Domingo 28
del Tiempo
Ordinario
Vivimos
en un mundo
en que la vida humana
se ha transformado
en comercio,
donde todo
se compra
y todo se vende ...
Muchos han perdido
el valor de lo GRATUITO
y de la GRATITUD.
En la 1ª Lectura: El Profeta Eliseo cura
al leproso Naamán.
Agradecido,
proclama
su fe en el Dios
de Israel
y, como señal
de su gratitud,
lleva consigo
de Israel
un poco de tierra,
para dar culto
en su propia tierra
al Dios verdadero.
En la 2ª Lectura,
Pablo, en medio
de los sufrimientos
y privaciones
de la prisión,
encuentra motivos
de esperanza .
El acontecimiento
de la Resurrección
lleva al apóstol
a luchar para que
el hombre encuentre en este acontecimiento
el sentido último de su vida.
En el Evangelio,
Jesús, de camino a Jerusalén,
cura
diez leprosos.
Sólo uno
vuelve
a darle
gracias.
Yendo Jesús camino de Jerusalén,
pasaba entre Samaria y Galilea.
Cuando iba a entrar en un pueblo,
vinieron a su encuentro diez leprosos,
que se pararon a lo lejos y a gritos le decían:
- Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.
Al verlos,
les dijo:
Id a
presentaros
a los
sacerdotes.
Y mientras iban de camino,
quedaron limpios.
Uno de ellos,
viendo
que estaba curado,
se volvió
alabando a Dios
a grandes gritos
y se echó por tierra
a los pies de Jesús,
dándole gracias.
Éste era un samaritano.
Jesús
tomó la palabra
y dijo:
¿No han quedado
limpios los diez?;
los otros nueve,
¿dónde están?
¿No ha vuelto más
que este extranjero
para dar gloria a Dios?
Y le dijo:
"Levántate, vete; tu fe te ha salvado."
Salmo
97
El Señor revela a las naciones
su salvación.
Cantad al Señor un cántico nuevo
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo.
El Señor revela a las naciones
su salvación.
El Señor da a conoce su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y fidelidad
en favor de la casa de Israel.
El Señor revela a las naciones
su salvación.
Los confines de la tierra
han contemplado la victoria
de nuestro Dios.
Aclamad al Señor,
tierra entera;
gritad, vitoread, tocad.
El Señor revela a las naciones
su salvación.
Dad gracias en toda ocasión:
ésta es la voluntad de Dios
en Cristo Jesús respecto de vosotros.
Descargar

Slide 1