Texto: Florentino Ulibarri – José E. Ruiz de Galarreta S.I.
Mirando a Jesús
Jesús está en medio del camino, como un caminante más.
Se identifica con todos y a todos “trata”.
Siempre está dispuesto al diálogo, a pronunciar palabras de vida.
Nuestros niveles de fe o nuestros juicios en relación con Él
tienen una graduación extensa:
es uno más, es alguien que desconcierta,
es un profeta que interpela,
es el Salvador del mundo...
Mirando a la samaritana
La samaritana progresa en el conocimiento de Jesús gradualmente.
Representa a los cristianos de hoy.
Hemos heredado unas tradiciones,
reducidas con frecuencia a un culto formalista dirigido a quien no conocemos.
Vivimos pendientes de nuestra vida, de nuestros “maridajes”,
divorciados del verdadero amor.
Tenemos conversaciones y diálogos,
pero raras veces nos dejamos interpelar por el otro,
difícilmente interrogamos al otro.
Muchos hombres y mujeres aunque vivan próximos,
como los judíos y los samaritanos, “no se hablan”...
Encontrarse a gusto con Dios
Son muchas las personas que piensan que Dios no está a su alcance.
Tal vez esté en algún lugar lejano,
pero habría que hacer tal esfuerzo para encontrarse con Él;
que no se sienten con fuerzas.
Sin embargo, Dios está más cerca de lo que sospechamos,
está dentro de nosotros.
La experiencia más importante para encontrar de nuevo a Dios
es sentirse a gusto con Él.
Percibirlo como experiencia amorosa que me acepta como soy.
Cuando una persona sabe lo que es sentirse a gusto con Dios,
difícilmente lo abandona.
Recordemos las palabras de Jesús a la samaritana:
“Si conocieras el don de Dios.... Le pedirías de beber
y Él te daría agua viva”
El anhelo de conocer
Cuanto más y mejor conocemos a alguien, más y mejor le amamos.
El sentimiento con que Jesús dice a la samaritana:
“si conocieras el don de Dios”
nos hace entrever lo que nos estamos perdiendo
al no esforzarnos por conocer a Dios.
La Palabra es Jesús, un modo diferente de vivir,
una manera de situarse ante los demás,
una nueva relación con Dios.
Todo esto se explica con palabras,
pero sólo se transmite con obras.
Por esta razón, el agua vuelve a aparecer
en la última “parábola”,
la del Juicio final.
Descargar

Dame de beber