Diseño:
JL Caravias
El principal resultado de la actual
globalización imperialista es la
POBREZA ESTRUCTURAL
que sufre hoy
gran parte de la humanidad.
Este sistema universal de poder
ha creado la mundialización
de la pobreza extrema.
Cada día 100.000 personas
mueren de hambre.
Y esta pirámide de mártires sigue creciendo.
Todos los años millones de personas
mueren de hambre en este planeta
que desborda riquezas.
De los 6.200 millones de humanos
que poblamos el planeta tierra,
el 46%, es decir, 2.852 millones,
viven en pobreza,
y de ellos 1.200 millones
en pobreza extrema.
En Latinoamérica, según la FAO,
70 millones de personas sufren desnutrición crónica ,
y sigue empeorando
El neoliberalismo
es una
gran fábrica de
empobrecimiento
El acaparamiento
de unos pocos
es tan grande,
que deja casi sin nada
a más de mil millones
de personas
En 1960 por cada persona rica en el mundo había 30 pobres.
Hoy la proporción se ha radicalizado:
por cada rico
hay 80
personas
pobres.
El hambre extrema
no es una casualidad,
ni una fatalidad.
Hay quienes comen demasiado mucho…
Y quienes
comen
demasiado
poco
Este mundo que genera tanta pobreza
es radicalmente injusto.
La “Justicia” defiende a los acaparadores…
La pobreza actual es hija de una injusticia institucionalizada.
No es
por
“mala
suerte”
Es un
genocidio
organizado
a nivel
Internacional
Les interesa
que los hambrientos se acaben de morir.
Para ellos alimentar a sus vehículos
está antes que el hambre
de más de mil millones
de seres humanos.
Agrocombustibles
degradantes
de la humanidad
y de la tierra
Sus planes
para combatir
la pobreza
son papel mojado
En el mejor de los casos
se trata de inútiles
paternalismos infantiles
Sus programas de ayuda son falsos,
y cínicos…
Dan limosnitas
mini parches…
Sus planes de austeridad
son engañosos
Sus ofertas de ayuda
son cínicas
y tramposas.
Su fraternidad…
¡Totalmente
falsa!
Nos fuerzan mentalmente
para que compremos sus productos,
aunque no nos hagan falta.
Nos sacan el dinero
sin que nos
demos cuenta
Todo va dirigido
a convertirnos
en fanáticos
consumistas.
Pretenden
que el consumismo
sea nuestra religión.
Afirman que el
mercado
da la felicidad.
El mensaje de Jesús les estorba…
Por eso
lo desfiguran,
lo ocultan
o lo cambian
por cualquier
superstición.
Fomentan figuras
dictatoriales y
terroristas de Dios,
al estilo de ellos.
El Imperio reinante
fomentan religiones alienantes,
que distraen,
pero jamás se comprometen…
Este sistema
universal de poder
incita
a los jóvenes
a no comprometerse.
Manipulan la Biblia,
de forma fundamentalista,
para resignar al pueblo…
Nos envenenan con gases paralizantes llamados MIEDO.
Miedo a perder el trabajo.
Pánico de cambiar a peor…
Terror a los
demonios
que nos inventan
para asustarnos.
Supersticiones,
cábalas,
fanatismos,
horóscopos,
idioteces…
El miedo impone una dictadura
invisible y paralizante,
enemiga de la dignidad humana.
Estamos enjaulados
por el miedo.
Hay una destrucción de capítulos completos
de los derechos humanos.
Derecho a la dignidad
A la fama
A una vida digna
A la salud
A la escolaridad
Al trabajo …
Hoy el miedo más importante es el miedo al cambio
porque es un miedo que mata la esperanza.
Nos distraen intensamente,
de forma que
no podamos pensar,
ni ocuparnos de nosotros mismos,
ni de nuestra familia...
Muchas cosas nos roban
tiempo para la familia
Agotan nuestras energías
con muchas e
intensas actividades.
Los derechos democráticos son asesinados.
El trabajo se convierte en mercancía.
Los obreros se someten voluntariamente
por miedo a quedarse sin trabajo.
Violan los derechos humanos
con escandalosa impunidad.
El neoliberalismo actual es una máquina de exterminar derechos.
Convierte al trabajador en un mendigo de empleo.
Nos mantienen ocupados
en trabajos excesivos
o en tonteras,
sin tiempo para
pensar y amar de veras.
Nos cansan hasta
reventarnos
Nos agotan…
Nos bombardean con noticias de desastres lejanos.
Pero hablan lo menos posible
de nuestros problemas reales.
Nos inundan
correos basura.
Nos inyectan continuamente
películas terroríficas,
sexo sin amor,
violencia sin fin,
anuncios basura…
Sistema hipócrita que asesina hasta a las palabras
A la traición la llaman realismo.
El oportunismo se llama pragmatismo.
El imperialismo es globalización.
A las víctimas de sus acaparamientos las llama
países en vías de desarrollo.
Para ellos los árabes son todos terroristas.
Los cristianos comprometidos
son comunistas.
Los pobres,
delincuentes comunes…
Al capitalismo
le llaman
economía
de mercado.
Tenemos que rechazar
como cosa normal
la miseria extrema
en la que viven millones
de personas humanas.
El Imperio nos han inyectado la ideología
de la impotencia:
“No se puede
hacer nada”.
“Lo mejor es
taparse la boca”.
“Todos somos corruptos”
Nos drogan sin cesar,
nos idiotizan,
nos vuelven pesimistas,
para que no seamos capaces de ver la realidad
y unirnos para construir un mundo de hermanos.
Es muy difícil luchar contra este Imperio Global
que nos domina en la actualidad.
¡Pero es posible!
El camino será largo…
Hay muchos miedos y complejos a superar.
Demasiada gente vive alienada por el consumismo
¡Pero es posible!
Sin ingenuidades…
Con mucho realismo…
Con mucha fe…
No se fácil,
ni seguro,
pero es posible.
Para ello es necesario un cambio de mentalidad,
que nos lleve a mirar honradamente la realidad,
sin cerrar los ojos a sus aspectos más dolientes.
Ser conscientes de nuestras posibilidades,
de nuestras responsabilidades,
y de nuestras debilidades…
Tenemos que convencernos de que
¡Otro mundo es posible!
Pero no con los métodos de ellos:
MENTIRAS Y VIOLENCIAS.
Sino en respeto y complementariedad
EN VERDAD Y EN AMOR.
Desde abajo.
Conscientes.
Solidarios.
Constantes. ..
Con acciones directas no-violentas…
Seguir con
Hermandad global. Otro mundo es posible
Descargar

Diapositiva 1