TOMAR EL PULSO PARA
PONERTE EN CAMINO
UN RELIGIOSO JOVEN QUE NECESITA
OTRA VIDA… RELIGIOSA
Encuentro con jóvenes religiosos
Bogotá, 3 de Marzo 2011
Luis-Alberto Gonzalo Díez, cmf
UNA GUÍA COMPLEJA
PARA QUE USTED MISMO/A
APRENDA A CAMINAR
EN 5 (IN)CÓMODOS PASOS
TOMAR EL PULSO PARA
PONERTE EN CAMINO
LAS MOTIVACIONES DEL
CAMINO
PASO 1
DE CÓMO
NOS MUEVE
MÁS EL
CORAZÓN
QUE LA
RAZÓN…
SIN QUE
SIGNIFIQUE
QUE NO
TENEMOS
RAZONES
SOMBRA
• Nada nuevo bajo el sol
LUZ
• Aquella apuesta sigue dando
respuesta
POSIBILIDAD:
• Que es la esperanza en acción
DE LOS CAMINOS CONOCIDOS, A
TU CAMINO… TODAVÍA INÉDITO
PASO 2
DE CÓMO NO
HAY NADA
MEJOR QUE
LO
NUESTRO…
NOS GUSTA
POCO LA
HISTORIA,
PERO
QUEREMOS
PASAR A
ELLA
SOMBRA
• Es más fácil dejarte llevar que
proponer
LUZ
• Es el momento de tu camino
OPORTUNIDAD
• Tu momento es hoy
LAS NECESIDADES DEL CAMINO… DE
LO QUE NECESITO, A LO QUE LLEVO
PASO 3
DE CÓMO
SOMOS
ARTISTAS DE
LA ALQUIMIA…
O LA UNIÓN DE
LA
IMPROVISACIÓ
N CON
TENERLO
TODO
CONTROLADO
SOMBRA
• Amar amándome
LUZ
• Amar dejándote
POSIBILIDAD
• Del fragmento puede salir algo bueno
¿QUÉ BUSCO EN EL CAMINO?... ¿QUÉ
ENCUENTRO?
PASO 4
DE CÓMO
MUCHOS
CAMINOS
SÓLO SON
NARRACIONE
S EXTERNAS,
HASTA QUE
YO SOY EL
PROTAGONIS
TA
SOMBRA
• En peligro de extinción
LUZ
• Llegar a tocar fondo
OPORTUNIDAD
• Dejar a Dios ser Dios
CAMINAR EN LA INESTABILIDAD…
ENTRE DOS REALIDADES
PASO 5
DE CÓMO EL
MÉRITO NO
ESTÁ EN
LOGRAR SINO
EN SOÑAR…
ITINERARIO
PARA
QUIENES HAN
DESCUBIERTO
QUE DIOS ES
GRATIS
SOMBRA
• No es libertad todo lo que luce
LUZ
• Claves de nueva VR
POSIBILIDAD
• Vivir y ser en missio inter gentes
Hacia una nueva
radicalidad
La morada de la transformación
Esquema


1. La alegoría: como un gusano de seda
2. La trans-formación



3. Construyendo la morada




Método
Sentido del misterio
Humildad transformadora
4. La tarea: Volando desde la morada




Del no lugar a la morada
Ambigüedades
Espíritu utópico
Fidelidad a la vida
Embellecer
Conclusión
I. La alegoría: como un gusano de seda

“Y habréis oído cómo se cría la seda,
que sólo Dios pudo hacer semejante
invención:



y cómo de una simiente –semejante a
granos de pimienta pequeños- con el calor y
las hojas de morales, comienza a vivir…
Después, cuando es grande, le ponen unas
ramas. Con la boca va –de sí mismohilando la seda y hace unos capullos muy
apretados. Se encierran en ellos.
Y dentro acaba este gusano que es grande
y feo. Y del mismo capullo sale una
mariposita blanca, muy graciosa” (Teresa de
Jesús, Las Moradas, 5,2,2).
II. La trans-formación: del no-lugar a
la morada


Marc Augé: Los no-lugares,
espacios de anonimato.
Lugar:


«Es aquel que puede definirse
como espacio de identidad, de
relación y de historia
No-lugar

Aquel que no puede definirse
ni como espacio de identidad
ni como relacional ni como
histórico»
¿Tengo morada o soy un sin-casa, un sinhogar, un sin-morada? ¿Es mi comunidad
espacio geográfico o espacio humano, espacio
de identidad? ¿Vivo en un lugar o en un nolugar? ¿Es mi comunidad o la institución
carismática a la que sirvo un lugar para
transeuntes, donde bastaría un letrero que
indica «entrada» y «salida», o es un lugar
antropológico? ¿Es un espacio en el que
colectiva y solidariamente se sueña la utopía,
un ámbito identificador, generador de
personalización? ¿Es un espacio que favorece
que cada uno emerja con su rostro?
La morada



E. Lévinas: La Morada.
Totalidad e infinito.
Ensayo sobre la
exterioridad
Edificarse la propia casa.
Lugar de:



Recogimiento
Intimidad
recibimiento
“Tú, en cambio, cuando vayas a orar,
entra en tu aposento y, después de
cerrar la puerta, ora a tu Padre, que
está allí, en lo secreto; y tu Padre,
que ve en lo secreto, te
recompensará” (Mt 6,6).
La morada

Teresa de Jesús



En nuestro interior



Del 2 de junio al 29 de noviembre de 1577: “Las Moradas,
o el Castillo interior” en Toledo y Avila
Lo escribió con 62 años.
hay luz, se refleja el sol: ¡hay fotosíntesis!
hay una fuente: las raíces no se secan. Es la fuente
donde está plantado este árbol de nuestra alma” (I,2,5).
“Jamás nos acabamos de conocer, si no
procuramos conocer a Dios” (I,2,9).
Tiempo de arrancar, tiempo de plantar:
ambigüedades

Las malas raíces


“No, no recojáis la cizaña; no sea que, al recoger la
cizaña, arranquéis a la vez el trigo, Dejad que ambos
crezcan juntos hasta la siega. Y al tiempo de la siega, diré
a los segadores: recoged primero la cizaña y atadla en
gavillas para quemarla y el trigo recogedlo en mi granero”
(Mt 13,27-30)
Los modelos formativos: conservador, rupturista,
ecológico o integrador
podemos ser apasionados sin dejar de ser
sensatos;
podemos ser sorprendentes sin dejar de ser
fieles;
podemos ser innovadores sin dejar de ser
leales;
podemos crecer sin perder las raíces.
III. Construyendo la Morada

Método, entrenamiento, disciplina vital





La fascinación de lo nuevo
La vida zapping
El arte de los buenos hábitos
La obra bien realizada y fruto de la creación
Las posibilidades inéditas: “¿Ha llegado mi
hora?”
III. Construyendo la Morada

Sentido de lo sagrado






Del ateísmo a una vulgarización de lo divino
Empequeñecimiento de Dios
Temor de Dios
Dios como gran cuestión
La sacralidad de Jesús
La sacralidad del ser humano y el culto
adecuado
III. Construyendo la Morada

La humildad transformadora





La soberbia, matriz de muchos males; la
humildad abre a la Gracia
El joven humilde está abierto a muchas
posibilidades;
La humildad del humillado
Sólo quien es humilde valora a los humildes, a
los despreciados
Con el estilo de Jesús “con los más pobres”
IV. Volando desde la morada

Espíritu misionero, utópico, apocalíptico

Debilitamiento de nuestra “causa” al valorar la
pluralidad




Descubrimiento de nuestra “relatividad”
Aprecio de lo temporal
En la sociedad del bienestar
Recuperar el instinto escatológico y apocalíptico

Introducir en la formación un elemento de
inquietud
IV. Volando desde la morada

Fidelidad a la vida: rehacerla, cuidarla,
transformarla





En la sociedad del movimiento y del cambio
La fácil ruptura de los pactos
La vocación es una gran intuición y lleva en sí misma la
semilla de la fidelidad
La fidelidad recrea las relaciones, es histórica, es poética.
En los momentos de obcecación, la fidelidad guarda la
casa
IV. Volando desde la morada

Embellecer: la presencia que agracia





La belleza salvará al mundo
Las nuevas claves de la belleza
La vida consagrada como filocalía, búsqueda de
la belleza
La vida consagrada ante los rostros desfigurados
En las iglesias: embellecer
Conclusión

Él puede hacer que
surjan nuevas
mariposas capaces de
ser con las obras, las
palabras y la
presencia, mensajeras
del Reino de Dios.
Descargar

Jóvenes