Lectio divina domingo II Cuaresma
Ciclo A. 16 Marzo 2014
Secretariado Dioc. Cádiz y Ceuta
Música: Mi hijo amado
Montaje: Eloísa DJ
Avance Manual
Oración inicial
Señor,
Crea en nosotros el silencio para escuchar tu voz en la
Creación y en la Escritura,
en los acontecimientos y en las personas, sobre todo en los
pobres y en los que sufren.
Que tu palabra nos oriente para que nosotros, como tus
discípulos,
podamos experimentar la fuerza de tu resurrección
y testimoniar a los otros que Tú estás vivo en medio de
nosotros como fuente de fraternidad,
de justicia y de paz.
Texto bíblico. Mt. 17.1-9:
1 Seis días más tarde, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago
y a su hermano Juan, y subió con ellos aparte a un monte alto.
2 Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía
como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz.
3 De repente se les aparecieron Moisés y Elías conversando
con él.
4 Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: «Señor, ¡qué
bueno es que estemos aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una
para ti, otra para Moisés y otra para Elías».
5 Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió
con su sombra y una voz desde la nube decía:
«Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco.
Escuchadlo».
6 Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto.
7 Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: «Levantaos, no
temáis».
8 Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo.
9 Cuando bajaban del monte, Jesús les mandó:
«No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre
resucite de entre los muertos».
.
lectura
¿Qué dice el texto?
“Seis días después" el
Maestro lleva a tres de sus
discípulos a una montaña
alta para concederles la
experiencia anticipada de
la gloria prometida después
de padecer.
Las continuas alusiones a las teofanías
del Antiguo Testamento indican que
está pasando algo extremadamente
importante:
en Jesús la antigua alianza va a
transformarse en "nueva y eterna
alianza".
La aparición de Moisés y Elías testimonia que Jesús es el
cumplimiento de la Ley y los Profetas,
el que guiará al pueblo a la
verdadera tierra
prometida y lo
restablecerá en la
integridad de la ley en
Dios.
La presentación de Jesús no tiene
como finalidad demostrar que es un
Mesías poderoso y milagrero, como
esperaban los discípulos.
Es ofrecer a la fe de sus discípulos el modo
correcto de entender y seguir a Jesús.
Después del
anuncio de la
pasión y muerte,
había que animar a
los discípulos y
ayudarles a
entender cómo
sería el Mesías,
cómo se portaría
Jesús.
La Trasfiguración es un anticipo de la resurrección.
Esperaban un
Mesías
triunfalista, pero,
al fin, creyeron en
un Mesías muerto
y resucitado.
A este Jesús, Dios lo
resucitó,
y de ellos somos testigos
todos nosotros.
Pedro quiere
quedarse en el
monte y plantar ahí
su hogar,
evadiéndose de la
lucha diaria.
En este momento, sólo le
interesa disfrutar de aquella
situación armoniosa y
tranquila.
Este relato nos hace una
presentación completa de Jesús.
Es el Hijo de Dios.
(sol, luz).
Jesús es el Mesías esperado
por Israel.
Aparece en medio de Moisés (ley) y Elías (profeta), que
profetizaron y esperaron la venida del Mesías.
El mesianismo de Jesús no es un
camino fácil.
Y el de sus discípulos tampoco.
meditación
¿Qué me dice el Señor en el texto?
¿Te has preguntado alguna vez quién es la persona de
Jesús?
¿Tu visión de la identidad de Jesús se acomoda a esta
proclamación en la Transfiguración?
¿Qué esperas cuando decides, una vez más,
seguir y ser discípulo de Jesús?
¿La Palabra es para ti la referencia más segura para discernir
sobre tus sentimientos, valores, actos y conducta?
¿Aceptas la cruz de la vida
y la asumes con fidelidad,
entrega, amor y alegría
como Jesús?
A Jesús no se le entiende sin el misterio pascual de la
pasión, muerte y resurrección.
¿Qué sentido tiene
para ti este misterio?
¿Cómo lo vives diariamente?
¿Qué tienes que corregir
en tu modo de ser y de
actuar?
oración
¿Qué respondo al Señor que me habla en el texto?
Dale gracias a Dios por los momentos de tu vida que también te
ha llevado “a un monte alto” para gozar de Él.
Repite desde el corazón
“Tu rostro busco Señor, muéstrame tu rostro”.
Haz, Jesús, que mi vida sea una pequeña luz para que los
demás alaben contigo al Padre,
que no me evada de los problemas cotidianos ni del
sufrimiento ajeno,
que me mantenga y sepa estar al lado del que sufre y está
necesitado.
contemplación
¿Cómo reflejo en mi vida lo que me dice Dios en el texto?
Escucha a Dios Padre que te dice:
“Éste es mi Hijo, el amado, en quien me complazco.
Escuchadlo”.
Contempla a Jesús, resplandeciente, que transforma en Él a
toda la humanidad.
Reflexiona
como tú,
también, eres
llamado a
resplandecer
desde Jesús
para iluminar a
las personas
que tienes
cerca y
ayudarles en su
camino.
acción
¿A qué me comprometo?
«Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco.
Escuchadlo».
Vive esta semana “escuchando” a Dios en los acontecimientos
de tu vida cotidiana.
Haz el propósito
de ser para los
demás,
“un lugar lleno
de Dios”,
otro
“monte alto”
para disfrutar
de Jesús,
busca lo positivo
de las personas
y los
acontecimientos
.
Descubre a
los otros,
como
hermanos
revestidos de
gracia de
Dios.
FIN
Descargar

Diapositiva 1