La Cuaresma, en la Iglesia primitiva,
además de ser un tiempo de penitencia y de
conversión, era un tiempo de preparación
para los bautizados, que acontecían
en el sábado santo, en la Vigilia Pascual.
Por eso, en estos tres domingos,
que anteceden a la semana santa, aparece
el tema bautismal con los símbolos:
- del Agua,
en el diálogo con la Samaritana,
- de la Luz, en la curación del ciego;
- de la Vida, en la resurrección de
--Lázaro.
Hoy nos presenta el símbolo más
importante, el AGUA, que expresa
el milagro renovado de la VIDA.
En la 1ª Lectura, el pueblo pide AGUA (Ex 17,3-7)
En el desierto, el pueblo reclama rebelándose contra Moisés,
pidiendo agua, para mantenerse vivo: "Danos agua para beber..."
Dios interviene, haciendo brotar milagrosamente agua de la roca.
* Moisés da de beber a su pueblo. Es imagen de Cristo,
que en el futuro dará el agua de la vida, que es el Espíritu Santo
En la 2ª
Lectura,
Pablo resume
la fe de la Iglesia
en el don
del agua viva
presente
en la vida de
cada discípulo
de Cristo.
Todos podemos
saciar nuestra
sed en Dios.
(Rm 5,1-2.5-8)
En el Evangelio, Jesús pide y ofrece AGUA a la Samaritana. (Jn 4,5-42)
- Jesús cansado... sediento... Se sienta al lado del pozo de Jacob...
Una mujer anónima... balde vacío... corazón vacío... busca agua...
- JESÚS rompe prejuicios de raza, de sexo, de religión...
y toma la iniciativa: "Dame de beber".
- La Mujer se extraña... hablar con una samaritana... una mujer...
- Del diálogo nace la mutua comprensión.
La mujer descubre
en sí misma una sed
más profunda de amor.
A pesar de los 5 maridos que
ya ha tenido, vivía un gran
vacío...
Y Jesús se revela como
agua viva, capaz de saciar
cualquier sed humana...
- Ella queda confusa al inicio...
al final pide "de esa agua".
Reconoce a Jesús
como "Salvador del Mundo",
el Templo donde Dios "
debe ser adorado
en espíritu verdad".
Abandona el "Viejo balde" y corre a la ciudad,
para anunciar al pueblo la verdad que había encontrado.
O Caminho da Samaritana:
Ese Diálogo muestra
la gran pedagogía
de Jesús, que se revela
a los pocos, hasta llegar
a la manifestación plena.
- En el comienzo, la mujer
solo piensa en el agua
material (sus deseos, los
maridos)
- Al poco tiempo comienza
a comprender y aceptar
la propuesta de Jesús:
Inicialmente, ella ve en Él
solo un judío de paso;
después, lo trata de
"Señor"; en seguida,
reconoce que es un Profeta;
Al final, descubre en Él el Mesías esperado por el pueblo.
- Abandona el balde que le sirve para sus propuestas limitadas
de felicidad, corre a la ciudad para anunciar su descubrimiento.
Esta mujer despreciada, después lo escucha como DISCÍPULA,
se hace MISIONERA de Cristo, antes incluso que los apóstoles...
+ El agua del pozo
es símbolo de todas
las satisfacciones humanas,
con la esperanza de
encontrar la felicidad,
Pero que al fin dejan siempre
mucho vacío y muchas
desilusiones...
= Esa agua no satisface
plenamente, todos los días
necesitamos volver a pozo...
+ El agua de Jesús
es el espíritu de Dios, el amor
que llena los corazones.
Solo Cristo llena la sed de
vida y felicidad del hombre.
Esa agua nos hace pensar
también en el BAUTISMO,
que fue nuestro primer
encuentro con Jesús.
+ El Prefacio resume en pocas palabras el episodio:
Al pedir agua a la Samaritana, ya había infundido en ella
la gracia de la fe y si quiso estar sediento de la fe de aquella mujer
fue para encender en ella el fuego del amor divino
+ Nuestro camino...
- En el pasado, el POZO siempre fue un lugar de ENCUENTRO.
- Los hombres continúan también hoy buscando un Pozo,
para saciar su sed profunda de vida.
Buscan cada vez
más "cosas"
para saciarla
y nada les satisface.
- Cristo continúa
viniendo a nuestro
encuentro.
Se sienta junto
A nuestro pozo
y nos convida
a revisar a fondo
nuestra vida
el sentido
de nuestra fe cristiana
para que seamos
auténticos
adoradores del Padre
en espíritu y verdad.
- Antes de encontrarnos con Cristo, también nosotros estábamos
preocupados con nuestros problemas, deseos, ambiciones,
y nuestro corazón estaba siempre repleto de tristeza e insatisfacción.
Necesitábamos todos los días volver al pozo y llenar nuestro cántaro...
- Un bello día, ocurrió el encuentro con Cristo...
La conversación con ese "Jesús" despertó en nosotros una curiosidad,
que nos llevó a conocer mejor a Cristo y su mensaje.
Abandonamos el "viejo cántaro" y sentimos la necesidad
de correr para anunciar a todos, como Misioneros,
nuestro descubrimiento y nuestra felicidad...
Hagamos nuestra la petición de la Samaritana:
“¡Señor, danos siempre esa agua!"
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS - 23.03.2014
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por:
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración:
Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción:
P. José Luis Uranga CMF
Música: Se conhecesses o dom de
Deus
L.: Natalina Grande
M.: Telmo José Tomio
CF2014 CNBB - Paulus
http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1