Es curioso como el hombre desde el principio de
su historia ha tenido el problema de querer lo
que otros tienen.
Siempre queriendo tener lo mismo que los
demás.
Ser iguales
Dios les había llamado a ser diferentes (Levíticos
20:23), pero ellos ahora pedían ser iguales a
otras naciones.
No son los judíos los unicos que han sido
llamado a ser diferentes. Mt 5:14-16; Ro 12:2.
Seguramente ellos pensaban que lo que pedían
era legitimo.
Es interesante que nosotros examinemos que
queremos en nuestras vidas. Puede ser que lo
que nosotros queremos no sea lo que Dios
quiere, aunque nosotros pensemos que es
legitimo.
¿A quien queremos parecernos?
¿A nuestro vecino con un gran trabajo, gran casa,
gran coche, su terreno?
¿A nuestro amigo?
¿A alguien que no tenga nada, ni un techo?
2Co 8:9 Porque conocéis la gracia de nuestro
Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo
por amor a vosotros se hizo pobre, para que
vosotros por medio de su pobreza llegarais a
ser ricos.
Es curioso como se compara el ejemplo de
Cristo en un contexto aplicado a la ofrenda.
Gál 3:27 Porque todos los que fuisteis
bautizados en Cristo, de Cristo os habéis
revestido.
El vestido o uniforme representa al policia, al
militar, al medico, etc.
Cuando leemos este capitulo completo (1ª
Samuel 8), vemos que algo muy importante
sucedió, vemos que Dios le advierte a este
pueblo que lo que pedían no seria nada bueno
para ellos (1 Samuel 8:9-18.) Pero no obstante
la advertencia, ellos decidieron no confiar en
Dios (1 Samuel 8:19-20.) El resultado de su
decisión fue algo catastrófico, digo esto porque
sucedió exactamente lo que se les había
advertido.
la nación de Israel eventualmente tuvo 41 reyes,
de estos solamente 11 siguieron a Dios, y siete
de ellos se olvidaron de Dios por completo en
los últimos tiempos de su reinado. Esta
rebelión espiritual condujo a que la nación de
Israel fuese capturada por otras naciones, y que
eventualmente dejase de existir. Todos
debemos aprender de esta lección tan dura que
este pueblo obtuvo.
1Co 3:11-13 Pues nadie puede poner
otro fundamento que el que ya está
puesto, el cual es Jesucristo.
Ahora bien, si sobre este fundamento
alguno edifica con oro, plata,
piedras preciosas, madera, heno,
paja,
la obra de cada uno se hará evidente;
porque el día la dará a conocer, pues
con fuego será revelada; el fuego
mismo probará la calidad de la obra
de cada uno.
Descargar

Queremos rey!