1.
Reforzar el plan de pastoral de cada Diócesis, evitando ser
un programa paralelo.
“Que los planes de Pastoral estén impregnados por el
Espíritu Misionero”. (DA 365)
LA MEJOR MISIÓN PERMANENTE ES UN PLAN DE PASTORAL BIEN
ESTRUCUTRADO Y DEBIDAMENTE APLICADO
2.
Busca la máxima participación de los laicos,
particularmente de los jóvenes, tanto en el ámbito de la
Iglesia como de la sociedad.
“Los jóvenes y adolescentes constituyen la mayoría de la
población de América Latina, por ello representan un enorme
potencial para el presente y futuro de la Iglesia y de nuestros
pueblos como discípulos y misioneros del Señor Jesús…” (DA
443)
Dar a la Misión un rostro joven, asegurando una buen
formación y un excelente acompañamiento.
3.
Fortalece la centralidad de la Palabra y el sentido de
comunidad eclesial.
“Difundan la Palabra de Dios, anúncienla con alegría y valentía y realicen la formaión de los laicos
de tal modo que puedan responder a las grandes preguntas y aspiraciones de hoy e insertarse en los
diferentes ambientes, estructuras y centros de decisión de la vida urbana” DA 517h.
Campañas de consecución y de manejo de la Biblia,
Celebraciones de la palabra (entronización de la Biblia)
Formación bíblica para los discípulos misioneros.
4. Utilizar las tecnologías actuales de comunicación.
“En nuestro siglo tan influenciado por los medios de comunicación
social, el primer anuncio, la catequesis o ulterior ahondamiento en la fe,
no pueden prescindir de esos medios” DA 485.
Adquisición de MCS
Utilización de los medios que ofrece la sociedad
Formación de comunicadores profesionales, competentes y comprometidos.
Aprovechar medios sencillos y muy prácticos que poseemos: cartas parroquiales, mensajes
diocesanos, carteleras…
5. Acompañada con intensas campañas de oración.
“Esperamos un nuevo Pentecostés que nos libre de la fatiga, la desilusión,
la acomodación al ambiente; una venida del Espíritu Santo que renueve
nuestra alegría y nuestra esperanza. Por eso, se volverá imperioso asegurar
cálidos espacios de oración comunitaria que alimenten el fuego de un ardor
incontenible y hagan posible un atractivo testimonio de unidad para que el
mundo crea” (Jn 17,21) DA 362
Jornadas de oración.
Que la oración por la Misión llegue a todos los hogares
Aprovechar la riqueza de comunidades religiosas, grupos apostólicos, asociaciones
y personas con este carisma.
6a. La Misión llega a todos los estamentos de la
sociedad
“Queremos felicitar e incentivar a tantos discípulos misioneros
de Jesucristo que, con su presencia ética coherente, siguen
sembrando los valores evangélicos en los ambientes donde
tradicionalmente se hace cultura y en los nuevos areópagos.”
Herramientas misioneras que alcancen nuevas realidades (misión de deportistas,
del turismo, de comerciantes, …)
Abrir espacios de participación a estamentos de la sociedad: política, educación,
salud, ciencia, …
Fortalecer la formación de los laicos en los diversos campos del quehacer social.
Aprovechar expresiones artísticas propias de la cultura.
6b. Partir del conocimiento de la realidad, para que los
discípulos misioneros se comprometan en la
transformación de la misma.
“Los pueblos de América Latina y el Caribe viven hoy una realidad marcada
por grandes cambios que afectan profundamente sus vidas y que, como
discípulos misioneros de Jesucristo, nos sentimos interpelados a discernir los
“signos de los tiempos”, a la luz del Espíritu Santo, para ponernos al servicio
del reino, anunciado por Jesús, que vino para que todos tengan vida y “para
que tengan vida en plenitud” (DA 33)
Actualizar y revisar los estudios de realidad que acompañan los procesos pastorales,
ojalá con otros puntos de vista de algunos expertos.
Revisar los trabajos de las delegaciones diocesanas de pastoral para que respondan
a los desafíos de la realidad.
Las guías de reflexión y de acompañamiento de la Misión deben ir en la línea de
lectura de los signos de los tiempos.
7. La Misión tiene momentos y signos celebrativos
comunes en el ámbito diocesano, regional y nacional.
Es importante apoyarse en las manifestaciones religiosas de
nuestro pueblo, ya que ella “Es el precioso tesoro de la Iglesia en
América Latina” (DA 258), dándoles un sentido misionero,
comunitario y evangelizador.
Establecer celebraciones del Inicio de la Misión a nivel nacional, diocesano y
parroquial.
Propiciar algunas peregrinaciones.
Utilizar signos comunes: trípticos, afiches, logos, himnos …
Destacar distintos momentos del año litúrgico para reforzar el proceso misionero.
3.
GRUPOS
PRIORITARIOS
2.
FORMACIÓN
4.
MISIÓN
SECTORIAL
1.
SENSIBLIZACIÓN
5.
MISIÓN
TERRITORIAL
Sensibilización general de los colombianos para la Misión.
A quien se dirige: A todos los Colombianos (personas, familias, grupos,
instituciones…
Presentación atractiva
Visitas a las familias
Creación de grupos animadores de la Misión.
Lanzamiento de la Misión
Encuentro de motivación
Formación de los animadores de la misión, que son
a la vez evangelizados y evangelizadores:
¿A quienes de dirige? agentes de pastoral e integrantes de los grupos eclesiales
organizados.
Dar a los grupos y comités organizados
en las parroquias, la función de animar
la misión.
Suscitar, donde no lo haya, equipos animadores de
la Misión.
Propiciar encuentros, cursos, de formación en todos los
aspectos de los equipos de Misión.
TERCERA ETAPA
MISIÓN CON LOS GRUPOS PRIORITARIOS
¿A quiénes se dirige?
Esta es la misión de las Comunidades religiosas,
los Movimientos y Grupos apostólicos, de las
pequeñas comunidades y asociaciones
Pretende que se tenga un elemento común, que es motivar en los
miembros de los grupos un mayor sentido de Iglesia particular por un
mejor conocimiento de su realidad y de las orientaciones que dirigen
su vida y su acción pastoral.
Tiene esta misión además, unos elementos específicos: que cada
grupo asuma las orientaciones de Aparecida desde su carisma propio
y su forma organizativa.
CUARTA ETAPA
MISIÓN SECTORIAL
¿A quiénes se dirige? A los diversos sectores de la sociedad:
profesionales, educadores, comerciantes, empresarios, empleados
oficiales, etc.
Establecer espacios misioneros para académicos,
empresarios, dirigentes, comunicadores, organizaciones de
voluntarios …
Formar misioneros competentes para atender estos
ambientes.
QUINTA ETAPA
MISIÓN TERRITORIAL
¿A quiénes se dirige? A la Parroquia, organizada en
sectores, grupos de familias o pequeñas comunidades,
organizaciones comunitarias, instituciones educativas... con
atención especial a los indiferentes, a los que han dado la
espalda a la iglesia o han pasado a otros grupos religiosos
y a los más necesitados y excluidos.
Establecer algún trabajo en el ámbito familiar.
Tener momentos de encuentro de pequeños grupos, comunidades…
Un momento parroquial: para manifestar la comunión de la Parroquia.
Un momento diocesano: puede ser al inicio o para culminar la Misión.
Descargar

Criterios y etapas de la misión