EL SENTIDO DE LA MISIÓN
PERMANENTE EN APARECIDA
Y LOS CRITERIOS NORMATIVOS
PARA LA IGLESIA DE TIJUANA
La Conferencia de Aparecida
• Que nos ha recordado el mandato del Señor
de “ir y hacer discípulos entre todos los
pueblos”, ha despertado un gran impulso
misionero en la Iglesia en América Latina y el
Caribe.
Después de Aparecida
• La Asamblea celebrada en La Habana en julio
del 2007, forma una Comisión Especial para
promover la Misión continental.
• Al año siguiente, en la ciudad de Quito, se da
inicio oficial a este proyecto entregando a
cada país una copia del Tríptico que es
símbolo de nuestro compromiso misionero.
Tríptico de Aparecida
En México, la misión se inició
• en el marco solemne del III Congreso
Americano Misionero el 17 de agosto de 2008.
• Se hizo la oración por la Misión Continental
• Se difundió el proyecto en los medios de
comunicación.
• Y se invitó a realizar, como signo testimonial,
una obra de servicio social en cada diócesis.
En la arquidiócesis de México
la misión fue preparada antes de Aparecida con
propósitos definidos:
1. formación de comunidades eclesiales de base,
2. promoción de la comunión entre los grupos
parroquiales,
3. selección de los líderes,
4. parroquias en “estado de misión”,
5. Programación y evaluación de acciones
pastorales.
En la arquidiócesis de Guadalajara,
• La Misión dio comienzo en Pentecostés del
2009
• Se renovó la consagración al Espíritu Santo,
• Los primeros responsables de organizarla y de
llevarla a cabo serán los mismos párrocos en
sus comunidades y los laicos
• Pues “es obra de todo bautizado la tarea de
llevar el anuncio del Evangelio, en particular a
los más alejados y necesitados”.
El nuestra arquidiócesis
• El inicio tuvo lugar en el
marco de la celebración
de toda la provincia el 27
de mayo de 2009.
• Se presentó el Proyecto
De Mision Permanente.
• Se iniciaron los talleres del
Pueblo de Dios en Misión
1. Mirar la realidad. Vocación
misionera para el mundo
La gran tarea de la iglesia
• desde sus inicios ha sido transformar a los
bautizados en discípulos misioneros.
Aparecida
ha retomado esta tarea porque
el cambio de época y la frágil
estructura ministerial han
generado una grave crisis de
fe que nos exige redescubrir
la esencia misionera de la
Iglesia.
¿Cómo abrir nuestros ojos
• ante la realidad de
nuestro mundo,
“marcado por cambios
enormes” [33]
• y despertar a la
conciencia de esta
grave responsabilidad?
La realidad nos interpela
• y nos exige una mayor coherencia con el
Evangelio y una respuesta más comprometida
frente a los hermanos “caídos en manos de los
salteadores” (Lc 10,25-37).
El documento de Aparecida
• presenta la “mirada de los discípulos
misioneros sobre la realidad” [33-97],
• analiza la situación de la Iglesia ante sus
desafíos [98-100]
• y despierta nuestra conciencia de cristianos
para convocarnos a una Misión en todo el
Continente.
La misión nos conduce
• “al corazón del mundo” para abrazar y
responder a “la realidad urgente de los
grandes problemas económicos, sociales y
políticos”.
• No es “una fuga de la realidad hacia un
mundo espiritual”.
• “Integra la preocupación por las dimensiones
espirituales del ser humano y sus necesidades
concretas”.
La fe nos libera
• del aislamiento, porque
nos lleva a la comunión:
• el encuentro con Dios es,
en sí mismo, un encuentro
con los hermanos, un acto
de convocación, de
unificación, de
responsabilidad hacia el
otro y hacia los demás.
2. El origen de la
misión es el amor
de Dios. Es un
camino trinitario.
¿Quién es el Dios al que anunciamos?
• Jesús lo reveló como Padre
que existe en el Amor.
• Nos anunció el misterio de
la trinidad como origen de
su misión y de la nuestra.
• Hablar de Dios es hablar del
amor y de la misión.
El Dios de amor no está solo
• Es relación, diálogo, comunicación, envío y
encuentro.
• Delante del pecado, Él se nos ha comunicado
en su propio Hijo y en el Espíritu Santo para
reconstruir la Alianza.
• Es una nueva creación, pues el amor del
Padre, del Hijo y del Espíritu, renueva la vida.
La misión del pueblo de Dios
• surge de la comunidad de
Dios, Uno y Trino, cuyo amor
se trasciende y apunta a la
convocación y al envío de
comunidades para dar
testimonio del Amor de Dios.
Los discípulos-misioneros
• participan de la misión de Dios;
• conducidos por el Espíritu, son
seguidores de Cristo y testigos de
su resurrección.
• Su misión es evangelizar, al
servicio del Reino, comunitaria,
integral y comprometida con los
necesitados.
3. Jesucristo y el
Espíritu Santo son la
expresión de la
misión de Dios
El Verbo y el Espíritu desde el principio
son inseparables.
• Uno es el camino y
otro es el guía.
• María concibe al
Verbo, por obra del
Espíritu.
• Con el Espíritu, Jesús
inicia su misión: “El me
ungió para evangelizar
a los pobres” (Lc 4,18).
El día de Pentecostés
• la Iglesia llena del Espíritu
comenzó “a hablar en otras
lenguas”. Inició su misión,
revestida “de fuerza de lo alto”.
• El Espíritu “forja misioneros,
señala sus caminos y elige a los
testigos”. Es el protagonista de
nuestra misión.
En la raíz de la miseria y la injusticia
• está el “padre de la mentira”. Pero el Espíritu
es “padre de los pobres”.
• Nuestra opción se debe de fundar en la
experiencia de Cristo y del Espíritu.
• Seguir a Jesús, es adoptar “sus actitudes”.
• Él, siendo Dios, se hizo obediente hasta la
muerte; y siendo rico, eligió ser pobre por
nosotros”.
4. La Iglesia, Nuevo
Pueblo de Dios.
Convocación y envío
en Pentecostés
En el pueblo de Dios,
la comunión y la misión
• están profundamente unidas.
• La comunión es misionera y la misión, para la
comunión.
• El discipulado, el envío y la misión “siempre
suponen pertenencia a una comunidad”.
• Con ella y en ella acreditamos y asumimos
nuestros compromisos.
La Iglesia es la casa de los pobres
• convoca a todos en su
comunión, sin
discriminaciones ni
exclusiones [524].
• Su condición es la
libertad y la dignidad
que le dio su creador;
su ley es el amor; su
meta, el Reino de Dios.
Convocación y envío necesitan siempre
•
•
•
•
de la purificación y animación del Espíritu.
La Iglesia no tiene patria, ni seguridades.
Pero tiene una orientación muy clara.
Es servidora y peregrina, signo e instrumento.
Todo parece urgente a la pastoral
1.
2.
3.
4.
el proyecto misionero en la diócesis [169]
el Kerigma en las comunidades [289];
el diálogo entre la fe, la razón y las ciencias [466]
la formación del laico “para que pueda tener
una incidencia en los campos sociales” [283];
5. la “promoción de las vocaciones” [315];
6. la realidad “de los grandes problemas
económicos, sociales y políticos del mundo”
[148]
“Urge crear las estructuras
• que consoliden un justo orden social” [384].
• “Urge educar para la paz” [541].
• El anuncio del Reino es cuestión de vida o de
muerte. “La caridad de Cristo nos apremia” a
destruir las estructuras de la muerte, la lógica
de los sistemas y la lentitud de la burocracia.
• La vida es siempre para hoy.
• Pero, ¿dónde están los testigos?
5. Nuestra misión para que el
mundo tenga vida
EL OBJETIVO GENERAL
“Proclamar a Jesucristo
vivo, Evangelio del
Padre, para que en la
Arquidiócesis de Tijuana
nos hagamos discípulos
y misioneros y en El
tengamos vida plena”
TRES OBJETIVOS ESPECÍFICOS
1 Propiciar un encuentro con Jesucristo
• en todos los bautizados que mueva a la
conversión y al seguimiento del maestro en la
comunidad de la Iglesia hasta asumir con
madurez una espiritualidad misionera
PARA ELLO:
• evangelización kerigmática
• la liturgia, fuente y culmen de vida cristiana,
• los retiros.
2 Lograr que las parroquias
• renueven y fortalezcan
un serio impulso
misionero y pasen de
una pastoral de
conservación a una
pastoral decididamente
misionera, sobre todo
hacia los alejados.
PARA ELLO:
1. Formar equipos de misioneros,
2. Establecer pequeñas comunidades eclesiales,
3. Fortalecer las acciones fundamentales y
preferenciales,
4. Establecer lazos de cooperación con
organismos e instituciones presentes en su
territorio
3. Implementar en todas las parroquias
procesos de
iniciación
cristiana y
formación
permanente
integrales y
kerigmáticos
Para ello:
1. Aplicar Criterios Comunes para los
Sacramentos,
2. Revalorar la experiencia del catecumenado,
3. Establecer procesos de formación en los
grupos,
4. Formación bíblica y lectio divina
6. La Misión parroquial:
CARACTERÍSTICAS
1. Ser permanente
• porque la tarea de acercar
a todos los hombres a
Jesucristo y propiciar su
seguimiento e
identificación con Él hasta
la maduración de la vida
cristiana, nunca terminará.
2. Aparecida apuesta a la Parroquia
• enfatiza su papel misionero, apunta sus
dificultades y le propone cambios profundos.
• Ser “comunidad de comunidades” y “centro
de irradiación misionera en su territorio [306].
• “Todos sus miembros son responsables de la
evangelización” [171]. Se deben transformar
en discípulos misioneros.
3. Por ello es necesario
• multiplicar el
número y la calidad
de los discípulos
misioneros en la Iglesia.
• Formarlos para ser
conscientes de su
vocación y formadores
de nuevos misioneros
4. Multiplicar las pequeñas
comunidades eclesiales
• que acerquen la
experiencia de Iglesia a
los alejados.
• La misión permanente
busca que todos los
discípulos de Jesús vivan
una experiencia
comunitaria más cercana
(cfr. DA 178-180)
5. La misión tiene como primera
exigencia
• una conversión
personal y pastoral
en las personas,
sobre todo en los
pastores,
• en los métodos y en
las estructuras
Requiere de cambios profundos
•
•
•
•
•
•
en nuestra manera de mirar a la realidad,
de vivir la fe,
de organizar la pastoral,
de administrar la Iglesia
y de servir al mundo;
se nos exige una autocrítica profunda, a la luz
de la Palabra de Dios.
La renovación de la parroquia nos exige
• “actitudes nuevas en los párrocos y entre los
sacerdotes”, descentralizar, desburocratizar,
cualificar [513].
• Brindar un espacio comunitario para
multiplicar y formar la fe de los colaboradores.
• La formación misionera debe ser integral,
permanente, específica, comunitaria e
inculturada.
6. Es necesaria la participación de
todos
• los laicos (especialmente los
movimientos, los jóvenes, las
familias, los seminaristas, los
consagrados, las religiosas),
• los diáconos,
• los presbíteros
• y el obispo.
7 Debe ser ecuménica, no proselitista
• Debe buscar, ante todo, llevar a las personas al
encuentro con Cristo pues el Evangelio crece
por contagio espiritual.
8. Debe ofrecer
• el servicio del evangelio a
nuestra sociedad, iluminando la
cultura vigente, haciéndonos
protagonistas activos de los
cambios culturales.
• Su fruto es la paz, la justicia, el
respeto mutuo y la cooperación
recíproca
9. Debe expresar un espíritu de
comunión
• en la valoración de los hermanos y en la
capacidad de ayuda mutua al estilo de la
primitiva comunidad cristiana.
• La comunión se expresa en la convivencia y
colaboración de las comunidades, los
movimientos, los consagrados dentro y fuera
del territorio parroquial
10. Debe fortalecer decididamente la
pastoral de las familias
• de éstas depende la
transmisión y
conservación de la fe y la
permanencia de los
valores en la sociedad
11. Debe fortalecer la planificación
• y organización de la acción
pastoral en cada parroquia
de modo que se puedan
lograr los objetivos
eficazmente con la
participación de todos.
Es urgente seguir el método de Cristo
• Preguntar, escuchar y ofrecer una experiencia
del encuentro que llene de sentido nuestras
vidas. ¿Qué buscan? en un mundo tan
fragmentado.
• Una pastoral que acoja a las personas y sus
búsquedas, nueva actitud y planeación.
• No a la burocracia. No al desinterés. No a la
frialdad. Sí a la calidez, a la cercanía.
LOS DESTINATARIOS DE ESTA
MISION
Pretende llegar principalmente
• a la gran masa de los católicos que se han
alejado de la Iglesia. Analizar las causas de su
alejamiento.
• a los católicos que no han renegado de su fe,
pero no tienen práctica religiosa.
• A que han dejado la Iglesia y se han adherido
a otras iglesias, sectas o a nuevos
movimientos religiosos.
Renovar la fe de
• los católicos que participan en nuestra Iglesia
a los que hay que entusiasmar por el nuevo
proyecto evangelizador.
• Las personas y clases dirigentes de los
diversos espacios sociales, políticos, culturales
y económicos
• Las familias, los jóvenes, los migrantes y los
pobres.
LAS CUATRO ETAPAS DE LA
MISION:
con criterios de
simultaneidad, flexibilidad e
irradiación
1. Sensibilización misionera (2009)
1.
2.
3.
4.
Asamblea diocesana 2009
Oración por la misión continental
DVD de animación misionera (abril)
Apertura formal: Celebración provincial en
futura nueva catedral, el 27 de mayo.
5. Estudio de los folletos de la CEM
2. Preparación (junio 2009)
• Elaboración del proyecto diocesano de misión
permanente (junio-septiembre 2009)
• Estudio de un método de parroquia misionera
(desde octubre 2009)
• Programaciones parroquiales (desde la
Asamblea 2010)
3. Realización de la misión permanente
(desde 2010)
a) Formación de agentes misioneros
b) Formación de comunidades eclesiales entre
alejados de la Parroquia
c) Impulso a Procesos de Iniciación Cristiana con
sentido catecumenal
d) Fortalecimiento de grupos y comunidades
parroquiales y decanales (consejos y grupos).
Programas pastorales parroquiales por escrito
4. Evaluaciones periódicas
(asambleas diocesanas)
Primera evaluación enero
2011
Partir con Abraham
“Hay que ponerse en marcha como
Abraham
• desinstalándonos, para dar a los pueblos esa
vida abundante que Cristo alcanzó para
nosotros con su muerte de Cruz.
• Nuestra misión no consiste en imponer, sino
en proponer, no es ganar seguidores, sino
invitar a los hombres y mujeres de nuestros
pueblos a ser discípulos de Jesucristo,
Discípulos-misioneros
• que puedan suspender la marcha hacia el
abismo,
• abandonar la prisión de la violencia,
• soñar el gozo de la libertad y de la
responsabilidad recíprocas.
• Esta permanente misión y nuestra entrega
nunca serán en vano.
Descargar

Diapositiva 1