www.JosueEvangelista.com
¿Qué haces aquí, Elías?
1 Reyes 19
Introducción
No todas las preguntas tienen el mismo propósito al ser
formuladas.
1. Preguntas honestas, para saber.
2. Preguntas capciosas, para tentar.
3. Preguntas por curiosidad.
4. Preguntas retóricas, para enseñar y exponer la verdad.
Para que el oyente piense y aprenda.
Cristo uso de preguntas retóricas para enseñar y su manera
de responder no era para satisfacer la curiosidad…
Mateo 19:3-6
3
“Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y
diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por
cualquier causa?
4 El, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que
los hizo al principio, varón y hembra los hizo,
5 y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se
unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?
6 Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por
tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”
Mateo 11:2-6
2
“Y al oír Juan, en la cárcel, los hechos de Cristo, le
envió dos de sus discípulos,
3 para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de venir, o
esperaremos a otro?
4 Respondiendo Jesús, les dijo: Id, y haced saber a Juan
las cosas que oís y veis.
5 Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son
limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados,
y a los pobres es anunciado el evangelio;
6 y bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí”
1 Reyes 19:9, 13
9
“Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y
vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces
aquí, Elías?”
13 “Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y
salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino a él
una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías?”
Veamos la razón por la cual Dios preguntó esto a Elías y el
efecto de esta pregunta en el profeta de Dios…
¿Se imagina el entusiasmo de Elías?
1 Reyes 18:37-40
37
“Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca
este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú
vuelves a ti el corazón de ellos.
38 Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el
holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el
agua que estaba en la zanja.
39 Viéndolo todo el pueblo, se postraron y dijeron: ¡Jehová
es el Dios, Jehová es el Dios!
40 Entonces Elías les dijo: Prended a los profetas de Baal,
para que no escape ninguno. Y ellos los prendieron; y los
llevó Elías al arroyo de Cisón, y allí los degolló”
¿Se imagina el entusiasmo de Elías?
1 Reyes 18:42-45
42
“…Y Elías subió a la cumbre del Carmelo, y postrándose
en tierra, puso su rostro entre las rodillas.
43 Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Y él
subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir:
Vuelve siete veces.
44 A la séptima vez dijo: Yo veo una pequeña nube como la
palma de la mano de un hombre, que sube del mar. Y él
dijo: Vé, y dí a Acab: Unce tu carro y desciende, para que
la lluvia no te ataje.
45 Y aconteció, estando en esto, que los cielos se
oscurecieron con nubes y viento, y hubo una gran lluvia”.
¿Se imagina el entusiasmo de Elías?
Santiago 5:16-18
16
“… La oración eficaz del justo puede mucho.
17 Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las
nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y
no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.
18 Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo
su fruto”
El desánimo de Elías
Luego de la victoria (1 R. 18) Elías se desanimó al punto
de la depresión (1 R. 19).
Elías no fue el único que se sintió débil frente a la
presión:




Moisés: Núm. 11:10-15.
Job 3:1 y sig.
Jonás: Jon. 4:1-11
Pablo: 1 Cor. 2:3; Hech. 18:9-10.
1
Un caso de depresión (19.1–4)
La expectativa de Elías parecía tener fundamento en el
éxito alcanzado sobre el Carmelo . Pero lo que fuera que
Elías esperaba, no llegó a suceder (v. 1-2).
3
“El tuvo miedo, y se levantó y se fue para salvar su vida;
y vino a Beerseba de Judá y dejó allí a su criado.
4 El anduvo por el desierto un día de camino, y vino y se
sentó bajo un enebro; pidió morirse y dijo: Basta ya,
SEÑOR, toma mi vida porque yo no soy mejor que mis
padres” (LBLA).
Enebro
Sinaí
2
Cómo trató Dios su depresión
(19.5–21).
 Dios se hizo cargo de las necesidades físicas de Elías:
descanso y alimento (v. 5–8).
 Dios distrajo a Elías de su “problema” para que fijara su
mirada en Él (v. 9–14).
 Dios entregó a Elías una obra significativa (v. 15–18).
 Dios respondió lo que Elías necesitaba saber.
Elías
Dios
“Israel ha dejado Tu pacto”
“Hazael, rey de Siria,
castigará a Israel”
“Acab y Jezabel han
derribado tu altar»
“Jehú destruirá la dinastía
de Acab. No habrá más
culto a Baal de allí en
adelante”
“Han matado a Tus
profetas”
“Proporcionaré un
reemplazo”
“Solo yo he quedado”
“Hay siete mil que no han
doblado su rodilla ante
Baal”
CONCLUSIÓN
No es sobre el monte Carmelo, el monte de la victoria,
donde Elías progresó a la perfección, sino sobre el
monte Sinaí, el monte de la soledad.
Cuando usted se encuentre en la oscura cueva de la
auto conmiseración, ¡mire a Cristo y confíe en Él!
¡Salga de esa cueva y suba al monte del Calvario!
¿Ha obedecido usted el evangelio de Cristo?
Descargar

Diapositiva 1 - JosueEvangelista.com