El teatro romántico
Boris Rodríguez Gómez
Sara Balsa Lourido
El teatro romántico (S.XIX)
El gran precursor del teatro romántico es, indudablemente, William Shakespeare.
Con todo, el primer impulso del Romanticismo llegó de Alemania, en 1776 con el
drama de Friedrich Maximilian Klinger, basado en el eterno tema del amor y de la
guerra: Tempestad y asalto (Sturn und Drang), que se convirtió en el manifiesto de
todo un movimiento contrario a la tradición clásica.
Es un teatro de intrigas complicadas, de fantasmas, de bosques encantados, de
ruinas grandiosas, de venenos, de claros de luna, y, por supuesto, de amor y de
muerte.
Se representan tormentas, incendios, erupciones volcánicas. Los decoradores se
convierten en las verdaderas estrellas. Es decir, los efectos visuales prevalecen en
detrimento de la acción teatral.
En España el teatro romántico tuvo su modelo en el teatro francés, y los
dramaturgos románticos españoles fabricaron un producto a imitación de los
franceses.
Don Álvaro o la fuerza del sino, el cual se estrenó en el Teatro del Príncipe (actual
Teatro Español) de Madrid en 1835, del Duque de Rivas o el Don Juan Tenorio, de
Zorrilla son dos exponentes de este teatro.
Otros autores que destacan en el teatro romántico son: Martínez de la Rosa con
“La conjuración de Venecia” (1834) y Juan Eugenio Hartzenbusch con “Los amantes
de Teruel”.
Características del teatro
romántico
•
El tema básico es el amor apasionado que choca contra las normas
sociales; de ahí que casi siempre acabe en tragedia. Otros temas que
predominan son: la fatalidad, la venganza...
•
El marco de las obras suele ser de ambiente medieval.
•
Se divide la obra en actos, entre uno y siete con métrica variada. Los actos
se componen de cuadros.
•
Se rechaza la regla de las tres unidades impuesta en la Ilustración
•
La escenografía adquiere gran importancia, a partir sobre todo de la
construcción de locales dedicados exclusivamente a las representaciones.
•
Se da una mezcla de lo trágico y lo cómico.
•
La finalidad no es educar, sino conmover.
•
El lenguaje es retórico y grandilocuente.
•
Tiene lugar una mezcla de prosa y verso contradiciendo así la estética
neoclásica.
•
El héroe masculino suele ser misterioso y valiente. La heroína es inocente
y fiel, con una pasión intensa. Ambos están marcados por un destino fatal. La
muerte es la liberación. Se da más importancia al dinamismo de las acciones
que al análisis de la psicología de los personajes.
“Don Álvaro o la fuerza del sino”
– Duque de Rivas
Duque de Rivas nació en Córdoba en 1791 y falleció en Madrid en 1865. Fue escritor,
poeta y dramaturgo español. Pertenecía a una familia aristócrata cordobesa.
Combatió en la guerra de la Independencia.
Argumento:
Don Álvaro ama a una joven llamada
Leonor, hija del marqués de Calatrava,
al cual mata. Más tarde Álvaro mata al
hermano de Leonor, Carlos.
Leonor se hace ermitaña y Álvaro se
recluye en un convento franciscano.
Sin saberlo, viven cerca. El destino
trágico quiere que Álvaro mate a
Alfonso, hermano también de Leonor,
que a su vez, acababa de herir
mortalmente a su hermana. Para
finalizar, Álvaro se suicida
maldiciéndose.
Personajes:
•
Don Álvaro (prototipo de
héroe romántico, su vida será una
continuación de desgracias que lo
han acosado desde su
nacimiento).
•
Leonor (es la heroína
romántica).
•
El marqués de Calatrava.
•
Don Alfonso (se mueve por
la venganza lo que le hace rígido,
frío y poco real).
•
Don Carlos (desea la
venganza de su padre).
“Don Álvaro o la fuerza del sino”
– Duque de Rivas
Temas:
Venganza, amor, muerte, desengaño al chocar con la realidad, atracción por
lugares extraños, el hombre entre Díos y el mundo…
Estructura:
Presenta una estructura externa e interna. Dividido en cinco jornadas (actos).
Espacio:
Se trata de lugares muy diferentes y distantes. Discurre
principalmente entre Sevilla, Córdoba e Italia.
Tiempo:
La obra transcurre en el año 1545. El drama se desenvuelve en un
período de cinco años.
Los rasgos más característicos que comparte con el teatro romántico son la
mezcla de lo cómico y trágico. La obra está escrita en prosa y verso. El
protagonista principal es como ya hemos dicho el prototipo de héroe romántico
que acaba con su vida en un suicidio. En la lengua se pueden apreciar registros
de habla diversos.
“Don Juan Tenorio” - José
Zorrilla (Personajes)
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Don Juan Tenorio, el protagonista.
Don Luis Mejía, el galán rival de Don Juan.
Don Gonzalo de Ulloa, comendador de Calatrava.
Doña Inés de Ulloa, hija del comendador y prometida de Don Juan.
Don Diego Tenorio, padre de Don Juan.
Doña Ana de Pantoja, prometida de Don Luis.
Cristófano Buttarelli, hostelero.
Marcos Ciutti, criado de Don Juan.
Gastón, criado de Don Luis.
Brígida, sirvienta de Doña Inés en el convento.
Pascual, sirviente de la familia Pantoja.
La Abadesa de las Calatravas de Sevilla
Don Rafael de Avellaneda, amigo de Don Luis y, más tarde, de Don Juan.
El Capitán Centellas, amigo de Don Juan.
Lucía, críada de Doña Ana.
Escultor, construye las estatuas en el cementerio y tiene la llave del panteón.
La estatua de Don Gonzalo (el convidado de piedra).
La sombra de Doña Inés.
“Don Juan Tenorio” - José
Zorrilla (Estructura)
La obra está estructurada en 2 partes
La Parte Primera consta de 4
actos, divididos en varias escenas,
y transcurre en una sola noche:
Acto I, "Libertinaje y escándalo",
con dieciséis escenas, se
desarrolla principalmente en la
hosteleria de Buttarelli.
Acto II, "Destreza", con doce
escenas, se desarrolla
principalmente en las calles frente
a la casa de Doña Ana.
Acto III, "Profanación", con nueve
escenas, se desarrolla
principalmente en el convento.
Acto IV, "El Diablo a las puertas
del Cielo", con once escenas, se
desarrolla principalmente en la
casa de Don Juan.
La Parte Segunda se divide en 3
actos. Transcurre también en una
sola noche, pero 5 años después de
los sucesos de la primera parte:
Acto I,"La sombra de Doña Inés",
con seis escenas, se desarrolla
principalmente en un panteón y en el
cementerio.
Acto II, "La estatua de Don Gonzalo",
con cinco escenas, se desarrolla
principalmente en la casa de Don
Juan.
Acto III, "Misericordia de Dios, y
Apoteosis del Amor", con cuatro
escenas, incluyendo la última escena
que sólo tiene un dialogo recitado por
Don Juan en el cementerio con el
que termina la obra.
“Don Juan Tenorio” - José
Zorrilla (Argumento)
La acción transcurre en la Sevilla de 1545.
Parte Primera (Transcurre en la noche de carnaval)
Hace un tiempo Don Juan y Don Luis Mejía habían apostado para ver "quien de ambos
sabía obrar peor, con mejor fortuna, en el término de un año", ese día se cumplía el
lapso de tiempo, por lo tanto, Don Luis y Don Juan se vuelven a encontrar en la hostería
de Buttarelli donde comparan sus hazañas.
Los rivales cuentan los muertos en batalla y las mujeres seducidas, al finalizar Don
Juan queda como vencedor, sin embargo Don Luis lo vuelve a desafiar diciendole a Don
Juan que lo que le falta en la lista es "una novicia que este para profesar", entonces
Don Juan le vuelve a apostar a Don Luis que conquistará a una novicia , y que además,
le quitará a su prometida, Doña Ana de Pantoja.
Al oír el desafío, el comendador Don Gonzalo de Ulloa, padre de Doña Inés, que llevaba
en un convento desde su infancia y estaba destinada a casarse con Don Juan, deshace
el matrimonio convenido.
Por la noche, Don Juan seduce a Doña Ana haciéndose pasar por su prometido.
Después, escala los muros del convento donde está encerrada Doña Inés y la rapta.
Don Juan y Doña Inés se enamoran locamente.
Don Luis y Don Gonzalo se enfrentan al protagonista en un duelo y Don Gonzalo
muere, por lo que Don Juan tiene que huir a Italia.
“Don Juan Tenorio” - José
Zorrilla (Argumento y Espacios)
Parte Segunda (Cinco años después)
Cinco años más tarde, Don Juan
regresa a Sevilla y visita el cementerio
donde está enterrada Doña Inés, que
murió de amor. Doña Inés también ha
hecho una apuesta, pero con Dios: si
logra el arrepentimiento del joven, los
dos se salvarán pero, si no lo consigue,
se condenarán eternamente.
Ante la tumba de Don Gonzalo, Don
Juan invita al comendador a cenar y
éste lo invita a su vez a compartir la
mesa de piedra con él en el panteón.
Cuando el espíritu del Comendador está
a punto llevarse a Don Juan al infierno,
Doña Inés interviene y le ruega que se
arrepienta. La joven gana la apuesta y
los dos suben al cielo rodeados de
cantos e imágenes celestiales.
Espacios
•Hostería de Cristófano Buttarelli
• Calle de Doña Ana:
• Convento: Donde se encuentra
recluida Doña Inés desde su
nacimiento
• Quinta de Don Juan: Allí es llevada
Doña Inés y Don Juan le declara su
amor hacia ella. En esta casa Don
Juan da muerte a Don Gonzalo de
Ulloa y Don Luis Mejía.
• Panteón - Cementerio
• Casa de Don Juan.
“Don Juan Tenorio” - José Zorrilla
(Características románticas)
•Lugares solitarios: Se utiliza en esta obra un lugar tenebroso,
solitario, como es el cementerio, donde cobran vida las
esculturas.
•Amor imposible: Hay un amor imposible entre Don Juan y Doña
Inés. Un amor imposible porque Juan y ella no pueden estar
juntos debido a que Don Juan tuvo que huir a Italia después de
matar a Don Gonzalo y a Don Luis.
•Los personajes: El héroe es de familia noble. Es un hombre
solitario ya que no quiere integrarse demasiado en la sociedad.
•Final trágico
•Naturaleza dinámica: En esta obra las acciones suelen ocurrir
casi siempre por la noche.
•Misterio: Las estatuas cobran vida, las sombras hablan, se hace
una idea idealizada del cielo y del infierno...
“El burlador de Sevilla” – Tirso
de Molina
El burlador de Sevilla es una obra de teatro en la que tiene su origen Don Juan
Tenorio, se atribuye a Tirso de Molina y se estima que fue escrita en el Barroco
Tirso nos presenta a Don Juan en su obra El burlador de Sevilla como un
noble acomodado en su posición de Conde.
En la pieza de teatro de Tirso también se nos presenta a Don Juan como un
personaje viril capaz de acometer cualquier tipo de burla con tal de gozar a
aquella mujer a la cual ha echado el ojo.
El Don Juan de Tirso también es al mismo tiempo que viril un personaje
brutal. Algo muy llamativo de este personaje es que es profundamente
católico y al mismo tiempo es un pecador en su esencia máxima, debido a
su fe, en un último momento pide perdón por todos sus pecados antes de su
defunción, esto muestra su confianza en el perdón de Dios. Sin embargo, la
razón primera de su condena, fue no arrepentirse a tiempo.
“El burlador de Sevilla” – Tirso
de Molina
Es un personaje que vive en un eterno carpe diem en el cual no existe
remordimiento alguno y que contribuye a un constante aumento del tempo de la obra. Este
personaje también es un perpetuo mujeriego, esta podría decirse que es su característica
principal, ya que en la obra se dedica a desear mujeres y elucubrar planes para gozarlas.
Este Don Juan ni tan siquiera seduce realmente a las damas sino que varias veces las
posee por medio de engaños y suplantaciones, lo que resultan ser métodos viles e
indignos. Es un fornicador sin escrúpulos. Una vez ha gozado a una mujer, la desprecia
como norma de conducta, algo que también hace con hombres, amigos y familia, pero al
tratarse del sexo opuesto este desprecio se ve elevado a su máximo exponente rozando el
sadismo y entendiendo así que sea un burlador. Considera a las mujeres objetos sexuales
que le ayudan a conseguir una mejor y más reconocida fama de joven galanteador
imposible de atar a ninguna mujer pero capaz de gozarlas a todas.
Tenorio es un caballero cobarde, ocioso y criminal, capaz de mentir, de jurar en
falso, de profanar una sepultura y de asesinar a un caballero anciano.
En la obra de Tirso Don Juan es burlado por la vida, ya que esa confianza que él
tenía en el perdón último le es arrebatada por el padre de Ana de Ulloa hombre al que
mata tras gozar a su hija en los jardines de la corte haciéndose pasar por el Marqués de la
Mota.
Descargar

El teatro romántico